07|9|2021

Juntos, pero no tanto: asoma la batalla padrón vs. territorio en la Séptima

23 de julio de 2021

23 de julio de 2021

Las tribus van camino al cruce en la seccional. Galli, entre dos nombres para liderar la lista PRO. Para la nómina radical, se perfila Cellillo. Opciones.

En los umbrales del cierre de listas, la foto que exhibe Juntos en la Séptima sección (centro bonaerense) es un escenario de enfrentamiento interno en las PASO entre la opción amarilla que tendrá como abanderado a un dirigente del riñón del intendente de Olavarría, Ezequiel Galli, y una nómina de matriz radical donde se perfila a liderar en busca de la renovación de su banca el actual senador provincial Alejandro Cellillo. Ambas tropas ya venían disputándose el primer casillero de una lista de unidad que hoy se ve muy lejana.

 

La compulsa en los estratos superiores entre Diego Santilli y Facundo Manes reavivó las tensiones preexistentes por la manija de la boleta seccional de Juntos que, a diferencia del panorama de 2017, cuando metió las tres bancas en danza, tiene en este 2021 un panorama más complejo en el llano de la oposición, con el Frente de Todos que, solo con repetir la performance electoral de 2019, logrará cosechar un escaño.

 

Previo a consumarse la disputa interna en lo macro (cuando se pensaba más en diagramar la lista seccional en unidad), el radicalismo marcaba sus aspiraciones de encabezar –como mucho, no bajar del segundo casillero-, bajo el paraguas de su fuerte presencia territorial en la sección y con el antecedente del fuerte triunfo de 2017 con Cellillo a la cabeza. En Olavarría, en cambio, la exigencia de liderar la boleta seccional se funda en ser el distrito con mayor cantidad de electores, secundado por Azul, que también se acopló a ese argumento para hacer tándem 1-2 en la lista. En efecto, a eso se encaminan, pero para cruzarse primero en las PASO con el radicalismo. De consumarse ese escenario, la batalla padrón versus territorio será una realidad a medirse en septiembre.

 

Para el primer lugar de la lista amarilla, en el esquema de Galli aún no definieron entre el primo del intendente y jefe de Gabinete local, Hilario Galli, y el secretario de Desarrollo Social olavarriense, Diego Robbiani. En el segundo casillero, en principio se anota la azuleña Lucrecia Egger, quien ingresó al Senado bonaerense en 2019 en reemplazo de Dalton Jáuregui, como parte de un acuerdo previo entre el vidalismo y el intendente de Azul, Hernán Bertellys, que tiene como su principal armador seccional al secretario de Gobierno local, Alejandro Vieyra, esposo de Egger.  

 

En los últimos días persistieron dudas sobre dónde jugarían los azuleños, a pesar de que venían mostrándose con Galli en pos de hacer 1-2 en la seccional. Algunos deslizaron versiones de un acercamiento con el ala radical vía Joaquín de la Torre. Pero en la arena interna de Juntos, varios operadores empezaron a evacuar sus dudas cuando el matrimonio Egger-Vieyra publicó el miércoles la cabellera colorada de Santilli en sus cuentas de Twitter. Y las certezas del juego azuleño se consumaron este jueves con el respaldo manifiesto de Bertellys a la incursión bonaerense del vicejefe de Gobierno porteño.

 

El tercer lugar de esa lista sería para el concejal lilito de Roque Pérez Juancho Cravero, que en 2019 estuvo a un puñado de votos de quedarse con la intendencia local. Pero en la Coalición Cívica no descartan que un llamado de Lilita Carrió pidiendo por casilleros expectantes patee el tablero de acuerdos y ponga en segunda ubicación a una de las armadoras seccionales del espacio, Carolina Tironi.

 

En el ala radical, insisten en la “base fuerte” que poseen en la sección y se entusiasman con un envión de Manes para contrarrestar el padrón del dueto Olavarría-Azul. Pensando en eso, además de la posibilidad de sumar nombres de esos bastiones en la boleta seccional, el esquema boina blanca avisa que tiene estructura para plantar batalla interna en los distritos, con miras a empujar la tira completa.

 

En efecto, los radicales tienen en la mira dar batalla en Olavarría, incluso desde ese rincón sondearon a Jáuregui para sumarlo a una posible lista distrital que enfrente al intendente. Sabida es la tensión interna entre el senador vidalista en uso de licencia y Galli. Según pudo saber este medio, el dirigente PRO –afuera de la discusión seccional tras la decisión de Vidal de jugar en la Ciudad- optó por no sumergirse en esa pelea.

 

Por otro lado, aún es indefinido cómo jugará el esquema margarito referenciado con el exintendente de Azul Omar Duclós en el armado seccional radical.