18|1|2021

El sub 30 que le cuida Avellaneda a Ferraresi y se anota para 2023

14 de noviembre de 2020

14 de noviembre de 2020

Con 29 años, es el intendente más joven de la provincia. A los 18 se sumó a la gestión municipal. Incondicional de su jefe, peronista y “rey de copas”.

“Hace más de una década que caminamos juntos y me enseñaste todo lo que soy”, le dijo Alejo Chornobroff a Jorge Ferraresi vía redes sociales luego de confirmar que sería el nuevo intendente de Avellaneda. Chornobroff, de 29 años de edad, se convirtió en el jefe comunal más joven de la provincia de Buenos Aires. Hace poco más de diez años terminaba el secundario y un Ferraresi recién asumido lo convocaba a su equipo para caminar los barrios. La caminata lo llevó al sillón municipal que deja su jefe para mudarse al Ministerio de Hábitat, de donde salió eyectada esta semana la santafesina María Eugenia Bielsa. Habitante del círculo de confianza del elegido por Cristina Fernández de Kirchner, el sub-30 debió superar una ardua interna local en el Frente de Todos.

 

En el mensaje publicado en su cuenta de Twitter -donde se presenta como “peronista” y “rey de copas” por su fantasimo por Independiente-, el joven dirigente dijo que su mentor le enseñó a “luchar” y a “jamás bajar las banderas”. Dicen los que conocen cada punto y coma de la interna peronista del distrito que el mensaje fue dirigido a quienes hasta último momento esperaban que el reemplazante fuera otro. En el oficialismo el hermetismo es total y le restan importancia a la demora en la definición de “Ale” como el próximo intendente. “No había dudas, porque era el sucesor natural”, advierten y evitan hablar de internas y tironeos de distintos sectores en la definición del sucesor del flamante ministro nacional.

 

 

 

En la última elección, Ferraresi no sólo eligió a Chornobroff como líder de la lista de aspirantes al Concejo Deliberante. Hasta hace unas horas, tuvo una foto junto al joven en el perfil de todas sus redes sociales. Lo mismo hizo el ahora flamante intendente.

 

Con el tope a las reelecciones vigente, la campaña para 2023 comenzó en 2019. En Avellaneda, sostienen que para ese primer lugar también sonó Hugo Barrueco, presidente del Concejo Deliberante y sindicado como posible candidato a quedarse al frente del municipio. Para que esa jugada se diera, no debía correrse sólo Chornobroff, sino, también, la camporista Sabrina Rearte, segunda candidata a concejala que se referencia en el senador Emanuel González Santalla, uno de los que aparece al desglosar la grilla de aspirantes para la batalla municipal de 2023.

 

ELEGIDO. Antes de ser intendente, Chornobroff fue jefe de Gabinete, función que cumplió desde 2017, cuando pidió licencia por primera vez a su banca de concejal. No fue el primer cargo que ocupó. Antes, en 2015, fue designado secretario de Juventud.

 

Su primer acercamiento a la gestión llegó inmediatamente después de terminar de cursar sus estudios secundarios. Militante de la agrupación Eva Perón, organización ferraresista, fue convocado para integrar el área de Hábitat, desarrollando tareas relacionadas con la urbanización barrial.

 

 

 

“Trabajó en la gestión siempre con Jorge intendente”,  indicaron a Letra P fuentes cercanas al municipio. Las cuentas indican que se acercó poquito después de que Ferraresi asumiera. El ahora funcionario nacional llegó al sillón municipal en 2009 en reemplazo de Baldomero Álvarez de Olivera, “Chacho” para la dirigencia política. En aquel momento, Daniel Scioli gobernaba la provincia y convocó al entonces intendente de Avellaneda para que fuera su ministro de Desarrollo Social. Ferraresi había sido el primer candidato a concejal en 2007 y se esperaba que el esquema “Ferraresi intendente – ‘Cacho’ conducción” fuese el ordenador del distrito y del peronismo local. No sucedió. Ferraresi se encolumnó detrás de CFK y desde ese lugar comenzó un enfrentamiento con Álvarez, un sciolista que tras la derrota del 2015 se acercó a Cambiemos.

 

“Sos una gran persona y un referente político extraordinario”, dice Chornobroff casi sobre el final del mensaje de Twitter que le envió a Ferraresi. El joven intendente conoció al ahora ministro de Hábitat a poco de cumplir 19 años. En Avellaneda comparan su admiración con la que tiene un hijo a un padre.

 

 

 

 

JUVENTUD. Con 29 años Chornobroff se convierte en el intendente más joven de la provincia de Buenos Aires. El liderazgo de Ferraresi es tan fuerte que nadie duda que la conducción no estará reducida al exjefe de Gabinete.

 

Independientemente de las formalidades y de su rol, el sillón que ocupará no es pequeño. Su nombre fue puesto en la vidriera de uno de los distritos más importantes no sólo del conurbano sino de la provincia. “Quedamos en buenas manos. Alejo va a hacer una gran tarea, va a ser un intendente comprometido, teniendo en cuenta la continuidad de las líneas que están determinadas”, señaló Ferraresi tras anunciar su salto al ámbito nacional y luego de aclarar que seguirá estando en contacto con Avellaneda.