16|10|2021

La ley que enciende al lavagnismo en Diputados

21 de enero de 2021

21 de enero de 2021

Firmaron para renovar el protocolo de sesiones mixtas que rechaza JxC. Ahora piden que Todos cumpla lo pactado y avance con la norma pese al lobby petrolero. 

Luego de aportar un apoyo clave para renovar el protocolo de sesiones mixtas de la Cámara de Diputados, el bloque de Consenso Federal le reclamó al oficialismo que "cumpla con los acuerdos" y posibilite el tratamiento de la prórroga de la Ley de Biocombustibles que fue aprobada por unanimidad en el Senado en noviembre. Para el espacio lavagnista, el Gobierno "está cediendo a la presión de la industria petrolera" y si el presidente Alberto Fernández no firma el decreto para ampliar el temario de sesiones extraordinarias, el Frente de Todos habrá incumplido un acuerdo explicitado por el titular del cuerpo, Sergio Massa, en la última sesión del año pasado. 

 

Este miércoles venció el plazo que había planteado el presidente de la Cámara para que la iniciativa llegara al recinto. "En la última reunión de labor parlamentaria del año pasado pedimos el tratamiento de la prórroga y Massa me dijo que estaba acordado para el 20 de enero", explicó a Letra P el diputado Alejandro "Topo" Rodríguez, que conduce el bloque integrado junto a Graciela Camaño y Jorge Sarghini.

 

"No estamos pidiendo algo que se nos haya ocurrido, es parte de un acuerdo, que Massa lo mencionó en la ultima sesión ante la pregunta de una diputada, entonces si el decreto para ampliar el temario ahora no aparece y no tratamos el régimen, es que las petroleras avanzaron mas de lo permitidas y lo vamos a denunciar", advirtió el legislador, considerado uno de los más estrechos interlocutores del exministro de Economía y excandidato presidencial Roberto Lavagna.   

 

Aún así, en el espacio aclararon que no quitarán el respaldo a la renovación del protocolo para continuar con el sistema mixto de sesiones. El gesto le permitió al FdT ratificar ese mecanismo telemático hasta el comienzo de las sesiones ordinarias de marzo, pero sin el apoyo de Juntos por el Cambio que exige conocer los temas a tratar.

 

En el oficialismo aseguran que el decreto para ampliar el temario será firmado por el Presidente, pero no aportaron detalles sobre la posible inclusión del texto sobre biocombustibles en las próximas sesiones hasta marzo. Hace dos semanas esa alternativa era un hecho. En el lavagnismo desconfían de ese cambio y apuntan al flamante titular de la comisión de Energía y Combustibles de la Cámara baja, el mendocino Omar Félix.

 

Hace un mes, cuando juró el cargo para reemplazar al neuquino Darío Martínez, que fue designado como secretario de Energía, el peronista Félix dijo su punto de vista sobre la norma que debe tramitar la comisión que encabeza desde entonces. "Tenemos ahí un problema latente con los biocombustibles porque afectan a la industria de los hidrocarburos. Hace unos días se quería prolongar la vigencia de la ley de promoción que vence en mayo. Tiene media sanción del Senado, pero lo postergamos en Diputados. Se planteó, pero no se trató finalmente en Diputados, justamente porque hay que debatirlo un poco más. Tal como está la ley, hoy el petróleo está subsidiando a la pampa húmeda de alguna manera", disparó el legislador. 

 

En el lavagnismo consideran esas palabras como la confirmación de un lobby petrolero que habría logrado convencer al Gobierno de dilatar el tratamiento del texto para introducirle cambios y enviarlo de vuelta al Senado, donde fue aprobado por unanimidad, es decir, con el respaldo de todos los gobernadores provinciales. Busca extender por cuatro años los beneficios para 54 plantas productoras ubicadas en diez provincias. 

 

Además de las sospechas sobre la presión de las petroleras que mencionan en el lavagnismo, dentro del FdT también retumba otro posible freno: una negociación para que el alcance de los beneficios de la ley de biocombustibles incluya a la industria azucarera, y a las plantas vinculadas a ese conglomerado, para equilibrar las presuntas pérdidas económicas que afrontarían esas empresas ante la aprobación de la ley de alimentación saludable.