X

Para suturar heridas y calmar críticas, se gestó una mesa ejecutiva que tendría mayoría del ala dura. Habrá para evitar las jugadas en soledad de Bullrich.

Por 07/07/2020 18:43

Tras días de fuego cruzado por el comunicado de Juntos por el Cambio en el que se politizó la muerte de Fabián Gutiérrez, el PRO avanza en un reordenamiento para calmar su interna. Este martes se concretó la formación de una mesa ejecutiva como instancia de discusión de los posicionamientos políticos del espacio que lidera Patricia Bullrich. En términos nominales, la disputa la ganó Mauricio Macri, porque tendrá mayoría propia. Sin embargo, la creación de esta especie de órgano consultivo implica un coto al poder del expresidente y la presidenta del partido macrista, que quedó en el ojo de la tormenta por el texto inconsulto del fin de semana.

Ahora, según estima el ala dialoguista que lideran Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal, no debería repetirse esa situación o al menos a la exministra de Seguridad le costaría más avanzar sin debate interno. 

Según el borrador, al que accedió Letra P, la mesa ejecutiva consta de nueve miembros y al menos cinco reportan directamente al expresidente. El resto están enrolados dentro del ala dialoguista de Larreta, Vidal y los intendentes Néstor Grindetti y Jorge Macri, quienes primero alzaron la voz -aunque no públicamente- para cuestionar a Bullrich.

 

 

Además de Bullrich, por el macrismo están el santafesino Federico Angelini, la cordobesa Laura Rodríguez Machado, el mendocino Omar De Marchi y el exsecretario general de la Presidencia Fernando De Andreis.

En tanto, los cuatro integrantes restantes son Eduardo Macchiavelli, Diego Santilli, Cristian Ritondo y Jorge Macri, que son parte del grupo PRO que choca con Bullrich y la radicalización del espacio. Los dos primeros forman parte del esquema de Rodríguez Larreta, el jefe del bloque PRO fue ministro de Vidal y articula con el jefe de Gobierno en el Congreso nacional, mientras que el intendente de Vicente López será la voz del PRO bonaerense en el comité.

De todas formas, el triunfo del tándem Macri-Bullrich es agridulce y las funciones de ese órgano consultivo siguen en debate. La palabra de Macri no pesa de la misma forma luego de la derrota electoral y la salida de la Casa Rosada. El grupo dialoguista quiere imponer una nueva era de relacionamiento con el peronismo y reclama su parte de la torta en el conglomerado opositor, pero choca con Macri y Bullrich, que entienden que la mejor manera de volver al poder es con una radicalización opositora.

La creación de la Mesa Ejecutiva estuvo en debate todo el fin de semana. Bullrich, a sabiendas de los cuestionamientos internos, avaló su formación y el grupo dialoguista acordó su propuesta de nombres el lunes por la noche. La jefa PRO sugirió dotarla de 11 miembros y finalmente quedó con nueve.

HOT CHAT. Los nombres del acuerdo se cerraron este martes al mediodía entre Bullrich, Jorge Macri y Santilli, en una una videollamada por WhatsApp. Un rato después, la jefa del PRO hizo llegar la nómina al grupo virtual que integran los miembros del consejo PRO, donde se dieron los cruces del fin de semana.

La formación de la mesa ejecutiva se dio a raíz del comunicado de la polémica, pero la intervención de este órgano partidario en futuros comunicados es anecdótica. Nadie sabe cómo funcionará, porque la determinación es política: Rodríguez Larreta, Vidal, Ritondo, Jorge Macri y Grindetti se abroquelaron para mermar el poder de Bullrich. Es un desafío directo a Macri, que impuso a la exministra de Seguridad en la cúpula del partido que fundó.