X
Por lo bajo, legisladores e intendentes le cuestionan su negociación con el oficialismo para aprobar la ley Fiscal. Afirman que jugó por ella y no cuidó a sus propios votantes.
Redacción 11/02/2020 19:20

El malestar contenido de algunos sectores de Juntos por el Cambio con María Eugenia Vidal comienza a acrecentarse y a ensanchar una grieta en la oposición que desafía el liderazgo de la exgobernadora. Le cuestionan su forma de pulsear con el oficialismo en la pelea legislativa por le ley Impositiva en la que, coinciden diversos detractores internos, jugó para ella sin cuidar el interés de los votantes a los que representa.

Las críticas comenzaron tímidamente en algunos despachos legislativos, pero se multiplicaron con el correr de las semanas y en boca de otros actores, sobre todo, de jefes comunales que tienen que atajar el malestar de los votantes a los que –dicen en privado– la exmandataria no defendió.

Le critican, concretamente, haber sido “funcional” al alza de los impuestos inmobiliario y rural que impulsó el gobernador Axel Kicillof. Fue ella quien, en el arranque de 2020, en medio de la acalalorada disputa legislativa y mientras estaba de vacaciones en Europa, dio la orden de acompañar la iniciativa que estipula subas de tasas de hasta el 75% para viviendas. En eso coinciden referentes amarillos de peso y fuentes del oficialismo bonaerense. ¿Qué logró operando en las sombras?, se preguntan con ironía y algo de bronca en las filas de Juntos por el Cambio.

 

 

Las boletas con los nuevos montos ya comienzan a llegar a los hogares bonaerenses y los intendentes son el primer dique de contención del malestar ciudadano. “Si bien la decisión fue de ellos (del peronismo), no podían haberlo logrado sin la anuencia de ella (por Vidal)”, critica un referente legislativo representante de la cuarta sección electoral.

“No podés meterles a tus votantes semejante aumento; que sus legisladores hayan votado esa suba sideral indica que ella no conduce o, peor aun, que conduce muy mal”, indicó un legislador que votó en contra del aumento. ¿A quiénes perjudica la suba del 75% que avaló Vidal? A todos los que tengan viviendas con valuación desde $1.712.754 y a quienes tengan tierras libre de mejoras por más de $3.000.000 y superficie de tierra libre de mejoras por más de 2.000 hectáreas. Y también afecta la suba del 55% a otro universo de viviendas y campos. La ecuación es directa, en esas franjas también están los votantes de Cambiemos. “Dejó sin voz a sus propios votantes”, descargan con dureza.

Le achacan a Vidal dejar a la intemperie a ese sector y exponer a los municipios del interior, mientras “sí peleó para defender intereses de grandes corporaciones”, se sinceran en voz baja referentes de peso que ya no ven en Vidal la líder indiscutible del espacio en Buenos Aires que supo ser.

En esas “grandes corporaciones” anotan a los cableoperadores y a las cerealeras. Los primeros se beneficiaron con el no aumento (del 1%) de la alícuota del impuesto a los Ingresos Brutos, tal como pretendía el Ejecutivo bonaerense. Las segundas, con la baja de los cánones de carácter extraordinario que quería imponer Kicillof.