SEMANA SANTA FE

La equilibrista

La vicegobernadora Rodenas quedó en medio del río. De un lado, Perotti; del otro, Traferri, su jefe político. Agenda propia y "unidad en la diversidad".

Lo estiró hasta donde pudo. De un lado, su compañero de fórmula y del otro, su jefe político. Se esforzó por cuidar intereses ajenos, pero la tensión en escala de Fahrenheit la subió inevitablemente a la guerra. Incómoda, la vicegobernadora de Santa Fe, Alejandra Rodenas, se esfuerza con altas dificultades por surfear el enfrentamiento feroz entre el gobernador Omar Perotti y el senador peronista Armando Traferri. No hay mucho margen para quedarse en el medio del río.

 

La preocupación central de la exdiputada nacional, al asumir en 2019, fue sostener una agenda propia, pegarla con un núcleo de temas que le imprima vida más allá de ser la ladera de Perotti o la socia política de Traferri. Ser presidenta del Senado lleva al ostracismo, pensó hace un año y monedas.

 

Los planes se trastocaron desde el vamos. Traferri sintió que Perotti no cumplió con lo acordado y Perotti comprendió que Traferri lo quiso condicionar. ¡Boom! Las esquirlas volaron para todos lados y Rodenas, vaso comunicante entre ambos, no iba a salir indemne.

 

Rodenas y Traferri, líderes del NES,

La exjueza penal llegó a la fórmula para darle a Perotti lo que no tenía. Mujer, filokirchnerista, progre, del palo de la cultura, feminista. El complemento y el equilibrio fueron casi perfectos. Traferri y ella le vendieron al rafaelino, además, territorialidad; un cuerpo de senadores e intendentes conocedores al dedillo de los pagos chicos.

 

Todos y todas celebraron la victoria electoral a los besos y abrazos, pero la desconfianza apareció más temprano que tarde y Rodenas quedó en el medio, atada a Perotti y a Traferri. La vicegobernadora se esforzó para no enfadar a uno ni a otro. No dio entrevistas políticas en todo el año y evitó roces. La pandemia la ayudó en ese sentido.

 

Se concentró en una agenda propositiva, se subió en redes sociales a todos los logros del gobierno provincial y también del nacional. Tuvo su momento cuando el Senado provincial aprobó la Ley de Paridad, expediente que la tuvo como actriz central. Fue su victoria del año. En su afán iniciático de no perder protagonismo, ahí metió un gol.

 

Sin reelección en la provincia, sin posibilidades constitucionales de suceder a Perotti, Rodenas tiene un camino de tres años para acumular volumen político. Rosario, por sobre todo, es su foco. Por lo pronto, Nuevo Espacio Santafesino (NES), el espacio que lidera junto a Traferri, perdió algunos intendentes en el camino. “Poca generosidad”, aduce un comunal a Letra P. El NES es hoy, en definitiva, la vicegobernadora y seis senadores con el sanlorencino a la cabeza.

 

“Alejandra, te fui a buscar”, le recordó Traferri en su descargo de este viernes, durante la sesión en la que el Senado rechazó por amplia mayoría el pedido de los fiscales Matías Edery y Luis Schiappa Pietra  para quitarle inmunidad parlamentaria al legislador, acusado de organizar una red de juego clandestino. Como para que no se olvide. Al menos cuatro veces la mencionó el senador durante su extenso discurso. Ella, aseguran a su lado, no tomará partido.

 

No dio su opinión pública sobre el caso ni la dará. Pero deuesta la tarea del ministro de Seguridad Marcelo Sain, a quien sindica como responsable de los problemas internos del PJ y de la excesiva cantidad de homicidios que registra la provincia. Si fuera por ella, el criminólogo ya no caminaría por Santa Fe.

 

Movió rápido sus fichas cuando le cayó el pedido de desafuero de los fiscales. Derivó el expediente a la Secretaría Legislativa y al toque ya estaba en comisiones. “Ahora, depende de los senadores, deciden ellos”, avisó. Ese mismo día, secundó a Perotti en una actividad que se realizó en Paraná. Acá no pasó nada; cuánto más al margen, mejor. ¿Hasta dónde es posible?

 

Mantendrá el silencio y “cuidará la unidad”, como premisa máxima. “Que la cosa no vuele por los aires”. Es una unidad dañada por estos días, porque, más allá de los problemas judiciales de Traferri, el peronismo que gobierna está sumergido en una crisis política grave y tiene a la vicegobernadora como una de sus bisectrices. Ella seguirá, confiaron a Letra P en su entorno, repitiendo el mantra que creó: “Unidad en la diversidad”.

 

Reunión de intendentes y presidentes comunales del peronismo de Santa Fe en la localidad de Pérez .
El ministro Enrico ve peligrar el resultado de meses de gestiones y acuerdos con funcionarios nacionales.

También te puede interesar