X

La Nación y la Ciudad avanzan en un recorte de los fondos que Macri le duplicó al distrito más rico del país. Las charlas giran sobre un ajuste de entre medio y un punto de la masa coparticipable.

La nueva gobernabilidad

En un clima cordial y de diálogo fluido, la Casa Rosada negocia con el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, el recorte de la masa de recursos coparticipables que recibe la Ciudad de Buenos Aires y que se incrementó de manera considerable durante la gestión de Mauricio Macri. Decidido a recortar los fondos que transfiere la Nación para atender las urgencias económicas nacionales, el presidente Alberto Fernández le disputa al alcalde cerca de 36.000 millones de pesos que esperaba recibir en 2020. 

Las negociaciones se iniciaron en la reunión de buenos vecinos que el Presidente y el jefe de Gobierno tuvieron el viernes 6 de diciembre, justo antes del traspaso presidencial. En ese encuentro, ambos acordaron la remoción de las rejas de Plaza de Mayo y, en un marco de buena sintonía y promesas de convivencia amable, comenzaron a dialogar sobre los recursos que la Nación transfiere a la Ciudad. Las conversaciones siguieron después entre Rodríguez Larreta y el ministro del Interior, Eduardo "Wado" de Pedro, con quien el jefe de Gobierno ya se reunió en dos oportunidades en la Casa Rosada.

Según coinciden fuentes de Balcarce 50 y de Parque Patricios, en todos los encuentros hubo buena química. El jefe de Gobierno transmitió "voluntad de diálogo" y en la Casa Rosada destacan que la decisión de recortar los fondos transcurre en un marco de "negociaciones" y no será unilateral. "Pero necesitamos la plata rápido", advierte un funcionario nacional de máxima jerarquía. En números de 2019, un punto de coparticipación representó al rededor 23.000 millones de pesos. En tanto, de acuerdo al Presupuesto 2020 -que Fernández obvió y prorrogó el anterior-, la Ciudad esperaba recibir 126.000 millones y, siguiendo ese cálculo, un punto de coparticipación implicaría 36.000 millones. Siempre tomando como referencia que, para el año corriente, la Ciudad aún mantiene un índice de 3,5% de la masa total de la coparticipación.

 

 

La Ciudad de Buenos Aires recibía hasta fines de 2015 el 1,4% en concepto de copartipación. En enero de 2016, el ex presidente Macri le aumentó al bastión electoral del PRO ese monto a 3,75%. La excusa fue la necesidad de costear el traspaso de la Policía Federal. En 2018, bajo el Pacto Fiscal pedido por Macri, la Ciudad resignó ingresos coparticipables y la alícuota bajó de 3,75% a 3,5%. Ahora el gobierno nacional pretende reducir aún más ese porcentaje. Como los recursos no salen de la masa coparticipable, la modificación puede hacerse vía decreto, pero el presidente Fernández decidió abrir las negociaciones con Rodríguez Larreta.   

"Horacio sabe que se llevó más de la cuenta", dicen en Casa Rosada, donde remarcan que la decisión del gobierno nacional de suspender el Consenso Fiscal que les permite a los gobernadores y al jefe de Gobierno porteño aumentar impuestos serviría para compensar el bache que dejaría el recorte previsto. En efecto, Larreta recibió con brazos abiertos la suspensión del pacto: al gobierno porteño le costó 8.000 millones de pesos en 2019 esa rebaja impositiva y, para 2020, gracias a esa marcha atrás, recaudará 20.000 millones extra.

Hace semanas que el larretismo trabaja en diagnósticos y elaboración de escenarios ante una eventual merma en la transferencias nacionales. En el gobierno porteño aseguran que ni siquiera el aumento que definió en su momento Macri alcanzó para costear el traspaso de la policía y la Ciudad tuvo que poner más recursos. 

 

 

Según pudo saber Letra P, en la Casa Rosada evalúan la posibilidad de bajarle a la Ciudad alrededor de un punto el índice de coparticipación que recibe. Esto llevaría el número del 3,5% al 2,5%. En la mesa de negociaciones del oficialismo aclaran que la decisión "no tiene que ver con la animadversión política". "Estamos en crisis y Horacio lo comprende perfectamente", dicen en el Ministerio del Interior. En la Jefatura de Gobierno, sin embargo, esperan que el recorte sea menor y oscile entre 0,5% y 1%. 

 

 

Para defender su posición, el jefe de Gobierno señala ante las autoridades nacionales que la Ciudad aporta entre el 22% y el 25% de la masa coparticipable y recibe solo el 3,5%. Además, sostiene que el 25% de la recaudación de la AFIP corresponde a la Ciudad de Buenos Aires. El distrito que gobierna Rodríguez Larreta tampoco recibe dinero de la coparticipación del impuesto sobre los bienes personales, cuando el 54% de la recaudación nacional de ese tributo corresponde a contribuyente radicados en la Ciudad.