12|1|2023

El FdT somete el discurso republicano de JxC al desafío de la blancura

12 de mayo de 2021

12 de mayo de 2021

Buscará expulsar a la diputada radical que retenía la mitad del sueldo de sus empleados. Costo político opositor con el debate de la Ley Pandemia de fondo.

La filtración de dos audios de whatsapp transformaron a la diputada correntina Estela Regidor (UCR) en un problema para el interbloque de Juntos por el Cambio en la Cámara baja. La legisladora transita el último tramo de su mandato y desde la semana pasada está envuelta en un escándalo donde se la escucha reclamarle la mitad del sueldo a sus asesores. El lunes pidió licencia sin goce de sueldo por 90 días y este miércoles se puso a disposición de la Justicia, pero su caso no será ajeno a la agenda parlamentaria de las próximas semanas porque el oficialismo prepara una ofensiva para sancionarla dentro del cuerpo, en paralelo con el debate del proyecto oficial para regular las restricciones producto de la pandemia, que la oposición cuestiona por considerar que vulnera la normativa vigente.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

"Yo sé que otros diputados los cupos se los quedan. No hacen las donaciones que yo hago. No contratan en negro como yo contrato. Tengo gente a la que le doy ayuda económica en negro. Van a cobrar cada uno 40 mil pesos, el resto es reintegro”, bramó la diputada en un audio de whatsapp que presuntamente le habría mandado a sus asesores en la Cámara baja. Del audio se desprende que se trata de un mecanismo habitual donde la legisladora naturaliza que se puede quedar con la mitad del salario de sus empleados.  

 

Apenas se viralizaron los audios, el viernes Regidor pidió licencia por mail y recién este lunes presentó el pedido formal de licencia sin sueldo por tres meses. Concluirá cuando le queden cuatro meses de mandato, pero el camino hasta entonces parece sembrado de espinas. Pocas horas después de que Regidor formalizara su pedido, los siete diputados y diputados que tiene el Frente de Todos en la provincia de Santiago del Estero presentaron una nota al presidente de la Cámara, Sergio Massa, para que active los mecanismos parlamentarios para sancionarla, suspenderla y expulsarla en caso de ser necesario. 

 

Ese puñado de siete voluntades están formalmente en la nómina del bloque del Frente de Todos, que conduce Máximo Kirchner, pero son integrantes del Frente Cívico por Santiago que dirige el gobernador Gerardo Zamora. "Somos un injerto dentro del bloque oficialista y decidimos reclamar que investiguen a Regidor, pero fuimos cautos para no entorpecer la negociación por la renovación del protocolo remoto", confió una fuente vinculada a ese espacio. El escándalo estalló mientras oficialismo y oposición negociaban la renovación del mecanismo para sesionar en forma remota. La fuente confirmó que la decisión fue acompañada por Zamora, que también quiere que la diputada explique y sea investigada. El tema retumba desde el lunes dentro del bloque oficialista y este miércoles sus autoridades resolvieron adherir al planteo como parte de la ofensiva que impulsarán en el recinto. 

 

Regidor es radical y forma parte del espacio que se referencia en el exgobernador Ricardo Colombi, exjefe político del actual mandatario Gustavo Valdés, que este año buscará la reelección al frente de la provincia. Apenas supo del escándalo, dijo que Regidor debe dar explicaciones ante la Justicia. Casi al mismo tiempo, la titular del PRO, Patricia Bullrich, le soltó la mano y pidió que sea castigada. La diputada se presentó ante la Justicia Federal y negó que hubiera ocurrido. Sostuvo que no constituye ningún delito "aquello que trascendió en los medios periodísticos y que se me atribuye". 

 

Ante las consultas de Letra P, cerca de Regidor descartaron la posibilidad de que sea destituída. "Difícil que pase eso. José Alperovich está de licencia en el Senado por denuncias de violación y no lo echan. Si la echan a ella por eso, lo tienen que echar a Alperovich. ¿Qué pasa si las causas les dan la razón?", disparó la fuente. La legisladora esperará a lo que diga la Justicia. Sostuvo en el escrito que se trata de un presunto audio que data de enero y en su entorno aseguran que fue editado. 

 

En Diputados el pedido de licencia pasará por el recinto en la próxima sesión de la semana que viene. Dependerá de la negociación que lleven adelante los jefes parlamentarios en la reunión de labor parlamentaria que ordenará la sesión, pero el oficialismo está decidido a hacerlo valer con el mismo tono acusatorio que sus pares de JxC utilizaron con el escándalo del vacunatorio VIP o la suspensión del diputado salteño Pablo Amerí, luego de que apareciera en una reunión de comisión besándole los pechos a su pareja. 

 

Debajo de la pirotecnia verbal, los pedidos de sanción seguirán su curso. Tanto el pedido de licencia de Regidor como la solicitud de sanciones pasarán a la Comisión de Peticiones, Poderes y Reglamento que encabeza la entrerriana Mayra Cresto (FdT). En esa instancia también se tramita otro caso, donde un exasesor del diputado Alberto Asseff, que integra el bloque del PRO, lo acusó de retenerle parte de su salario. En el oficialismo sostienen que puede surgir la creación de una comisión para investigar el caso Regidor y analizar posibles sanciones. Están interesados en acelerar los costos políticos, porque los judiciales podrían demorar meses o extenderse hasta que la legisladora concluya su mandato en diciembre. 

 

Por el contrario, Regidor cree que puede tener una suerte similar a la que tuvo la exdiputada Diana Conti del bloque del entonces Frente para la Victoria. En 2005 fue denunciada por su jefe de prensa, el periodista Bruno Bimbi, por quitarle parte de su salario. La causa fue cerrada velozmente y el procedimiento legislativo concluyó sin resultados luego de que la diputada fuera reelecta. La correntina no parece correr la misma suerte. Según admiten en la UCR, el escándalo reduce las chances que tenía de buscar su reelección y debilita a Colombi en su puja permanente con Valdés.