25|6|2021

Perotti 2021

02 de enero de 2021

02 de enero de 2021

Con relato y horizonte a la vista, el gobernador arranca un año clave para su construcción política. Mirabella, su carta. Negociación clave con CFK.

Con horizonte a la vista y relato renovado, el gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, arranca un 2021 clave para sus aspiraciones políticas y electorales. Sin reelección a la vista, se jugará el todo por el todo en la contienda de medio término para fortalecer su proceso de crecimiento. Debe ganar si quiere tener futuro. En el medio, lo espera una negociación imperiosa con el presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Fernández por el armado de las listas.

 

La semana pasada, el rafaelino lo dejó en claro ante unos 200 intendentes y presidentes comunales. Bienvenida la unidad del PJ, pero los decentes de este lado y los corruptos del otro lado de la vereda, dijo. Sin nombrarlo, apuntó al senador Armando Traferri, involucrado en una causa explosiva de juego clandestino.

 

Envalentonado por haber encontrado nuevamente un camino, una senda para desandar, Perotti le negará espacios al sector que lidera el sanlorencino. No pretende construir con él, con quien le aportó la figura de su compañera de fórmula Alejandra Rodenas. Pero, ¿puede darse el lujo el PJ santafesino de dejar soldados en el camino? La exdiputada nacional insistió en un saludo de fin de año con lo de “unido y diverso”. No parece ser la métrica del jefe de la Casa Gris.

 

Toda elección es clave, aun las que no disputan puestos ejecutivos. En meses, Perotti tiene la chance de afianzar su armado. Aquel edificio que arrancó en Rafaela, llegó a la provincia y ahora pretende sumar pisos en altura. Para ello, tiene bien en claro que su hombre es Roberto Mirabella, quien lo reemplazó en el Senado y pone en juego su banca.

 

Para Perotti, el esquema es sencillo. Su mano derecha tiene que renovar y María de los Ángeles Sacnun, persona de confianza de CFK en el Senado, también. Win-win, piensa el rafaelino. Que no se hable más. Pero, en el hipotético caso de que el axioma se cumpla, ¿quién encabeza?

 

Ambos, Mirabella y Sacnun, comienzan con bajos niveles de crecimiento. El primero ya arrancó con publicaciones pagas, fotos del Presidente y él, en redes sociales. La segunda tuvo sus picos con los debates de reforma judicial y aborto.

 

Se abre una disputa en ese cierre electoral. La Cámara alta es la casa de la vicepresidenta. ¿Podrá Perotti pulsear el número uno del binomio? ¿Con qué herramientas lo hará?

 

“Tienen caja, van a bajar obra en toda la provincia”, repiten oficialistas y opositores. Con inversión pública, “lucha contra las mafias” y una pandemia que no se desboque, Perotti cree que puede recuperar terreno. Según una encuesta realizada por la consultora Doxa Data, el gobernador mejoró en seis puntos su imagen en Rosario, que ahora está en el 44 por ciento. Claramente, por debajo de Fernández y del intendente Pablo Javkin, pero a la suba.  

 

Ahí en Rosario, la plaza que fue decisiva para su victoria, Perotti definirá gran parte de su historia. La inseguridad está bien al tope de las preocupaciones de rosarinos y rosarinas y la cantidad de homicidios en 2019 (213) fue la más alta desde 2015. Sin mejora en ese aspecto, no hay partido a largo plazo para Perotti. Por eso, 2021 es, para él, a suerte o verdad.