16|11|2021

El conflicto mapuche tensa la relación de Carreras con el Gobierno

05 de octubre de 2021

05 de octubre de 2021

La gobernadora solicitó el envío de fuerzas federales. Aníbal F. desechó el pedido. El oficialismo local polariza con la Casa Rosada y agita la campaña.

Los ataques incendiarios contra la Oficina de Turismo de El Bolsón y un campamento perteneciente a Vialidad rionegrina en San Carlos de Bariloche reflotaron una discusión cíclica en Río Negro sobre la reivindicación del pueblo mapuche y el manejo de tierras fiscales. Además, el conflicto del pueblo originario volvió a tensionar el vínculo entre el gobierno de Arabela Carreras y el gobierno nacional, que desestimó el pedido del envío de fuerzas federales para evitar nuevos ataques vandálicos, en el reinicio de la campaña electoral de cara a las elecciones del 14 de noviembre. 

 

Con el pedido de mayor presencia de la Gendarmería, denegado por el ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, el oficialismo rionegrino vuelve a diferenciarse de la Casa Rosada acusando directamente a Magdalena Odarda, titular del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI), y al jefe del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Juan Cabandié, quien tiene bajo su órbita la dirección de Parques Nacionales, propietaria de las tierras fiscales reclamadas por parte de las comunidades y, en algunos casos, ocupadas por las mismas.

 

“El gobierno nacional es responsable de los violentos ataques en Río Negro. No solo se desentiende y alienta a la violencia, sino que ahora le da la espalda y se burla de la provincia”, lanzó el candidato a diputado nacional por Juntos Somos Río Negro (JSRN), Agustín Domingo, al apuntarle al kirchnerismo por la inacción de medidas reclamadas por la mayoría de los actores principales de la fuerza provincial. Mismo discurso utilizó Juntos por el Cambio (JxC), atado a la figura de Patricia Bullrich y su visión de cómo afrontar el conflicto, que en su tiempo al frente de la cartera de Seguridad tuvo la muerte de Santiago Maldonado y el asesinato de Rafael Nahuel en Villa Mascardi.

 

El proyecto de Martín que llegó al parlamento este martes.

El diputado provincial Juan Martín, vocero del PRO en la arena legislativa, advirtió que en la Cordillera hay "delincuentes" y presentó un proyecto de declaración para que la Nación envíe tropas federales.

 

Al igual que Domingo, el senador Alberto Weretilneck y la gobernadora Carreras, el diputado Luis Di Giácomo reflotó el enfrentamiento con Odarda -hoy al frente del Inai- de pasado político cercano al ministro de Justicia, Martín Soria, quien tiene a la secretaría indígena bajo su órbita, pero que supo asociarse a la dirigente para disputar la provincia en 2019.

 

“Tenemos un conflicto creado, fomentado y no solucionado por el gobierno nacional, que es el de Mascardi, que ahora se extendió a El Bolsón”, se quejó el médico psiquiatra que supo comandar la cartera de Gobierno en los mandatos de Weretilneck. “Tenemos terrorismo, están incendiando maquinarias que son de la provincia. Los cómplices tienen nombre y apellido: Juan Cabandié, Magdalena Odarda, Luis Pilquiman. Son gente del Frente de Todos”, bramó Di Giácomo.

 

El discurso del diputado tuvo su correlato este martes en una nueva sesión de la Legislatura de Río Negro. Todos los bloques manifestaron un enérgico repudio a las amenazas encontradas en un papel en el destacamento de Vialidad contra Carreras, salvo un legislador: Facundo Montecino Odarda, hijo de la jefa del INAI. 

 

Repudio oficial

“Ninguna acción violenta puede ser consentida. Nuestra democracia no admite la reivindicación de derechos, más que a través del respeto institucional y el diálogo fecundo, constructivo, tolerante e inclusivo como único reaseguro de la vida en sociedad. Es el compromiso irrestricto de nuestro espacio con la democracia y el Estado de Derecho por sobre cualquier otra valoración, y en consecuencia, todo acto que conmocione nuestra vocación de paz merece el rechazo de quienes abrazamos esos principios”. Con esa definición, diseminada en una gacetilla, los integrantes del bloque peronista acompañaron con su su voto el repudio a las amenazas recibidas por la gobernadora Carreras, los fiscales Betiana Cendón y Francisco Arrien y el juez Ricardo Calcagno, el pasado 4 de octubre. 

 

Fuentes del bloque del FdT consultadas por Letra P ratificaron el acompañamiento a la expresión general, pero prefirieron no opinar sobre el contexto de esta discusión. “Esto lo tienen que resolver en la Ciudad de Buenos Aires”, reconoció a este medio un legislador de notoria participación en la campaña.

 

Justamente en tierra porteña, el vocero (Werken) del Parlamento Mapuche-Tehuelche, Orlando Carriqueo, escuchó del propio Aníbal Fernández que no iba a desplegarse un operativo especial con efectivos federales como pidió el Ejecutivo de la provincia. “Ayer se cayó WhatsApp, Facebook e Instagram. También fue culpa del pueblo Mapuche”, ironizó Carriqueo cuando Letra P le consultó sobre los incendios en El Bolsón y la zona del Cerro Catedral, el centro de esquí más importante de Sudamérica anclado en las afueras de Bariloche. “La verdad que nos agota esta situación, pareciera que el gobierno de Río Negro quiere un muerto”, denunció.

 

La cruda afirmación de Carriqueo está atada a los movimientos en la provincia. Desde la reunión en Viedma, cuando las exministras Sabina Frederic y Marcela Losardo volaron especialmente a escuchar a las partes, con una segunda instancia en el territorio, diferentes actores del poder empresarial armaron un espacio de discusión para marcar diferencias a lo que las comunidades pretenden realizar.

 

El foro Consenso Bariloche sirvió para que el sector hotelero e inmobiliario exigiera acciones concretas. Hasta Carreras, que abrió el evento, apuntó a “funcionarios que toman decisiones en Buenos Aires y se perciben como atropellos y abusos” en la Patagonia. El tiro por elevación no fue más que para Odarda. Las próximas horas prometen mayores críticas a la funcionaria y una campaña caliente.