X

Con respaldo de la Casa Rosada, estrena poder con el torneo for export que arranca este viernes. Sus coroneles y el conflicto por la TV. La revancha del 38-38.

Por 30/10/2020 12:00

Este viernes empieza la Copa Liga Profesional de fútbol masculino de primera división, el noveno formato de torneo en diez años, como transición hacia la temporada que viene. Dentro de un mes, se cumplirán cinco años del 38-38 que frustró la llegada de Marcelo Tinelli a la conducción de la AFA y lo enfrentó con Luis Segura, cuyo operador en las sombras era Alberto Fernandez, hoy en la misma vereda del conductor. ¿A qué apunta uno de los hombres más influyentes del país con el nuevo campeonato? ¿Cómo juega la política en esta nueva etapa del deporte más popular del país?

Desde que en 2008 lideró la comisión de marketing durante la gestión de Rafael Savino en San Lorenzo, Tinelli proyecta su camino a la AFA y ahora va a tener la chance de manejar un espacio grande de poder. A diferencia de la extinta Superliga, que tenía mayor autonomía, la Liga se manejará bajo sus propios parámetros, pero con mayor injerencia de la AFA. El conductor fue uno de los impulsores de la vieja estructura, al punto que el CEO fue Mariano Elizondo, quien ocupó la misma función en Ideas del Sur, incluso después de la compra del Grupo Indalo. Entre febrero y marzo, los clubes comenzaron a forzar la ruptura de la Superliga y la pandemia le dio el golpe de gracia. Según Linkedin, Elizondo actualmente solo se desempeña como profesor en la escuela de negocios de la Universidad Argentina de la Empresa.

 

 

Un combo de circunstancias llevó a Tinelli a dejar caer el proyecto por el que él había apostado. Por un lado, un plantel oneroso, deudas y cheques rechazados, la realidad deportiva que complicaba a San Lorenzo con el promedio y la necesidad de recursos lo llevó, como a las dirigencias del resto de los equipos, a avalar la reelección de Claudio Tapia y la creación de la Liga, donde el acuerdo político le reservó la presidencia. Cuenta con el aval del Gobierno, no solo por el rol de Matias Lammens como ministro de Turismo y Deporte, sino, también, por el lugar que le dio Fernandez en la Mesa del programa contra el hambre. Tinelli suele hablar con el Presidente y, como consignan distintas fuentes, le pidió, cada vez que lo vio, que habilitara el reinicio de las competencias, a lo que el jefe de Estado respondió durante mucho tiempo con un reclamo de paciencia. Hablan seguido y Tinelli hasta lo ha visitado en la Quinta de Olivos.

La Liga asoma como una segunda oportunidad para reeditar cuestiones que funcionaron bien durante la Superliga: previsibilidad en los calendarios, reparto equitativo del dinero de la televisión y los controles sobre el fair play financiero que se suspendieron en marzo.

La intención de Tinelli es potenciar la industria del fútbol y posicionar al torneo como un producto atractivo y global. Para ello, apunta a conseguir marcas internacionales que permitan una  inserción mayor en otros mercados. Tiene como ambición lograr en cinco años con el fútbol argentino como un torneo de referencia en el mundo. Será importante y necesario que la Copa persista en el tiempo: en lo últimos diez años, se disputaron torneos en nueve formatos distintos que incluyeron certámenes anuales, largos como las temporadas europeas, cortos y hasta la Copa de la Superliga, que solo completó una edición.

Tinelli piensan incluir en la estructura el cargo de "director de partido", una persona que se encargará de coordinar con el equipo local que se cumplan pautas estéticas, televisivas y hasta de seguridad, como garantizar que ningún dirigente se acerque al vestuario de los árbitros.

 

 

LOS CORONELES DE MARCELO. En la gestión diaria, Tinelli trabaja con tres personas: Eduardo Spinosa, expresidente de Banfield y director general; Francisco Duarte, exgerente de Finanzas de la Superliga y actual CEO, y Facundo Cino, también con pasado en la vieja estructura, a cargo de la gerencia de Transformación Digital. Spinosa, que trabajo en los años ´90 en la Superintendencia de Seguros con Alberto Fernandez, cumple el rol político, como una suerte de jefe de Gabinete del conductor, y se encarga de bajar la línea de acción del jefe.

En la previa del torneo, se abrió un frente con la televisión con la que venían hablando desde principios de año para actualizar el canón por la devaluación. El Gobierno está a la expectativa de que se resuelva la situación con Disney, ahora dueña de Fox, a quien corrieron carta documento mediante y TNT Sports, quien posee la mitad de los partidos y negocia para quedarse con todo. Extraoficialmente, ya han acercado una cifra fuerte en dólares para quedarse con la otra parte y como llave para renovar en 2027. Fox ya avisó que no descarta nada y piensa acudir a la justicia para hacer valer el contrato.

 

 

Tinelli deberá administrar la nueva alianza entre River y Boca, que, con Estudiantes y Talleres, son los equipos que no dieron el visto bueno para la ruptura del contrato televisivo. Con Rodolfo D´Onofrio tiene una buena relación que viene desde la época del 38-38, cuando estaban en el mismo espacio político, mientras que con Jorge Ameal el link es Mario Pergolini, con quien en la prepandemia se juntó en Ezeiza con Tapia para hablar de los derechos de televisación y cómo explotar la pata mediática del torneo. Esta semana, D´Onofrio y Ameal se juntaron con Chiqui, que visitó el predio donde River va a jugar la Liga, lo cual detonó un conflicto interno. Cristian Malaspina, presidente de Argentinos Juniors y vicepresidente de la Liga, y Gabriel Pellegrino, mandamás de Gimnasia, cruzaron a los millonarios por ese tema. El hombre del Bicho también es uno de los dirigentes en los que confía Tinelli para la gestión diaria y que tiene como valor agregado que su club es el único que hace públicos, a través de sus tredes sociales, sus balances y los gastos que tiene cuando juega de local.

La relación de Tinelli con el tándem Tapia-Pabo Toviggino, secretario ejecutivo de la AFA, es cordial y de necesidad mutua. El Cuervo avaló con su voto la reelección anticipada del yerno de Hugo Moyano y negoció su rol en la Liga, donde tiene un plan a largo plazo, que eventualmente podría terminar én el sillón principal de Viamonte. Siempre dijo que la elección de 2015 lo golpeó, que aprendió y arrancó de nuevo y ahora es una chance para volver por el premio mayor.

Como un gesto de cariño, el primer partido del torneo va a ser Gimnasia -Patronato el día en que Diego Maradona cumple 60 años, el mismo a quien se cruzó el día que jugaron dos amistosos contra el plantel de San Lorenzo en el Nuevo Gasómetro. Como imagen para el mundo es una buena primera idea. El desafío que tiene por delante es administrar todos los intereses que se cruzan en el fútbol y no morir en el intento.