25|11|2021

Manzur ante el Círculo Rojo: fe peronista promercado y un pleno al FMI

25 de noviembre de 2021

25 de noviembre de 2021

El jefe de Gabinete prometió al Cicyp acuerdo con el Fondo y un Gobierno defensor de la inversión y las exportaciones. Controles de precios “temporarios”.

El jefe de Gabinete, Juan Manzur, aseguró que el Gobierno está buscando “por todos los medios un acuerdo” con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para “continuar en este crecimiento económico que hemos comenzado” y expresó su fe en el capitalismo con un Estado “sólido y regulador” que, a veces, debe aplicar “controles temporarios de precios” a raíz de “una economía debilitada por el alto endeudamiento”, al hablar este jueves ante la cúpula del empresariado nacional en el Consejo Interamericano de Comercio y Producción (Cicyp).

 

Durante su discurso en el Hotel Alvear, Manzur buscó enviar señales tranquilizadoras a un Círculo Rojo para el cual “la previsibilidad es una de las cosas fundamentales”, según sostuvo el titular del Cicyp y de la UIA, Daniel Funes de Rioja, al presentar al ministro coordinador, a quien llamó “querido Juan Manzur”.

 

“Tenemos claro que el capitalismo es el modelo más eficiente para el desarrollo de la economía y de nuestras energías productivas, pero también sabemos que tiene tendencia hacia la concentración, lo cual limita muchas veces la distribución de estos beneficios”, dijo Manzur, razón por la cual defendió la necesidad de un Estado “sólido y regulador” que se dedique a estimular la inversión, la creación de empleo y las exportaciones, “tres conceptos esenciales para emprender un sendero de crecimiento sostenido, disminución de la pobreza y reconstrucción del tejido social” para consolidar un mercado interno sólido.

 

El gobernador tucumano en uso de licencia, de aquilatados vínculos con el empresariado, desplegó el catálogo discursivo oficial, al que sazonó con algunas pinceladas de su cuño para ganarse a una platea exigente, entre la que estaban, entre otros, el titular de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, Adelmo Gabbi; los presidentes de la Cámara Argentina de la Construcción, Iván Szczech, de la Cámara Argentina de Comercio, Mario Grinman, y de la Asociación de Bancos Argentinos (ADEBA), Javier Bolzico; entre otras figuras de peso del mundo empresarial.

 

“No estamos enamorados de ninguna medida. Tenemos una aproximación pragmática a los problemas”, avisó Manzur y refrendó esa vocación práctica en una agenda de alta sensibilidad para el auditorio. “Nunca desalentaremos los mecanismos para promover el comercio y las exportaciones y estamos dispuestos a dar una batalla sincera por la sustentabilidad, la previsibilidad y la esperanza”, dijo.

 

Si faltaba un tema por tocar que pica alto en las preocupaciones del Círculo Rojo, Manzur abogó por “multiplicar las empresas exportadoras” para “estabilizar las variables macroeconómicas y fortalecer el mercado interno” y, tras criticar el endeudamiento externo tomado por la gestión Cambiemos, buscó dar certezas sobre un cierre con el Fondo. “Les aseguro que vamos a buscar por todos los medios un acuerdo con el FMI. Estamos trabajando en eso con responsabilidad y mucha seriedad, haciendo todos los esfuerzos para que las autoridades del organismo acepten un acuerdo que nos permita continuar en este crecimiento económico que hemos comenzado”, prometió.

 

El jefe de Gabinete, que llegó al Hotel Alvear acompañado de su número dos, Jorge Neme, y por el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz, matizó su discurso en favor de la actividad empresarial y buscó dejar sentada la posición del Gobierno. “No tenemos una perspectiva primarizadora. Queremos avanzar en la cadena de valor de todos los sectores. Gobernamos y vamos a seguir gobernando en diálogo con los sectores productivos”, explicó.

 

A lo largo de los 50 minutos que duró su exposición, Manzur ponderó el crecimiento de la economía, que ubicó en el 9% anual para 2021. Además, destacó un alza del 10% del volumen exportado, lo que supera una marca que no se alcanzaba desde 2011, según sostuvo, y fijó un objetivo para 2022 de 84 mil millones de dólares en exportaciones.

 

Respecto de la inflación, afirmó que “no se resuelve con ajuste”. “Estamos navegando en esta compleja situación con una economía debilitada por el alto endeudamiento, y eso explica la adopción de medidas muchas veces de controles temporarios de precios”, a los que vinculó con la decisión de “asegurar el acceso de la población más vulnerable a una canasta de productos esenciales”.

 

En términos más políticos, en medio del silencio de Cristina Kirchner, de las internas que cruzan al Frente de Todos tras las elecciones legislativas y en virtud del impacto que pueden acarrear en la gestión, Manzur intentó llevar algunas seguridades sobre la identidad del Ejecutivo. “Mi espacio político, el justicialismo, es producción, trabajo, esfuerzo y diálogo. El peronismo siempre ha buscado estar orgulloso de la Argentina y no nos dejarnos convencer nunca de que tenemos un futuro pequeño”, definió. Tras evocar que, al cumplirse los 75 años del Cicyp, le obsequiaron un libro titulado “La empresa privada, motor del crecimiento”, el dirigente tucumano le sugirió el nombre de una próxima publicación al titular de la entidad, a quien se empeñó en llamar “Doctor Funes de la Rioja”: “El motor del crecimiento es la empresa privada, sus trabajadores y el sector público. Un equipo completo”, chicaneó.

 

Tras destacar el rol de los sindicatos y ponderar la unificación de la CGT, una dirigencia que calificó como “madura” y “altamente responsable”, Manzur recalcó que “el justicialismo es la fuerza central que hoy anima al Frente de Todos, es el corazón de este Gobierno” y aclaró que “el peronismo no adhiere a ninguna visión que critique o incluso demonice a las empresas o a los sectores productivos”. “Siempre he promovido una alianza entre el capital y el trabajo para aumentar la producción y el empleo”, abundó, y disparó contra “un sector pequeño del empresariado” que ve al peronismo como un enemigo.

 

Consciente de las preferencias del Círculo Rojo por la oferta electoral de Juntos por el Cambio, Manzur se mostró esperanzado en poder revertir esa elección en los próximos dos años. “Espero que en esta nueva etapa podamos demostrar que somos la fuerza que promueve la producción, la competitividad, la inversión y el empleo”, expresó.