11|4|2021

Guzmán-FMI: cita en Washington en marzo, con el pressing de CFK

25 de febrero de 2021

25 de febrero de 2021

El vocero del Fondo confirmó que el ministro viajará para avanzar en las negociaciones. Cristina y la trama secreta de la carta de los senadores al organismo.

El ministro de Economía, Martín Guzmánviajará a Washington a mediados de marzo para avanzar en las conversaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI), con expectativas de que el propio organismo haga en los próximos meses una autocrítica sobre su rol en el préstamos que le otorgó al gobierno de Mauricio Macri en 2018, y también con la presión interna que ejerce el sector que lidera Cristina Fernández de Kirchner y clama por una postura más dura en las negociaciones.

 

El viaje de Guzmán, previsto para el mes que inicia la semana próxima pero aún sin fecha precisa, fue confirmado este jueves por el portavoz del Fondo, Gerry Rice, en conferencia de prensa. “Las discusiones continúan. Los objetivos se mantienen y los compartimos con las autoridades (del país). Construir un programa para superar los desafíos de la pandemia, estabilidad, crecimiento, proteger a los más vulnerables y sentar las bases hacia adelante para un crecimiento que sea sostenible en el tiempo y liderado por el sector privado”, dijo Rice, al tiempo que espera al equipo de Economía “a mediados de marzo” en Estados Unidos.

 

Como contó Letra P, las discusiones con el organismo se centran por estos días en torno a la proyección del 29% que Economía formuló para la inflación de 2021. Los cuadros técnicos del Fondo sostienen que el Índice de Precios al Consumidor (IPC) será más alto, en línea con el 45 o 50 por ciento que estiman los bancos de inversión y las consultoras privadas, y pide alinear el resto de las variables del programa a renegociar en función de esa proyección. Esas miradas contrapuestas impactan en la nominalidad del gasto. Y están cruzadas por otra discusión: cuánta parte del déficit puede financiarse con emisión monetaria y cuánta con deuda. El Ministerio se mantiene firme en la previsión de inflación que incluyó en el Presupuesto, y que quiere que sea la pauta que manejen empresarios y gremios en las discusiones de precios y salarios. Para intentar alinear al staff del Fondo, Guzmán presentará el programa de metas plurianuales de reducción de déficit y fortalecimiento de reservas antes de cerrar el acuerdo.

 

En su alocución Rice confirmó, además, que el Fondo recibió la segunda carta que los senadores del Frente de Todos enviaron al organismo para pedirle que investigue de manera “exhaustiva, precisa y detallada sobre los motivos y causas por las cuales el Directorio, basado en los informes técnicos preparados por el staff de ese organismo, otorgó a nuestro país un préstamo de magnitud desproporcionada en relación a las reales posibilidades financieras de repago”. La misiva, que tiene 15 páginas, está dirigida a Charles Collyns, de la Oficina de Evaluación Independiente del FMI.

 

Rice adelantó este jueves que lo que presentará en breve el Fondo es “una evaluación Ex-Post del programa de 2018”, que hace el staff “con todos los programas y no es específico por Argentina”, distinto del trabajo que hace la Oficina de Evaluación Independiente. Sin embargo, afirmó que lo utilizarán “para aprender lecciones”.

 

Esta es la segunda vez que los senadores del bloque oficialista le envían una nota al FMI por su cuenta. La primera había sido en noviembre de 2020 y había generado ruido interno porque algunos funcionarios del Ministerio analizaron que el envío “no” ayudaba nada en las conversaciones ya entabladas. En ese momento se especuló, además, sobre si Guzmán había estado al tanto del envío o había sido sorprendido por la misiva, que mostró la postura dura del Senado, que preside Cristina. 

 

Esta nueva edición epistolar tuvo el mismo tono, y también la certeza de que el ministro de Economía conocía la existencia de la nota. Según pudo reconstruir Letra P, es Oscar Parrilli, junto al equipo del Senado, quien se encargó de seguir el detalle de la letra. Para cuando la carta comenzó a circular entre los senadores, el equipo de Guzmán ya conocía perfectamente su contenido. Pocas horas antes, el ministro había compartido un extenso almuerzo con la vicepresidente en Santa Cruz, según reveló el periodista Iván Schargrodsky. Sus colaboradores estaban al tanto.

 

El factor Cristina no es menor en la negociación. Si bien la vicepresidenta tiene una relación muy fluida con el ministro -uno de los pocos que tienen acceso frecuente a su departamento de la calle Juncal y que fue invitado al sur-, ella y su círculo de confianza consideran que Guzmán debe ser más duro con el Fondo. “Cree que es el momento de mejorar la negociación, que estamos regalando demasiado”, le dijo a Letra P un dirigente que mantuvo hace poco una extensa conversación con Cristina, a quien vio preocupada por las charlas con el organismo.

 

Sea parte de una estrategia o juego de policía bueno y policía malo, en ese contexto, el mensaje de los senadores se convierte en una carta que Guzmán podría utilizar para endurecer la posición argentina, aduciendo la presión interna que ejerce el sector mayoritario de la coalición de gobierno.