01|7|2022

Un zarpazo radical al PJ en el campo de batallas de Santa Fe

14 de mayo de 2021

14 de mayo de 2021

El diputado Pullaro quiere la vicepresidencia de la Cámara baja provincial y pone en jaque los acuerdos previos. El nuevo orden se hace esperar.

Los efectos de la muerte de Miguel Lifschitz en la política santafesina no se hicieron esperar y las disputas por ocupar los espacios de poder dentro de la Cámara baja obligaron a las legisladoras y los legisladores a tomarse un cuarto intermedio en la sesión preparatoria que debe normalizar el funcionamiento y elegir a las autoridades del cuerpo. La pelea está en la elección de las vicepresidencias. En esa cancha, solo hubo avances con el nombramiento del socialista Pablo Farías como presidente, quien asumió con el apoyo unánime del resto de los diputados y las diputadas.

 

Como adelantó Letra P, la mira del radical frentista Maximiliano Pullaro está puesta en la vicepresidencia primera, un lugar que pretende renovar Lucila De Ponti (PJ), pero que el exministro de Seguridad de Lifschitz reclama para su espacio en nombre de la diputada Jimena Senn, quien hasta ahora ocupaba la vicepresidencia segunda. Sin decirlo, Pullaro dejó en claro que la sociedad que él tenía con Lifshitz no se espeja con Farías y que el escenario de fuerzas cambió definitivamente. Las negociaciones previas a la sesión recrudecieron a tal punto, que la bancada PJ avisó que, si se intentaba esa maniobra, no apoyaría la presidencia de Farías. El mensaje caló hondo en el Frente Progresista, que, en medio de las turbulencias, logró ganar tiempo con un impasse de una semana para apaciguar posiciones internas. 

 

Este viernes, en declaraciones a Radio 2 de Rosario, Pullaro marcó territorio y sostuvo que el reclamo de su espacio se fundamenta en razones cuantitativas: “La UCR es el segundo bloque en cantidad de integrantes (detrás del socialismo, que tiene 14). Somos 11 legisladores. mientras que el resto no tiene más de seis integrantes. Indudablemente, la UCR tiene una representación sumamente importante para ocupar ese lugar”. 

 

Quien mocionó el cuarto intermedio fue el diputado Ariel Bermúdez, aliado del intendente de Rosario, Pablo Javkin. El legislador de CREO no comparte la jugada de Pullaro. En tanto, el jefe del bloque PJ, Leandro Busatto, fue crítico sobre los intentos de modificar las vicepresidencias. “No es falta de consenso. Lo que hay acá es una desavenencia dentro de una fuerza política. No vamos a participar en esa puja”, dijo. Tampoco acompañaron la moción los bloques del Frente Renovador, los dos bloques de izquierda y la diputada Cesira Arcando (Fe). 

 

La mirada del gobierno

La Casa Gris sigue de cerca los movimientos en la Cámara baja. Considera que el socialismo comete un error si convalida el intento de Pullaro porque cree que, a corto plazo, el radical tributará en Juntos por el Cambio (JxC). En cambio, si el PS decidiera respetar la conducción actual con el PJ a bordo de la vicepresidencia primera, contribuiría a mantener el mapa de tercios en la política provincial. Al gobernador Omar Perotti no le conviene que la escena se polarice y la oposición vaya hacia un camino de unidad.

 

Dos golpes en el mismo día para el PJ

La bancada del justicialismo amaneció el jueves con el sinsabor de conocer la alianza que sellaron JxC y el bloque Somos Vida y Familia, que, si bien todavía no estamparon la firma en un interbloque, superan por uno al grupo de legisladores y legisladoras del PJ y le quitan el cetro de primera minoría. Si la semana próxima Pullaro le arrebata la vicepresidencia primera, la derrota del peronismo en la Cámara baja será doble.