ATILIO BENEDETTI

“Lo de Lousteau fue un error enorme, para renovar hay que tener votos”

Delegado nacional de la UCR por Entre Ríos, banca a Morales como presidente del partido y rumbo a 2023. Aguante a Negri y a las PASO, que le costaron la banca.

Atilio Benedetti acaba de dejar su banca en la Cámara de Diputados de la Nación, luego de dos mandatos consecutivos. Referente del espacio interno más importante del radicalismo entrerriano, el empresario agrónomo vuelve al llano, lo que no significa que ceda en el plano de la política. Fue el primer radical en prestar su apoyo a Rogelio Frigerio en la interna que se produjo este año dentro de Juntos por Entre Ríos y que catapultó al exministro de Mauricio Macri como candidato para la gobernación. La interna, herramienta que defiende a rajatablas, le costó su banca, a manos del intendente de Chajarí y ahora legislador nacional Pedro Galimberti.

 

En diálogo con Letra P, el dos veces candidato a gobernador condenó el quiebre en el bloque de la UCR en la Cámara de Diputados que produjo la docena de dirigentes que se referencian en Martín Lousteau y lamentó que no se haya “aceptado la decisión mayoritaria de sostener en la presidencia" de la bancada a Mario Negri. No obstante, le parece “muy bien la necesidad de que haya una renovación partidaria”. Este viernes, como delegado al Comité Nacional del radicalismo, Benedetti votará por el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, para presidir la UCR y es el nombre que le gusta para dar la interna presidencial en Juntos por el Cambio en 2023.

 

-¿Cómo analiza la situación del radicalismo de cara a la renovación partidaria?

 

-Las últimas elecciones demostraron que hay un radicalismo consolidado y que fue un acierto utilizar el extraordinario mecanismo que ofrecieron las PASO para dirimir las candidaturas. Tuvimos un rol protagónico en las distintas provincias. Veo un partido vital y activo y, además, se percibe que hay una reconsideración hacia el radicalismo por parte de la opinión pública. La UCR debe seguir trabajando para convertirse en un actor fundamental de Juntos por el Cambio.

 

-¿Qué opina de la maniobra que impulsó Lousteau en el bloque de Diputados?

 

-Fue un error enorme, un apresuramiento. Quienes creemos en los mecanismos democráticos e institucionales no estamos de acuerdo con su estrategia de cortar camino. Me parecen muy bien todos los planteos sobre la necesidad de que haya una renovación en el partido, pero para avanzar en ese sentido hay que tener votos. Fue un error romper el bloque y no haber aceptado la decisión mayoritaria de sostener en la presidencia a Negri, que ha tenido una destacadísima actuación en este rol.

 

-Marcela Ántola, con quien Ud. compartió boleta, se plegó a la ruptura de la bancada.

 

-Tomó una decisión equivocada y lamento que haya ido por este camino.

 

-¿Ud. apoya a Negri pese a que perdió la interna en Córdoba?

 

-Sin ninguna duda. Es una garantía de armonización dentro de los distintos sectores del radicalismo. También demostró durante el período anterior legislativo una clara capacidad para articular todos los espacios que conforman Juntos por el Cambio y tuvo el enorme mérito de haber logrado unir a nuestra coalición en un momento difícil, después de la derrota en la elección presidencial de 2019.

 

-¿La Convención Nacional de la UCR de este viernes va a definir un perfil del radicalismo? 

 

-La UCR es un partido nacional y la propuesta que está planteando Gerardo Morales responde a la necesidad de que haya un radicalismo competitivo, tanto a nivel nacional como en cada una de las provincias. Además, tenemos la enorme responsabilidad de poder articular en cada una de las provincias un funcionamiento vigoroso.

 

-¿La disputa en la UCR complica una negociación con el PRO para 2023?

 

-Las disputas que hay en el bloque para nada dificultan las negociaciones. Sí es necesario establecer reglas claras de funcionamiento dentro de la coalición. No debemos volver a cometer errores y repetir esa forma asimétrica e inequitativa con la que funcionamos durante la gestión de Macri. Debemos trabajar para establecer mecanismos claros y tomar la buena experiencia de las PASO para resolver cuestiones lógicas de liderazgo y determinar quién va a llevar finalmente la bandera de un gobierno que necesariamente tiene que ser de Juntos por el Cambio en 2023.

 

-¿A quién prefiere para candidato a Presidente en 2023?

 

-A Morales. El titular del Comité Nacional será quien deba tener el equilibrio y la sabiduría necesarios para que el radicalismo sea actor principal del tiempo que viene y, en igualdad de condiciones, se puedan poner a consideración de los argentinos uno o más candidatos a Presidente.

 

Lourdes Arrieta, la diputada del patito en la cabeza, a cargo del armado de La Libertad Avanza en Mendoza. 
Patricia Bullrich, ministra de Seguridad.

También te puede interesar