12|6|2022

“Perotti no tiene plan y el socialismo no entendió que no gobierna más”

28 de abril de 2020

28 de abril de 2020

Pega por los dos wines el diputado nacional del PRO. También le dedica unos dardos al rosarino López Molina. Se reconoce dentro del ala dura de Cambiemos. Macri, "el único líder de la gente". 

El diputado nacional Federico Angelini negó que haya una ruptura dentro de Juntos por el Cambio y definió como “desinteligencia” el pedido de sesionar que hizo un grupo de legisladores macristas. “Tiene más que ver con una ansiedad o ansias de protagonismo que con una razón política de fondo”, dijo en una una entrevista con Letra P. Además, el vicepresidente nacional de PRO cuestionó al gobernador Omar Perotti, al que consideró “muy soberbio” y “sin un plan estratégico para gobernar la provincia”. A la vez, le pegó al socialismo, porque “no entendió que no gobierna más”.

 

BIO. Vicepresidente nacional del PRO y presidente del partido en Santa Fe. Pilar del crecimiento del macrismo en la provincia, fue diputado provincial y desde el 10 de diciembre es diputado nacional. Encabezó la lista de legisladores que acompañó a Mauricio Macri y le ganó a los candidatos del peronismo. Master en asados, dicen.


-¿Por qué no firmó el pedido de diputados de su espacio para que el Congreso sesione online?

 

-Desde hace varias semanas le estamos reclamando al presidente de la Cámara (Sergio Massa) que el Congreso sesione. Si hay médicos trabajando, las fuerzas de seguridad jugándose día a día, no hay ningún motivo para que diputados y senadores no cumplan su rol. Hoy lunes vamos a presentar una nota más. De hecho, mañana (martes) vamos a estar en Buenos Aires en una reunión del interbloque para demostrar que no hay ningún tipo de motivo por el cual el Congreso no puede sesionar de manera virtual o presencial.

 

-¿Se notaron las diferencias, puede quebrarse Juntos por el Cambio?

 

-Fue una desinteligencia de algunos, que va en el mismo sentido de lo que todo el bloque de Cambiemos quiere hacer. Vemos que fue a destiempo, todos lo íbamos a hacer hoy lunes y algunos lo hicieron ayer domingo.

 

 

 

-¿Por qué pasó?

 

-Tiene con ansias de protagonismo más que con una razón política de fondo.

 

-¿Hay un ala más acuerdista y otra más dura en Juntos por el Cambio?

 

-Hay distintas miradas. Si me tengo que poner de un lado, sería del ala más dura. Hay cuestiones del gobierno que no están bien y nos van a llevar a un proceso de crisis muy superior al del coronavirus. Más allá de diferencias de visiones, estamos muy unidos como PRO y Juntos por el Cambio. Eso nos pide la gente que nos votó en octubre del año pasado.

 

 

 

-¿Macri es el líder absoluto del espacio?

 

-Los liderazgos no los da un dirigente político, no los da una mesa de conducción, un bloque. El liderazgo te lo da la gente y a Mauricio Macri se lo dio la gente en octubre. Esto no significa que no haya distintos liderazgos dentro de Juntos por el Cambio, locales, regionales. (Gerardo) Morales es líder indiscutido en Jujuy; Horacio Rodríguez Larreta, en la zona central del país. También es bueno que haya nuevos liderazgos, habla de una renovación de dirigentes que tienen un potencial enorme. Yo lo veo en Larreta, Patricia Bullrich. Tenemos una buena base dirigencial de cara a 2021 y 2023.

 

-¿A algunos les sirve romper Juntos por el Cambio?

 

-Eso lo intenta todo el tiempo el kirchnerismo, pero no puede. Siempre votamos juntos, salvo algunos detalles. Eso es clave, no está en nuestros planes ser funcionales al kirchnerismo por nada.

 

 

 

-¿Cuál es su postura sobre un impuesto a las grandes fortunas?

 

-No entró el proyecto, hablamos de supuestos. Argentina es de los países que más aislamiento ha propuesto y ejecutado desde el 20 de marzo, solo nos supera India a nivel mundial. Nuestro país es de los que menos ha ayudado e incentivado al sector productivo, no le ha dado soluciones concretas. Nuestro país sería el único en el mundo que propone, como salida a la pandemia, un nuevo impuesto. Todos los países están yendo para otro lado.

 

-El gobernador Omar Perotti se negó a habilitar el permiso de esparcimiento. ¿Coincide?

 

-El problema surge porque Argentina no testea, no produce información sobre la circulación del virus. Cuando a fines de febrero el gobierno minimizaba el coronavirus, todos los países compraban tests y respiradores. Hoy nuestro país quiere salir a buscar tests y no hay. Perotti tiene un problema de información, aunque la culpa corresponde más al gobierno nacional. Pero, por otro lado, creo que el equipo provincial debiera haber hecho alguna segmentación. Quiero ser cuidadoso porque hay cuestiones técnicas que se pueden escapar, pero una cosa es el Gran Rosario o el Gran Santa Fe y otra cosa es San Justo. Debiera haber alguna diferenciación.

 

 

 

-¿Cómo evalúa los primeros meses de gestión de Perotti?

 

-Heredaron una situación de inseguridad muy complicada, no le podemos echar la culpa a Perotti de la situación de pandemia de inseguridad. Pero prometió orden y paz en campaña y a ese plan no lo vimos en estos primeros meses, encontramos mucha falta de coordinación entre la policía y el Ministerio de Seguridad. Y vemos falta de rumbo, como pasó en la transición, más falta de interlocutores con la oposición. Falta un plan estratégico para gobernar la provincia.

 

-El senador Michlig brega por un frente no peronista en Santa Fe para 2021. ¿Es descabellado?

 

-Estoy convencido de que el Frente Progresista fue uno de los factores que hicieron que Santa Fe sea de las provincias más violentas. No veo esa posibilidad de cara al 2021. Santa Fe necesita una renovación y no a quienes llevaron a nuestra provincia a que sea reconocida como la provincia más violenta de la Argentina.

 

 

 

-¿Se sostiene el escenario de tercios en la provincia o está casi terminado, como dice Lifschitz?

 

-Se va terminando. En la última elección salió primero Juntos por el Cambio y salió segundo el peronismo, con una elección muy residual del socialismo. Esto marca que el bipartidismo llegó a Santa Fe y va a ser una de los factores por los cuales Juntos por el Cambio pueda ganar en 2021 y construir un proyecto político que le mejore la calidad de vida y le dé tranquilidad a los santafesinos.

 

-El PRO está partido en Santa Fe. ¿Hay chances de acercamiento entre usted y el concejal López Molina?

 

-Estamos hablando de diputados nacionales, provinciales, más de 60 concejales, más de 25 jefes comunales, tres intendentes. No es A contra B, es el 95 por ciento del partido y un grupo de personas cuyo único argumento para no sentarse en una misma mesa es que negociaron con el socialismo la conducción del Concejo. No creo que nos separen otras cosas, no tenemos ningún pensamiento contrario.