25|6|2021

Cambiemos abraza a Larreta y se ensucia el diálogo con el Gobierno

10 de septiembre de 2020

10 de septiembre de 2020

El radicalismo, los lilitos y el macrismo duro salieron en defensa del alcalde porteño, que hablará esta tarde. Sigue en estudio la opción judicial.

Sin grieta interna pero en camino directo -y obligado- a explotarla en su diatriba contra el peronismo, las distintas corrientes de Juntos por el Cambio (JxC) olvidaron sus diferencias para salir en respaldo de Horacio Rodríguez Larreta por el recorte de 1,18% de la coparticipación que anunció Alberto Fernández para destinar a la creación de un fondo de financiamiento para la provincia de Buenos Aires.

 

Referentes del PRO, la Unión Cívica Radical (UCR) y la Coalición Cívica salieron a la carga contra el Gobierno. El ala moderada y el sector más instransigente de la oposición se unieron para rechazar el decreto presidencial que establece que esa quita de fondos se destinará para costear el aumento salarial de los policías bonaerenses que anunció Axel Kicillof este jueves. El anuncio de Fernández le puso a fin a una jornada de máxima tensión política, en la que la oposición se involucró al condenar públicamente la presión de los uniformados que pasaron buena parte del día rodeando la Quinta de Olivos.

 

 

 

La del miércoles fue una jornada larga para la coalición opositora. Por la mañana, hubo debate en torno a cómo responder a la protesta de la Bonaerese. No hubo una bajada de línea hasta que un grupo de diputados de la UCR cuestionó al Gobierno por no atender el reclamo salarial y obvió un mensaje de repudio a la presencia policial en Olivos. Tras ese hecho, la cúpula JxC ordenó prudencia y sus principales referentes salió en bloque a repudiar la presión de la fuerza de seguridad en la residencia presidencial.

 

El propio Rodríguez Larreta manifestó su repudio y consideró "inadmisible" el piquete en Olivos. Horas después, hubo una nueva línea discursiva en JxC: con el anuncio de Fernández en pseudo cadena nacional, la orden fue cuestionar la jugada, dar por terminada la endeble paz y mostrar apoyo al jefe de Gobierno. El Consejo Directivo del PRO Nacional consideró "injusta y prepotente" la decisión del Presidente.

 

 

 

La presidenta del PRO, Patricia Bullrich, endureció la línea y sostuvo que "la palabra del Presidente no vale nada". El jefe del bloque de la UCR en Diputados, Mario Negri, completó: "El Presidente quiere apagar el fuego con nafta". "Es una actitud de venganza y castigo que veíamos venir", remarcó el presidente del bloque de la Coalición Cívica en la Cámara baja, Maximiliano Ferraro. Rodríguez Larreta no se movió de su perfil moderado y adelantó que este jueves dará su réplica, aunque habilitó a sus segundas y terceras líneas a responderle al peronismo.

 

El secretario de Ambiente y secretario General del PRO, Eduardo Macchiavelli, subrayó que "la decisión que hoy tomó el Presidente no hace más que agrandar la grieta". "Un reclamo policial que podía solucionarse por distintas vías termina generando un problema político de envergadura”, agregó.

 

"Un conflicto salarial en una provincia lo viene a 'resolver' el Presidente de la Nación sacándole recursos a otra. ¿Acudirá el Presidente a cada provincia que tenga problemas con sus empleados para entregarle dinero de otra jurisdicción?”, ironizó Lucas Delfino, subsecretario de Cooperación Federal Urbana. “Volver mejores para ellos es volver a unitarismo fiscal y otra vez los gobernadores tendrán que pasar por el Ejecutivo, a diferencia de lo que ocurría con Mauricio Macri, donde había autonomía fiscal y se respetaba el federalismo”, cuestionó el diputado nacional Álvaro González, una de las espadas de Rodríguez Larreta en el Congreso.

 

En la Jefatura de Gobierno destilan furia por la definición repentina de Fernández, tras una negociación amistosa en el verano 2020 y el congelamiento de la discusión producto de la pandemia por coronavirus. El gobierno porteño sabía que la quita se iba a efectuar, pero no conocía el cómo ni el cuándo. Esperaba  un nuevo llamado para reiniciar las negociaciones, tras una última charla oficial a fines de febrero. Desde esa fecha, el tema jamás flotó en las conversaciones entre ambos gobernantes ni entre sus asesores. Como contó Letra P, Rodríguez Larreta supo sobre la hora que, para destrabar el conflicto bonaerense, se le recortaría un punto coparticipación.

 

 

 

Así como Macri cedió fondos a la Ciudad por decreto para costear el traspaso de la Policía Federal a la Ciudad (2016), Fernández puede sacarlos (2020).
Es el mismo mecanismo y Larreta lo tenía asumido, pero durante el verano hubo negociaciones con el Presidente para que esa quita fuera “consensuada”.

 

Siempre iba a ser por un decreto negociado, hasta el anuncio que tomó por sorpresa al jefe de Gobierno. Ahí reside la bronca de Rodríguez Larreta, que explora por estas horas un pedido de intervención de la Corte. La opción aún está en estudio, porque la última modificación de la alícuota de la coparticipación que recibe la Ciudad quedó sellada en el Pacto Fiscal que Macri acordó con las provincias en 2017. Ese porcentaje fue avalado por ley, con el apoyo de todas las provincias. En ese entonces, ningún gobernador puso reparos.

 

Por esto, admiten en el larretismo, la opción judicial podría ser un mensaje, pero la negociación final podría ser en el Congreso. A esta hora, constitucionalistas allegados al alcalde estudian la respuesta.