19|11|2021

La Akademia Racing Klub

15 de enero de 2021

15 de enero de 2021

A través del subcomandante Máximo, el kirchnerismo gana peso en la Tercera Repúblika de Víctor Blanco en Avellaneda y pierde Larreta, pero no todo.

Por Federico Yáñez
 

 

El cierre de año para Racing estuvo atravesado por la salida de Diego Milito como director deportivo, la eliminación contra Boca por la Copa Libertadores y la reelección de Victor Blanco, que, al terminar su nuevo mandato, igualará a Carlos Pailot como el presidente con más años de gobierno en la historia del club. Como en la AFA, donde logra surfear entre Claudio Tapia y Marcelo Tinelli sin perder poder, en Avellaneda hace un delicado equilibrio entre el larretismo y el kirchnerismo, que ganado mayor protagonismo en detrimento del jefe de Gobierno porteño, quien, acorde al clima político post 2019, se enfoca más en su proyecto personal.

 

El 20 de diciembre pasado, Blanco se impuso con el 71,4% de los votos, un porcentaje superior a los números obtenidos en 2014 y 2017. Mientras otros clubes votan a toda la Comisión Directiva, en Racing solo se elige al presidente y a sus dos vicepresidentes y luego se negocian los cargos restantes. A diferencia de hace tres años, donde jugó activamente, Horacio Rodriguez Larreta fue más moderado, también porque Máximo Kirchner fue más ambicioso.

 

En 2017, el jefe de Gobierno, cuyo padre fue presidente del club en 1977, apostó fuerte y envió un mail desde su cuenta personal a todos los socios y a todas las socias racinguistas, a quienes llamó a apoyar la reelección del presidente. "Hace unos pocos años, cuando Víctor Blanco se hizo cargo de la presidencia del club, estábamos en un momento muy crítico, endeudados y peleando el descenso. Pero Racing cambió. Y la tarea que realizó Víctor con todo el equipo ha hecho que hoy seamos un club sólido, estable y con muchas perspectivas positivas para el futuro", arengó.

 

Hasta diciembre, Larreta tenía tres hombres de su entorno en la Comisión Directiva: Gabriel Astarloa, procurador general de la Ciudad desde 2015, que fue secretario entre 2014 y 2017; Patricio Rotman, amigo personal del alcalde, y Roberto Martínez Álvarez, su cuñado, todos vocales. Astarloa y Rotman, cuya participación en la vida política del club existe más allá de la relación con su amigo y empezó hace muchos años, se bajaron para las elecciones del año pasado. Uno de los vocales nuevos es el abogado Carlos Rotman, hermano de Patricio, que fue parte de Tribunal de Disciplina de la extinta Superliga y uno de los que evaluó el contrato con Fox y Turner hace cuatro años. Además, fue presidente de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial 1996, 2002 y 2003. Martínez continúa en su vocalía, aunque resta saber si seguirá manejando la áreas de marketing y prensa, este último, un sector donde colisionó con varios empleados del club que denunciaron destrato.

 

En el club hay quienes reconocen que ese trinomio fue hace cuatro años una suerte de apuntalamiento para Luis Otero, exconductor de Canal 13, hincha de Racing y candidato a intendente de Avellaneda por Cambiemos en 2019 ("Vidal es lo mejor que nos pasó en los últimos 30 años en la provincvia", le dijo a Letra P ese año), donde fue derrotado por Jorge Ferrarresi. La candidata natural era Glady Gonzalez, que bajó sus intenciones tras las denuncias por abuso sexual que recibió su marido, Manuel Mosca, entonces presidente de la Cámara de Diputados bonaerense.

 

Gonzalez es senadora nacional por la provincia desde 2017 como segunda de la lista con la que Esteban Bullrich derrotó a Cristina Kirchner. En una muestra más de pragmatismo, en ese año del mail de Larreta, la actual vicepresidenta cerró su campaña a senadora en el Cilindro de Avellaneda un día antes del 17 de octubre gracias a un suerte de reconciliación entre Blanco y Ferraresi, entonces intendente. La relación con el actual ministro de Vivienda, hincha de Argentinos Juniors como Alberto Fernandez, es buena: destacan el apoyo del municipio, que entregó el año pasado un terreno de 30 mil metros cuadrados cerca del estadio. También, reconocen buen trato por parte de Alejo Chornobroff, sucesor de Ferraresi e hincha de Independiente.

 

Gonzalez fue, a su vez, una de las personas que intercedió para que en 2018 el gobierno de María Eugenia Vidal cediera definitivamente el predio Tita Mattiussi, donde juegan las inferiores, que está a 15 cuadras del club. El día de la firma del convenio, además de la exgobernadora y la cúpula del club, estuvo Hernán Lacunza, que era ministro de Economía e hincha de la Academia.

