18|1|2022

La oposición no votó el Presupuesto y ya le muestra los dientes a Bordet

26 de noviembre de 2021

26 de noviembre de 2021

Tras el triunfo del 14N, el PRO y la UCR dejaron solo al peronismo entrerriano para aprobar la ley de leyes, aunque con matices. Sintonía con olor a transición.

En la sesión de este jueves en la Cámara de Diputados de Entre Ríos, el peronismo leyó un mensaje entre líneas que, entiende, podría profundizarse. La oposición, tras el rotundo triunfo en las elecciones legislativas, se negó a debatir en el recinto el proyecto de Presupuesto 2022 enviado por el Poder Ejecutivo. El oficialismo teme que la postura de Juntos por el Cambio (JxC) se endurezca en los próximos meses en el ámbito parlamentario. Aún sin el acompañamiento opositor, la iniciativa fue aprobada, pero dejó flotando con vistas al futuro los movimientos tectónicos que se avecinan en el mapa político entrerriano.

 

Es la primera vez desde que Gustavo Bordet asumió la gobernación en 2015 que la oposición se abstiene de debatir el Presupuesto sin dar explicaciones. Las objeciones, de carácter meramente “técnico”, fueron presentadas en un escrito que quedó perdido. La actitud llamó la atención en el oficialismo. El diputado del PJ Julio Solanas pidió la palabra para cuestionar la decisión. Tras mencionar que en el proyecto se incluían obras “importantes” que fueron acordadas con JxC, remarcó que “charlar las diferencias es ser democrático” y se preguntó “cómo se puede negar el debate sobre el presupuesto” cuando “los espacios legislativos no son para callarse”.

 

Según supo Letra P, tras el triunfo en las elecciones del 14 de noviembre, un debate interno cruzó a la oposición: qué señal política dar en esta instancia legislativa. En la sesión de este jueves, el radicalismo había acordado votar directamente en contra. En el PRO, la posición era más liviana. Finalmente, decidieron abstenerse. 

 

Un día antes, en el Concejo Deliberante de Paraná, sucedió un episodio similar. Esta vez con duros cruces, el oficialismo aprobó en soledad dos proyectos claves presentados por la gestión del peronista Adán Bahl: el Presupuesto 2022 y la Ordenanza Tributaria. Es también la primera vez que la bancada de la oposición no acompaña estas herramientas para la administración iniciada en diciembre de 2019. Entre otros argumentos, los rechazos se fundaron en “la falta de información”, la escasez de tiempo para analizar el texto del Ejecutivo, variables macroeconómicas “falsas” para sustentar los números, una supuesta ausencia de voluntad de encontrar acuerdos por parte del Ejecutivo y partidas consideradas exiguas para ayuda social.

 

Detrás de la grieta escenificada entre el oficialismo y la oposición en el parlamento de la capital provincial y en la Legislatura, se pueden advertir al mismo tiempo las tensiones subterráneas de JxC y algunos indicios de cómo puede desarrollarse en los próximos dos años la transición en la Casa Gris que parte de la dirigencia considera inevitable tras los comicios legislativos. 

 

La interna en la oposición tiene dos candidatos posicionados para 2023. En un rincón, se ubica el intendente radical de Chajarí y diputado electo Pedro Galimberti. Enfrente y en pole position tras encabezar la boleta que obtuvo el 54,52% de los votos el 14N está Rogelio Frigerio, de muy buena relación con el gobernador.

 

En las últimas horas, la política mira con atención una disputa que se dirime en el plano del Poder Judicial local. La cabeza del Ministerio Público Fiscal fue denunciada por dos abogados en el marco de una causa que desde 2018 tiene en vilo a buena parte de la dirigencia. Se investiga un desfalco, a través de contratos truchos en la Legislatura, por más de un millón de pesos durante 10 años. El procurador general, Jorge García, y su adjunta, Cecilia Goyeneche, están por ir a juicio por mal desempeño en esa causa. En rigor, se reveló que Goyeneche tenía dos propiedades con un imputado y no se apartó de la investigación.

 

Si bien el Jurado de Enjuiciamiento lo integran en su mayoría representantes de la comunidad judicial, la oposición denuncia que el peronismo busca disciplinar al Poder Judicial, en momentos en que se está juzgando por supuesto enriquecimiento ilícito al exgobernador y actual embajador en Israel, Sergio Urribarri.

 

Galimberti apeló a esta narrativa y, en un duro comunicado, apuntó directamente al Poder Ejecutivo. Lo hizo también el diputado provincial Julián Maneiro, que pertenece al espacio radical del intendente de Chajarí. Los letrados que denunciaron al procurador son los mismos que llevaron a Urribarri al banquillo. En los tribunales entrerrianos les endilgan una estrecha relación con el exministro del Interior.  

 

El frigerismo no emitió una sola palabra sobre el tema que conmueve al Círculo Rojo provincial. Según reconstruyó Letra P, la posición del dirigente amarillo es que actúe el órgano competente. La misma postura que repiten en la Casa Gris.