X

El montañista rosarino que hizo cumbre en el PRO

Macrista de la primera hora en Santa Fe, fue elegido para secundar a Bullrich en el partido. Competitivo y paciente, fanático de Newell's y amante del escalamiento. Su pelea interna y el despegue.

Macrista de la primera hora en Santa Fe, fue elegido para secundar a Bullrich en el partido. Competitivo y paciente, fanático de Newell's y amante del escalamiento. Su pelea interna y el despegue.

Por 06/02/2020 10:33

El rosarino Federico Angelini hizo valer la remontada de diez puntos que tuvo su lista de candidatos a diputados nacionales en la provincia de Santa Fe en las elecciones de octubre y se quedó con la vicepresidencia primera de la conducción nacional del PRO. Ahora, secunda a Patricia Bullrich en el Consejo Directivo del partido amarillo y -aunque, como explicó Letra P, el segundo escalón de poder real es la Secretaría General, que quedó para Eduardo Macchiavelli, un coronel del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta- el reconocimiento le permite ensanchar espaldas en su provincia, donde disputa una interna caliente con el sector del concejal Roy López Molina.

“Para todo el equipo es un reconocimiento muy importante. Federico viene liderando este espacio desde 2009. Recién 10 años después pudo encabezar la lista a diputados nacionales, la ganó y ahora llega esta muestra de que el armado político que él propone va por el camino correcto”, dijo a Letra P un dirigente con el que ya compartió varias campañas electorales.

Nació en Rosario en 1977 a los 30 años ya ocupaba cargos ejecutivos en el macrismo. Fue uno de los primeros referentes del PRO en la provincia de Santa Fe. Se reconoce competitivo pero paciente de los tiempos políticos y todavía apuesta a la cercanía con el vecino para hacer campaña.

 

 

Con 43 años, Angelini presidió el PRO en Santa Fe, fue dos veces diputado provincial y ahora integra la Cámara Baja en el Congreso. Está casado, tiene dos hijos, es fanático de Newell´s y le encanta hacer asados. Sus invitados dicen que es un anfitrión dedicado: “Se encarga de todo, hasta va a la carnicería y elige los cortes”. Pero, además, cuentan que cuando el cronograma electoral se lo permite, le gusta mucho escalar. Tanto que con un grupo de amigos ya hicieron cumbre en el volcán Lanín y en cerros de Mendoza y Santa Cruz.  

El actual legislador nacional es nieto de un famoso sastre rosarino que tenía su local por calle San Martín. Sin embargo, cuando tuvo que elegir optó por estudiar Licenciatura en Sistemas. Cuando se recibió, su primer trabajo fue en la Bolsa de Comercio de Rosario y ahí fue donde conoció al economista Rogelio Pontón, con quien comenzó a participar en política en Recrear, el espacio de López Murphy que luego se fusionó en el Frente Compromiso para el Cambio y que llevó a Mauricio Macri como candidato a Jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Cuando Macri ganó en 2007, designó a Angelini a cargo de una unidad de gestión para asentamientos donde trabajó con la exgobernadora de Buenos Aires María Eugenia Vidal. En la provincia de Santa Fe, el primer paso fuerte lo dio en 2009, cuando el PRO obtuvo una banca en el Concejo de Rosario, que fue ocupada por Laura Weskamp.

 

 

A Angelini se lo reconoce como un hombre competitivo pero paciente de los tiempos políticos. En febrero de 2019, dio un paso al costado en la carrera por la gobernación de Santa Fe y se enconlumnó detrás de la candidatura del radical macrista José Corral para evitar una interna. A cambio, se quedó con la cabeza de lista a diputados nacionales. La movida le salió bien y el domingo 27 de octubre se convirtió en uno de los grandes ganadores del tercer distrito electoral del país. Invirtió la estrategia de campaña digital que implementaron en las Paso y volvió a caminar los barrios. La cercanía con la gente y pegar su figura a la de Macri le dio resultado. Remontó 10 puntos entre una elección y otra y le garantizó a Juntos por el Cambio cinco de las 10 bancas que se disputaban para Santa Fe en la Cámara Baja del Congreso.  

A pesar de esa victoria, no pudo diluir la interna por el PRO provincial que le disputa el edil rosario López Molina, quien lo acusó de largar mensajes de una unidad “etérea y sin contenidos” y de querer “venderle a precio vil el espacio de Cambiemos al socialismo”. El último round entre ambos fue a mediados de diciembre pasado, cuando Angelini acusó a López Molina de traicionar el espacio político a cambio de un cargo, en referencia a los acuerdos internos en el concejo de Rosario que terminaron con la elección de la concejala, ladera del intendente Pablo Javkin, María Eugenia Schmuck como presidenta de ese cuerpo y del propio López Molina como vicepresidente.