ELECCIONES 2021

Un primer PASO en el Congreso

El oficialismo reactivó las sesiones en Diputados y abrió el debate interno por las primarias. Posturas encontradas y una consigna: consensuar hasta que duela.

Con una sesión prevista para el próximo jueves, el oficialismo buscará que la Cámara de Diputados vuelva a funcionar después de diciembre, para un periodo de extraordinarias al que le quedarán nueve días hábiles a partir del viernes. En ese contexto, el debate sobre la postergación o suspensión de las primarias sigue sin saldarse en las entrañas del Frente de Todos. El abanico de tres opciones que blanquearon sus dirigentes impactó de lleno en la bancada que conduce Máximo Kirchner. Cada tribu del conglomerado oficialista celebra que "hayan quedado las cartas sobre la mesa". Así como admiten las diferencias, también confirman que la decisión final de postergar o suprimir las PASO será tomada por consenso. 

 

"Entre gastar en boletas y gastar en vacunas, yo prefiero vacunas", dijo este domingo el titular de la Cámara baja, Sergio Massa, y reiteró su posición a favor de suspender las primarias de este año por razones económicas y sanitarias. No es la posición de todo el oficialismo, pero el tigrense ofrendó su apoyo al proyecto que lleva la firma del tucumano Pablo Yedlin y cuenta con el respaldo de una decena de gobernadores del peronismo y dos del radicalismo. 

 

 

En el kirchnerismo, y especialmente en La Cámpora, aclararon a Letra P que la tercera opción sólo fue mencionada en esa conversación, pero "nadie está trabajando sobre ese tema". También insistieron en la necesidad de definir un criterio epidemiológico. "Hay que fijar un criterio médico y conversar, tenemos que avanzar en el diálogo y el consenso con la oposición, pero no es una cuestión de gustos, es un tema epidemiológico", insistieron desde ese espacio, que conduce Kirchner. 

 

El planteo tiene una lógica específica. Así como el kirchnerismo busca mantener en pie las primarias, ahora también está dispuesto a efectuarlas sólo en los distritos donde los partidos reclamen competencia y que su realización dependa de un semáforo epidemiológico que indique, a partir de una determinada secuencia de datos críticos, el nivel de riesgo de contagios. 

 

La propuesta no tiene adhesión entre los gobernadores que reclaman la suspensión. "O se postergan, o se suspenden, o se hacen el mismo día que las generales, pero la posibilidad de que se realicen en un lugar y en otro por una medición epidemiológica es algo reñido con la legalidad y puede complicar las cosas", advirtió una fuente vinculada a los mandatarios anti-PASO. 

 

Entre los caciques provinciales que reclaman la suspensión hay una lectura sobre la correlación de fuerzas adentro del bloque que conduce Kirchner. "La gran mayoría está de acuerdo con nosotros, pero el peso de la provincia de Buenos Aires es muy grande y eso no sólo impacta en el bloque sino también en toda la coalición. Buena parte de esas tres opciones están vinculadas a lo que hagamos en el distrito más grande del país y que también le convenga a la oposición", confió uno de los legisladores que responde a ese puñado de caciques norteños y sigue de cerca el equilibrio interno en la coalición oficialista. 

 

Este lunes la Mesa Nacional de Juntos por el Cambio resolvió defender la vigencia de las PASO y repudiar cualquier cambio en el calendario electoral. En el oficialismo admiten que existen 147 votos para suspenderlas. La cifra incluye a bloques aliados y algunas voluntades del conglomerado opositor, pero dependen de la pieza más importante de ese juego: que las tribus del Frente de Todos, asuman una posición común. Cuando eso suceda, Massa definirá los giros de los proyectos en danza, pero el nivel de divergencias que hay dentro del oficialismo siembra dudas sobre la posibilidad de que el tema sea tratado en extraordinarias.

 

Hasta que el tema no madure dentro de la coalición no moverá el amperímetro del bloque. Mientras tanto, comenzará el tratamiento de temas que reúnen consenso y la primera escala será este jueves, a partir de un pedido de sesión que lleva la firma de las principales autoridades del oficialismo para debatir los proyectos de ley de fortalecimiento de la sostenibilidad de la deuda pública, un beneficio extraordinario a los familiares de los tripulantes del submarino ARA San Juan, la creación de un régimen destinado a promover las inversiones en la construcción de obras privadas nuevas realizadas en país y una norma para financiar el desarrollo del Sistema Nacional de Ciencia y Tecnología nacional. 

 

Federico Otermín y Nicolás Kreplak
En Unidos temen del poder de Maximiliano Pullaro para imponer condiciones en el proceso de reforma constitucional.

También te puede interesar