X

A 300 metros de la Rosada, exministros de Macri se reúnen en la sede del partido a cruzar informes y analizar la gestión Fernández. En pausa por la cuarentena, miden el clima político para el futuro.

Por 31/03/2020 9:12

Ya no es en el Salón de los Científicos de la Casa Rosada. Tampoco hay fotógrafos ni un parte de prensa que comunicar, pero un grupo de exministros de Mauricio Macri continúa con la dinámica de reuniones y, desde la sede del PRO de la calle Balcarce, se repiten encuentros para examinar la gestión del gobierno de Alberto Fernández.

Pasaron por allí Germán Garavano, Jorge Faurie, Alejandro Finocchiaro, Guillermo Dietrich, Esteban Bullrich, Luis Miguel Etchevehere y Patricia Bullrich, flamante presidenta del partido amarillo. Mientras algunos se alejaron de la política, otros reunieron a sus equipos para confirmar que seguirán vinculados al PRO.

 

 

Aspiraciones políticas afuera, en los encuentros se analizó la gestión Fernández y cada uno de los presentes ofreció un diagnóstico de las áreas que supieron conducir y sobre el trabajo de sus sucesores. Incluso, se realizaron minutas de las reuniones.

Este grupo de exfuncionarios tenía preparado un informe sobre los primeros 100 días del gobierno de la vuelta del peronismo al poder. Sin embargo, el avance de la crisis sanitaria obligó al PRO a posponer la presentación y, por prudencia política, se optó por frizar el contenido. Además, el gabinete paralelo sacó el pie del acelerador en el prólogo de la pandemia y, antes de que se declare la cuarentena nacional obligatoria, suspendieron los mitines y el búnker PRO se cerró hasta nuevo aviso.

 

 

Las reuniones periódicas de exfuncionarios de Macri se inscriben en el plan de Bullrich por mantener activo al partido, aunque la exministra quisiera que los encuentros sean más políticos que de intercambio de ideas o propuestas sobre hacia donde debería apuntar la gestión actual.

Previo al recrudecimiento de la pandemia, la sede Balcarce del PRO se reactivó y comenzó un proceso de ordenamiento que incluyó división de roles y hasta de mobiliario. Bullrich estará flanqueada por dos dirigentes del interior: el santafesino Federico Angelini será el vicepresidente primero y la cordobesa Laura Rodríguez Machado asumirá como vicepresidenta tercera. En tanto, la secretaría general, que regula la vida partidaria en todas las provincias, estará a cargo de Eduardo Macchiavelli, actual secretario de Ambiente porteño y hombre de confianza de Horacio Rodríguez Larreta.

 

 

La nueva conducción PRO se reunió personalmente con varios de los exministros para saber si están dispuestos a mantener el contacto con el partido o la Fundación Pensar, el think tank que impulsó el plan Macri 2015 y ahora trabaja en una nueva hoja de ruta para el posmacrismo.

En su regreso al llano, Macri intenta reconstruir lazos y contener a los propios, aunque no da señales concretas de qué hará en el futuro cercano. Esto último da rienda suelta para que los exministros eviten cualquier juicio de valor sobre para quién quisieran trabajar políticamente cuando aún falta una eternidad para definir la candidatura de los amarillos.