X
Pupila del gobernador y de Costa, la subsecretaria de Defensa del Consumidor es el arma detrás del abastecimiento de productos en la pandemia. De la génesis de Precios Cuidados a la guerra yerbatera.
Por 23/03/2020 10:28

Los cuidados extremos que exige la pandemia del coronavirus le modificaron, como a muchos argentinos, el ejercicio de uno de sus placeres comunitarios. Fanática del mate, Laura Goldberg se vio obligada a usar el propio y no compartirlo. Esa misma medida se tomó en la gobernación bonaerense, encabezada por Axel Kicillof, el mentor político de la subsecretaria de Defensa de las y los Consumidores a nivel nacional.

Economista y socióloga de la UBA, fue asesora de Kicillof en el Congreso en los años del macrismo y llegó al gobierno de Alberto Fernández de la mano de la secretaria de Comercio, Paula Español, con quien compartió equipo durante el mandato de Cristina Fernández de Kirchner. Paradójicamente, las dos batallas más grandes con los formadores de precios que tuvo en la gestión actual fueron con los yerbateros, que pujaban por vender en cupos, y los azucareros, que pedían más aumentos.

Los que la tratan a diario aseguran que es igual de dura que Español en las negociaciones y que su característica central es una obsesión al límite por los precios y los derechos de los usuarios. “Es una calculadora; a veces sabe más que nosotros de lo que está en la góndola”, le dijo a Letra P un supermercadista.

 

 

En el día a día de la pandemia, se mantiene online y al teléfono con los supermercadistas y los proveedores. Y hasta ha detenido subas no autorizadas en el período más álgido de remarcación de los “pícaros”, los productores de alimentos que criticó Fernández.

La afinidad con los datos de precios y provisión los trae desde 2014, cuando comandó, en el equipo de Augusto Costa en Comercio, los equipos técnicos del primer programa de Precios Cuidados.

Con un título de socióloga, también cuenta con estudios de posgrado en la Université d´Evry, en Francia, y supo ser parte de los equipos de uno de los economistas emblema de la heterodoxia, Rubén Lo Vuolo, en el Centro Interdisciplinario para el Estudio de Políticas Públicas (CIEPP).