26|2|2021

Los senadores de CFK vuelven a la carga contra el Fondo

23 de febrero de 2021

23 de febrero de 2021

Segunda carta al FMI en 90 días, en medio de la negociación de Guzmán. Piden detalles del préstamo a Macri, con el poder que la ley ahora le otorga al Congreso.

Con una segunda carta, los senadores del Frente de Todos le pidieron a la Oficina de Evaluación Independiente (OEI) del Fondo Monetario Internacional que acelere la auditoría interna que efectuará sobre el préstamo que el organismo le otorgó a la Argentina en 2018 y por el cual el país busca renegociar los u$s 45.000 millones de deuda. En esta ocasión, los legisladores sostuvieron que existe evidencia para demostrar que se trató de un desembolso de índole política a la administración de Mauricio Macri y que el FMI incumplió con sus propios preceptos y estatutos. Es una discusión que, según negociadores con los que habló Letra P, se llevará adelante en paralelo a la renegociación con el Fondo, pero que gana importancia porque el Congreso deberá ratificar el nuevo acuerdo antes de que entre en vigencia.

 

La carta, firmada por el presidente y la vicepresidenta del bloque, José Mayans y Anabel Fernández Sagasti, y acompañada por el resto de la bancada, sostiene que el préstamo incumplió normativas del país y que vulneró el Artículo 6 del Estatuto del Fondo. Por eso, le pide a Charles Collins, director de la OEI, "una investigación exhaustiva, precisa y detallada sobre los motivos y causas por los cuales el Directorio del Fondo (...) otorgó a nuestro país un préstamo de magnitud desproporcionada", equivalente al 435% de la cuota del país.

 

Como contó Letra P, existen en el Fondo dos auditorías en marcha. La primera, "light", es la que llevan adelante otros miembros del staff del FMI y se conoce como Ex Post Program Evaluation. Es una suerte de revisión entre pares. Según fuentes oficiales, el Ministerio de Economía no espera grandes revelaciones de ese reporte, que estaría listo entre mediados de marzo y fines de abril, antes de que se cierre el nuevo acuerdo con el Fondo incluso en la versión optimista de mayo. Con todo, cualquier autocrítica incluida en ese reporte podrá ser usada políticamente para presionar en favor de una mejor resolución.

 

Esta evaluación interna está a cargo del noruego Odd Perr Brekk, Jefe del Departamento de Asia del FMI, a quien también se envió una copia de la nueva carta de los senadores. El staff revisa lo actuado por sus pares, emite un informe, se lo envía al país, que puede hacer agregados o dar visiones alternativas en un anexo y, por último, el directorio lo revisa y decide (o no) publicarla. El proceso avanza y está en instancias finales, pero en Economía no esperan una autocrítica a fondo. "No van a detenerse en lo que dijo Mauricio Claver-Carone", describen. Claver-Carone era el representante de los Estados Unidos que agilizó el préstamo por orden del expresidente Donald Trump y luego asumió la presidencia del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Y habría dicho que Trump agilizó el préstamo para sostener a Macri en el Gobierno, según publicó a fines de julio Infobae.

 

La auditoría light tampoco se detendría en la supuesta violación del Artículo VI del estatuto del Fondo, que dispone que "ningún país miembro podrá utilizar los recursos generales del Fondo para hacer frente a una salida considerable o continua de capital, y el Fondo podrá pedir al país miembro que adopte medidas de control para evitar que los recursos generales del Fondo se destinen a tal fin”. El Gobierno sostiene que el dinero del FMI se destinó a financiar la fuga de capitales. Los senadores se valieron de informes del BCRA para ratificar esa idea y darla por probada.

 

"Es muy probable que, como lo señala la carta que enviáramos a la Directora Gerente del FMI, Kristalina Georgieva, -carta que, dicho sea de paso, no sólo nunca fue contestada sino que ni siquiera nos han respondido el acuse de recibo pertinente-, en su punto 8 y subsiguientes, pueden haber primado, en el otorgamiento del préstamo y en la continuidad de los desembolsos a pesar del incumplimiento del Art 6° del Estatuto del Fondo, 'consideraciones de tipo político y no aspectos técnicos o institucionales'", escribieron los senadores oficialistas. El Fondo, a través de su vocero Gerry Rice, rechazó en distintas conferencias de prensa que se haya incumplido esa premisa estatutaria.

 

La primera carta, de mediados de noviembre, había llegado durante una misión técnica del FMI. En ese entonces, Economía interpretó que no contribuía a mostrar el consenso político que reclamaba el Fondo. Una segunda lectura del oficialismo le da más contenido político, sobre todo después de la ley de sostenibilidad de deuda que le da al Congreso la última palabra sobre el endeudamiento: el nuevo acuerdo deberá alcanzarse sobre esos parámetros de aceptabilidad. Algo que no estuvo presente en 2018.