X

JxC activa su usina y lleva la guerra con el Gobierno al ring de "ley por ley"

La alianza opositora promueve siete iniciativas para esperar agazapada el debate que llegará con las propuestas del oficialismo.

Por 21/07/2020 9:17

Entre el dialoguismo con la política sanitaria y el endurecimiento en posiciones extra pandemia, Juntos por el Cambio (JxC) buscará retomar la agenda positiva dentro del Congreso. El oficialismo acusa a la alianza de no contar con un programa alternativo para administrar la crisis, pero dentro del interbloque opositor de la Cámara de Diputados sostienen que han presentado 200 proyectos de ley. Entre ellos, hay siete textos que decidieron exhibir como parte de un plan para reactivar la economía durante y después de la cuarentena. 

En cada caso, las propuestas tienen una doble utilidad. Además de estar pensadas como una forma de forzar negociaciones con el oficialismo sobre temas comunes de máximo interés para la población, también le permitirán a cada bloque aferrarse a sus iniciativas cuando se manifiesten en contra. "Sabemos que en muchos temas no estamos de acuerdo y, si no hay negociación, votaremos en contra. Pero tiene que quedar claro que nosotros también tenemos una forma de afrontar la crisis", aseguró a Letra P uno de los diputados del bloque del PRO, que conduce Cristian Ritondo.

 



El paquete busca dar un giro al derrotero opositor durante la segunda mitad del año, donde comenzarán debates decisivos sobre el rol que tendrá el Estado en la reconstrucción económica después del pico de contagios y durante el comienzo de la "nueva normalidad". En los últimos cuatro meses, el interbloque que encabeza el radical Mario Negri ha estado atravesado por las controversias internas de cada bancada respecto al posicionamiento opositor con el Gobierno. Ese debate no supera los límites del núcleo duro de votantes de JxC y cosecha rechazos en las encuestas, a la hora de medir la opinión de indecisos y desilusionados. En ese contexto, los proyectos que ahora exhiben desde cada conglomerado buscan mostrar unidad y respuestas concretas ante la crisis, dos ejes ausentes desde el comienzo de la cuarentena. Por esa razón llevan las firmas de sus principales conductores y, en algunos casos, también están rubricados por los integrantes de sus distintas tribus.

En su mayoría están orientados a la clase media, no sólo porque es uno de los electorados donde el macrismo tiene más adherentes, sino porque la alianza opositora considera que es el sector social menos beneficiado por las políticas económicas del Gobierno.

 

 

El texto que reúne el apoyo de los 116 diputados y sólo lleva el gancho de los tres jefes de bloque es el proyecto de ley que establece la devolución del 100% del IVA, hasta un tope del 20%, para los jubilados "y otros sectores vulnerables" que compren productos de la canasta básica. Además de la rúbrica de Negri y Ritondo, cuenta con el aval del titular del bloque de la Coalición Cívica, Maximiliano Ferraro

VIVIENDA Y REAL ESTATE. En materia de alquileres, la oposición se abstuvo de apoyar la sanción de la nueva ley de alquileres. En su lugar, promueve un proyecto para que la pandemia sea considerada una razón "de fuerza mayor" para que los propietarios de locales comerciales puedan rescindir los contratos. 

 

 

La iniciativa está acompañada por dos regímenes especiales de promoción, uno para la inversión inmobiliaria y otro para el "fomento de la construcción y de acceso a la vivienda". El primero busca beneficiar al real estate con la devolución de créditos fiscales para quienes compren "bienes y servicios destinados a proyectos", compensación con impuestos nacionales y el "cómputo del 100% del impuesto a los débitos y créditos como pago a cuenta del impuesto a las ganancias". El segundo plantea exenciones impositivas e incluye la deducción de Ganancias del costo total de los terrenos comprados para construir. 

 


PYMES, TURISMO Y REGIONES. En el paquete hay dos iniciativas para declarar la emergencia económica, fiscal y financiera para pymes y para el sector turístico. 

El proyecto destinado a las pequeñas y medianas empresas plantea la suspensión de ejecuciones fiscales, la exención para monotributistas mientras dure el aislamiento, la prórroga de vencimiento de impuestos y planes de pago a tasa cero. En materia financiera establece un crédito estatal sin intereses para el pago de aguinaldos, "descubiertos bancarios sin punitorios ni comisiones para cheques emitidos desde marzo de 2020 hasta el fin del aislamiento" y la autorización para que las empresas que recibieron el programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP) puedan distribuir sus ganancias. 

 

 

El turístico aplica parte de la emergencia para pymes, subsidios en las tarifas de servicios públicos, la suspensión del impuesto PAIS para venta de pasajes y alojamientos para permitir su reprogramación y una línea de crédito con tasa subsidiada y período de gracia "de 12 meses desde que se habilita al sector a retomar la actividad". 

 

 

También permite que las empresas del sector puedan acceder al programa RePro con trámite simplificado, "durante la vigencia de la emergencia y por 90 días posteriores a su finalización". Por otra parte, establece un cambio en los contratos de paquetes comprados durante la pandemia para que "el sector ofrezca la reprogramación cuando la actividad se reanude". 

El proyecto destinado a las economías regionales reduce el IVA para servicios públicos y elimina los derechos de retención para todas las actividades involucradas en los beneficios previstos para esas regiones productivas del interior del país, aunque está concentrado especialmente en el agro.