X

Quiere cerrar con estatales nacionales. Comercio ya acordó bono de $5000 y elevó a $50.000 el sueldo básico. Kicillof avanza para replicarlo en la Provincia.

Por 18/09/2020 10:08

Sin demanda no hay reactivación. Esa parece ser la consigna que sobrevuela los últimos movimientos oficiales para retomar las negociaciones con los gremios estatales, pero también para aceitar acuerdos salariales en el sector privado que pongan recursos, por magros que sean, en los bolsillos y que de allí migren al consumo.

Hasta hace unas semanas, un informe oficial del Ministerio de Trabajo sinceraba que apenas un millón de trabajadores y trabajadoras del sector privado, el 19% del total, habían pactado aumentos salariales. Los porcentajes de los acuerdos hablan por sí solos de la magnitud de la crisis; los más elevados llegaron al 30% anual, por debajo del 32% estimado para 2020. 

Ahora la intención oficial es que, durante septiembre, se cierren acuerdos que dupliquen la cantidad de personas con aumentos y recomposición salarial. El primer movimiento fue la fumata blanca entre la Federación de Empleados de Comercio, que conduce Armando Cavalieri, y las principales cámaras del sector, que sellaron el pago de una suma de 5.000 pesos entre septiembre y marzo de 2021. De esa manera, el sueldo básico por convenio pasará de 35.790 pesos a 50.687, una suba cercana al 40%.

Por la profundidad de la crisis las cifras pueden parecer escasas, pero su relevancia radica, antes que en el monto, en su masividad ya que el acuerdo sectorial abarca a más de un millón de empleados de Comercio encuadrados en el Convenio 130/75. Este aumento que representará una inyección a la calle de unos 35.000 millones de pesos en siete meses.

 

 

El otro frente paritario que se reavivó con la rebelión policial bonaerense, que derivó en un salariazo para agentes de la provincia, en el reclamo del sector público nacional. Como anticipó Letra P, antes y durante la crisis en la provincia, la Unión de Personal Civil de la Nación (UPCN), que conduce Andrés Rodríguez, y la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), en manos de Hugo Godoy, reactivaron las demandas para que se pusiera fin al cuarto intermedio que interrumpió la negociación en mayo.

En las conversaciones informales que se mantuvieron durante los últimos días, UPCN puso sobre la mesa la pérdida de 30 puntos de poder adquisitivo durante los últimos dos años de la gestión Cambiemos, mientras que ATE extiende sus cálculos a los cuatro años de macrismo en los que, aseguran, se perdieron 38 puntos en total. En el Gobierno, por su parte, desestiman una recuperación inmediata de lo perdido, aunque reconocen la profundidad de la caída.

La coincidencia entre ambas organizaciones es que el Ejecutivo debe hacer una propuesta para cerrar la paritaria del año pasado, vencida en mayo, y que la primera cuota del eventual aumento debería compensar, como piso, la inflación de junio a agosto, que según el INDEC fue del 6,8%.

Como contrapunto, desde ATE se reclama que el acuerdo incluya el pago de un bono de 10.000 pesos como punto de partida para recuperar lo perdido, mientras que UPCN condiciona la firma de cualquier negociación a que el aumento sea porcentual, argumentando que no aceptan volver a aplanar los ingresos de los diferentes escalafones. Según fuentes gremiales, el Gobierno habría dado el visto bueno de volver a los pagos porcentuales sin diferenciar categorías e ingresos.

 

 

El análisis económicos que se realiza a tres bandas entre Jefatura de Gabinete, el Ministerio de Trabajo y el de Economía pule por estas horas, además del porcentaje de aumento, en qué cantidad de pagos se haría y cómo se absorbería el bono de 4.000 pesos desembolsado a principios de año.  

De la paritaria nacional dependen los ingresos de 180 mil estatales, entre los que conforman la administración pública nacional central y la descentralizada. A esta cantidad se suma un número similar de agentes de fuerzas armadas y de seguridad, que desde la llegada de Alberto Fernández a la presidencia recibieron diferentes aumentos en las funciones adicionales y en salarios.

PATA BONAERENSE. El gobierno nacional convocó a los gremios para retomar las negociaciones el martes próximo, pero también tuvo su réplica en la provincia de Buenos Aires. Como consecuencia del aumento policial, la totalidad de los gremios estatales reclamaron retomar las negociaciones. La ministra de Trabajo bonaerense, Mara Ruíz Malec, convocó a los gremios, que representan a más de 126.000 estatales bonaerense, pero también a los sindicatos docentes, que tienen casi el triple de personal representado y que tenían pautado para mitad de año una revisión del acuerdo de principio de año, que aplicó un 8,9% de incremento salarial.

En La Plata consideran clave la recomposición salarial para que funcione el plan de reactivación productiva aunque, al igual que la Nación, mantienen el suspenso sobre la cifra que se va a proponer.