 

Desde que Racing recuperó la institucionalidad, en 2008, la presencia del kirchnerismo también se hizo notar. Ya en 2003, el día previo a asumir la presidencia, Nestor Kirchner presenció la derrota 2-0 contra Olimpo sentado entre Gines Gonzalez García y Fernando Marin, exgerenciador y hombre de extrema confianza de Mauricio Macri. Durante el gobierno de Cambiemos, era el nexo con la AFA y quien llevaba adelante la candidatura para el Mundial de fútbol masculino 2030. En 2009, Kirchner le prometió a Ricardo Caruso Lombardi que, si le ganaban a Boca, les regalaría unos televisores. El partido terminó 3-0 y el expresidente fue al Cilindro con cuatro plasmas que se sortearon entre el plantel.

 

En ese año ganó la fórmula encabezada por Rodolfo Molina, en cuya campaña trabajó Bárbara Blanco, hija de Victor y hoy secretaria del club. Durante esa gestión, el empresario ayudó con dinero (puso un millón de dólares para comprar a Claudio Bieler y Gabriel Hauche) y facilitó el uso del hotel Savoy, una de sus tantas sociedades, como sede para la concentración del plantel: precios módicos y pagos cómodos.

 

Para 2011, integró el trinomio que ganó las elecciones, pero en 2013 tuvo que tomar la presidencia por la pelea entre Molina y el presidente Gastón Cogorno. “No me puedo lavar las manos; tengo que asumir”, le dijo a su familia para lograr la bendición. Al año siguiente, el mismo día en que Racing se consagró campeón del Torneo de Primera División, ganó las elecciones con el 50%. Máximo Kirchner lo apoyó fuertemente e iba recibiendo los resultados provisorios de cada mesa en tiempo real. Hubo otros dirigentes kirchneristas que lo apuntalaban tras bambalinas, como Julio Alak, entonces al frente del Ministerio de Justicia, y Diego Bossio, que manejaba la ANSES y participó en el armado de listas.

 

Indulto

Curiosamente, con la reconfiguración de la Comisión Directiva, Bossio, que no integra ninguna agrupación, fue elegido protesorero, uno de los dos lugares que pidió el kirchnerismo en la Comisión Directiva. Corrido de la política desde 2019, cuando fue jefe de campaña de Sergio Massa, de acuerdo a fuentes consultadas por Letra P, esa decisión fue una suerte de inicio de perdón del jefe de La Campora al exdiputado que había migrado al massismo años atrás. Pablo, el hermano menor de Bossio, es además presidente de Ramón Santamarina de Tandil y fue concejal y candidato a intendente en 2015 por el peronismo. El otro dirigente ligado a Kirchner es Diego Ciochi, abogado de derechos humanos que trabajó en el Ministerio de Justicia y ocupa una de las vocalías.

 

Si bien no hace manifestaciones públicas y los gestos ayudan, la relación de Blanco con el kircherismo es buena, al punto que su hija Bárbara, que es abogada y politóloga, fue designada en 2015 como asesora de la Dirección General de Relaciones Internacionales del Senado con la firma de Gerardo Zamora, pero la decisión fue de Amado Boudou. También es recordada la visita del plantel campeón de 2014 a la Casa Rosada, donde Cristina Kirchner recibió una camiseta firmada por todo el plantel de Diego Cocca

 

En la nueva comisión no faltan otros dirigentes que linkean a la política. El secretario general del club sigue siendo Cristian Devia, a cargo de Técnica y Administrativa de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires, cuyo titular es Alejandro Amor, vocal de Blanco entre 2014 y 2017. El encargado de deportes de la Defensoría es Marcelo Achile, presidente de Defensores de Belgrano, vicepresidente de la AFA y hombre de confianza de Chiqui Tapia.

 

Entre los vocales continúan, el conocido abogado Mariano Cúneo Libarona y Roberto Torres, exsubsecretario de Seguridad de Tres de Febrero en la gestión de Hugo Curto. Militante peronista del distrito, trabajó cerca de Alejandro Collia, exministro de Salud de Daniel Scioli y actual funcionario de Gonzalez García, que barajó ser candidato a intendente en 2019. También sigue Daniel García, hermano de Rubén "Cholo" García, histórico secretario general de la Federación de Sindicatos Municipales Bonaerenses (FeSiMuBo).

 

Mientras Blanco espera que Juan Antonio Pizzi asuma formalmente como entrenador y negocia la renovación de Lisandro Lopez, que el año pasado lo hizo abuelo de Guadalupe junto a Mercedes, otra de sus hijas, el presidente de Racing sigue haciendo gala de su cintura política tanto fuera del club como dentro, donde hoy el kirchnerismo juega más fuerte, pero el larretismo sigue presente.