01|1|2022

Con Vidal en veremos, Larreta cruza el charco y arma en el conurbano

27 de agosto de 2020

27 de agosto de 2020

Dirigentes del macrismo bonaerense desfilan por la Jefatura de Gobierno para asesoramiento de campaña. El regreso de Dietrich. El rol de Ducoté.

En silencio y en acuerdo con María Eugenia Vidal, Horacio Rodríguez Larreta puso un pie en la provincia de Buenos Aires. A menos de un año de las elecciones de 2021 y en línea con su plan presidencial, el jefe de Gobierno quiere potenciar candidatos y candidatas propias para los municipios linderos a la Ciudad. Bajo esa lógica, abrió las puertas de la Jefatura de Gobierno porteña y de su equipo de comunicación y estrategia para referentes del PRO bonaerense que se imaginan disputando lugar en la interna de Juntos por el Cambio (JxC).

 

Se trata de aspirantes a integrar concejos deliberantes y la Legislatura provincial o incluso a gobernar intendencias, que militan en el PRO bonaerense y quieren medirse en los comicios de medio término bajo el amparo y el paraguas de Rodríguez Larreta, quien, a su vez, busca engordar su armado presidencial para 2023. Integran el lote de “Sin Tierra” Santiago López Medrano (San Martín), Lucas Delfino (Hurlingham),  Lucas Fernández Aparicio (Malvinas Argentinas), Nicolás Bari (Lomas de Zamora) y Pablo Alaniz (Florencio Varela).

 

 

Fueron convocados por Federico María Di Benedetto, secretario de Comunicación y alfil del alcalde. En encuentros personales, el funcionario recibió a todos con el mismo menú: bases de datos, mapas de calor del voto de JxC en las últimas elecciones y herramientas de gestión de campaña y movilización para cada distrito.

 

De las reuniones también participan el subsecretario Ernesto Skidelsky (Comunicación y Contenidos) y el radical Manuel Terrádez, exsubsecretario de Asuntos Políticos de Vidal. Cercano al exvicegobernador Daniel Salvador, Terrádez es un estudioso de la ingeniería electoral y el comportamiento de votantes de Cambiemos en el territorio bonaerense. Rodríguez Larreta ofrece la maquinaria electoral PRO a estos dirigentes bonaerenses. Es un soporte de campaña anclado únicamente en herramientas y recomendaciones, que no garantiza candidaturas: el jefe de Gobierno los promueve, pero la definición de los nombres y las caras de las boletas del conurbano dependerá de una negociación general dentro de Juntos por el Cambio.

 

 

 

El alcalde se adelanta y les da aire a funcionarios porteños y a exfuncionarios de Vidal que quieren caminar el conurbano. Delfino, referente de Hurlingham, es subsecretario de Cooperación Urbana Federal e integra el equipo que trabaja en el plan de federalización de la figura Rodríguez Larreta. López Medrano, que fue ministro de Vidal y hoy preside la Corporación Buenos Aire Sur, quiere competir en San Martín.

 

También en la Primera sección electoral bonaerense se anota el exsecretario de Trabajo Fernández Aparicio para disputar en Malvinas Argentinas. En la Tercera están Bari, exdirector provincial de Juventud con Vidal que quiere competir en Lomas de Zamora, y Alaniz, que, con el apoyo de Marcos Peña, apunta a Florencio Varela.

 

REGRESOS. Entre el equipo de colaboradores está Guillermo Dietrich. El exministro de Transporte, hoy a cargo de la Secretaría de Movilización del PRO, es el dueño de las bases de datos que les entregan a los “Sin Tierra” que respalda Rodríguez Larreta. En rigor, Dietrich las heredó cuando asumió el organismo partidario que diseña las plataformas de voluntariado amarillo.

 

También tiene su lugar Nicolás Ducoté, que promociona candidatos y candidatas que conecta con el armado larretista. El exintendente de Pilar tiene en carpeta a Segundo Cernadas (Tigre), Agustina Ciarletta (San Fernando) y Julián Amendolaggine (Berazategui), que ya compitieron en 2019. El larretismo busca tender puentes con Luis Otero, el periodista que busca medirse con el peronismo en Avellaneda, pero el exconductor de Telenoche está más cerca de la UCR que del PRO.

 

 

 

ENIGMA VIDAL. El avance de Rodríguez Larreta sobre Buenos Aires se da con el aval de Vidal, que aún no define si competirá en 2021. En las últimas horas reveló que, como contó Letra P, podría ser candidata tanto en territorio bonaerense como en la Ciudad. Pese a indefinición, la exgobernadora conserva gravitación en el armado bonaerense y, según las encuestas, garantiza un piso de votos superior al resto de quienes aspiran a la gobernación.

 

OBSTÁCULOS. El armado larretista está en fase iniciática y el apoyo logístico del jefe de Gobierno para el lote de "Sin Tierra" es parte de su leitmotiv: a la espera de la etapa de definición de candidaturas y acuerdos, Rodríguez Larreta respalda a cualquiera que quiera competir. Lo hace en la Ciudad: sin obturar aspirantes, lanzó la maratón para hereder su sillón en 2023, por el que batallan su jefe de Gabinete, Felipe Miguel, y el senador Martín Lousteau, entre otros.

 

Sin embargo, el escenario bonaerense es distinto. Cualquier boleta deberá negociarse entre los intendentes PRO, el exdiputado Emilio Monzó y Gustavo Posse, que ya se mueven en bloque dentro del a interna de JxC. Desde Jorge Macri hasta Cristian Ritondo pelean por la gobernación, la boleta que definirá el resto de las listas. En el marco de esos aprontes, Rodríguez Larreta sacó a la cancha a Diego Santilli para que se anote en el lote de candidatos y candidatas de Buenos Aires.