24|1|2022

De las denuncias contra el lawfare PRO a la primera línea de fuego

30 de enero de 2021

30 de enero de 2021

Lejos de la política rionegrina, el flamante ministro de Justicia apedreaba el campamento macrista desde el Congreso. Lo contó Letra P en esta nota de enero.

Desde que asumió su banca como diputado nacional, en diciembre de 2019, Martín Soria es un espectador de la política rionegrina. Tras perder la gobernación en la provincia, se dedicó a trabajar en una agenda para que se investigue el lawfare en tiempos de Mauricio Macri y se mantiene expectante a cada movimiento como titular del Congreso del Partido Justicialista (PJ) del distrito, el órgano que define las alianzas en la columna vertebral del Frente de Todos. Pero no habla de lo que sucede en Río Negro. Convencido de que el silencio es su aliado, volvió a las fuentes en la construcción territorial desde General Roca en un mapa territorial netamente favorable a Juntos Somos Río Negro (JSRN).

 

El proceso de recambio por la derrota en 2019 significó un paso al costado para el hijo del último gobernador peronista. La caída contra la candidata muleto de Alberto Weretilneck, Arabela Carreras, impensada para sus cálculos, fue el cierre de una etapa atravesada por su estilo intempestivo. Por estos días, la agenda que maneja está centrada netamente en lo parlamentario, aunque se muestra en reuniones en la previa del año electoral.

 

Conforme por su participación en la bancada del Frente de Todos, el dos veces intendente de General Roca cultiva el perfil bajo. A diferencia de sus días al frente del municipio, cuando despotricaba contra las medidas de los gobiernos de Weretilneck y de Macri, hoy se mantiene casi al margen de lo que sucede en el PJ rionegrino.

 

La decisión del senador nacional y referente local de La Cámpora Martín Doñate de salir a recorrer Río Negro lo colocó oficialmente en un segundo plano. Como en la época en que Carlos Soria y Miguel Ángel Pichetto se dividían el peronismo rionegrino y alternaban en la conducción partidaria hasta el triunfo del 2011, para el mayor de los hijos del Gringo es el momento de la espera.

 

“Me tocó ser candidato con dos gobiernos opositores en contra. Tuve que luchar contra Macri y Weretilneck”, recuerda Soria ante la consulta de Letra P. Hoy, más relajado, entiende que otro espacio debe hacerse cargo de la conducción, como lo pidieron algunos intendentes apenas empezó 2020. Igualmente, se muestra en reuniones con concejales que encabeza su hermana María Emilia, su sucesora en la intendencia de Roca.

 

Conectado

Su banca en el Congreso le dio el protagonismo para que lo convoquen a En Común, la agrupación albertista que impulsa Víctor Santamaría. “Donde sea para sumar, ahí estaré. Pero no es el único lugar al que me llaman, también participo en otros grupos con dirigentes de todas las vertientes”, explica a este medio. Sus grupos de WhastApp incluyen un rango amplio de dirigentes entre los que están Carlos Kunkel y Diana Conti.

 

El ministro del Interior, Eduardo de Pedro; el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y varios funcionarios del gabinete, al igual que Máximo Kirchner en el bloque, son parte de las relaciones que valora en su paso por la intendencia y el Congreso. El secretario de Energía de la Nación, Darío Martínez, es uno de los más cercanos a Soria; apenas asumió en la cartera nacional, visitó Roca para brindarle ayuda: fue el encargado de notificar el visto bueno de Camuzzi Gas del Sur para la obra de provisión de gas natural en el futuro Parque Industrial.

 

El diálogo directo con el corazón del kirchnerismo le permitió contar su tarea en medios cercanos al Gobierno. Tanto en la AM 750 como en Página 12 dio detalles de la denuncia para investigar el supuesto mecanismo de presión sobre jueces y fiscales durante la presidencia de Macri, con el objetivo de “disciplinar a los dirigentes políticos opositores”. Las acciones judiciales fueron acompañadas entre otros colegas de bancada por Rodolfo Tailhade y Eduardo Valdés

 

Así marcó presencia por fuera de las fronteras provinciales. Al despliegue judicial le sumó proyectos que beneficien a los trabajadores y a la fruticultura, principal economía regional del Alto Valle rionegrino, su pago.

 

Sin embargo, nada modifica su postura. “Es momento de otros dirigentes”, entiende Soria. De lo que habla es ni más ni menos que de la eventual candidatura para la gobernación en 2023 de Doñate, con el que admite tener una buena relación a pesar de los cortocircuitos que existieron en el pasado.

 

En los meses que vienen, el peronismo rionegrino debe empezar a cocinar la lista para la renovación de la banca que este año pone en juego en la Cámara de Diputados. Como informó Letra P, el espacio de los hermanos Soria apuesta a que quien fuera la reemplazante de María Emilia, Ayelén Spósito, renueve su mandato. El plan procura el equilibrio entre los distintos sectores internos, dando por sentada la candidatura de Doñate en 2023. La postulación de la médica de San Antonio Oeste, que milita en el Movimiento Evita, se opone a los objetivos de La Cámpora, que proyecta a la exconcejala barilochense Ana Marks para encabezar en octubre la lista a la Cámara Baja.