ABORTO 2020

Elías de Pérez y la última cruzada

Como en 2018, encabeza la guerra contra la IVE en Cambiemos y en el Senado. Monitorea el minuto a minuto y pierde confianza en sus posibilidades. ¿Juega Macri?

La dirigente radical y católica Silvia Elías de Pérez cumplió este mes su séptimo año como senadora nacional por Tucumán. Concluirá su segundo mandato en 2021 y ahora siente que le toca afrontar una misión histórica: impedir que el Senado transforme en ley el proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) "cueste lo que cueste". La votación en Diputados confirmó los peores pronósticos para una legisladora de Juntos por el Cambio (JxC) que, en privado, se reconoce como una de las artífices de la votación que 2018 hizo naufragar la legalización del aborto .

 

En su entorno admiten que no hay ninguna especulación política en el fervor contra la legalización del aborto. Así como lo hizo hace dos años, volvió a ponerse al frente del sector celeste dentro y fuera del Senado. La decisión no fue intempestiva. Ha seguido cada uno de los debates del plenario de comisiones en Diputados y monitoreó el poroteo junto al peronista José Mayans, que preside el bloque oficialista. A diferencia de la certeza que tuvo hace dos años sobre una segura derrota del proyecto en el Senado, la senadora ahora visualiza un final abierto.

 

Sabe, al igual que sus colegas del bloque, que no está sola en la cruzada contra el aborto y que esta vez contó con la ayuda de Mauricio Macri. En el espacio le adjudican el llamado telefónico a tres integrantes de la bancada amarilla en Diputados para que votasen en contra del proyecto de IVE. Ante las consultas de este portal, dentro en la bancada macrista que conduce el misionero Humberto Schiavoni consideran improbable que el expresidente busque torcer alguna decisión, pero en el bloque radical no descartan que esté sucediendo. Están convencidos de que el presidente Alberto Fernández llama personalmente a los representantes del oficialismo que tienen dudas sobre la IVE para que voten a favor. Ante esa afrenta, cualquier recurso para contrarrestarlo es útil.

 

La ofensiva del fundador del PRO busca sumar adherentes a partir de un argumento tan cerril como opositor: el tema no es el debate sobre el aborto, sino evitar que el oficialismo se adjudique una conquista histórica. No es la principal convicción de la aliada tucumana, pero ella sabe que además de la verticalidad presidencial se enfrenta con otra creyente, la vicepresidenta y titular del Senado, Cristina Fernández de Kirchner, que trabaja para reunir los votos necesarios para la aprobación del texto. "En su estructura de creencias esto es innato. Ella está totalmente en contra, es una convicción personal y no busca capitalizarlo en su provincia, donde el 70% está en contra del aborto", sostienen en el entorno de la tucumana. 

 

Al igual que Mayans, Elías de Pérez considera que ha llegado un momento definitivo. Observó en detalle la evolución del debate en Diputados y buscó ganar ese tiempo para ajustar las correlaciones de fuerzas dentro de su bloque y de la alianza opositora que la contiene. Ambas estructuras están en manos del formoseño Luis Naidenoff, un reconocido defensor de la despenalización del aborto. La senadora tucumana lo respeta, pero le sigue sus pasos y está al tanto de cada uno de sus movimientos. Supo mucho antes que sus correligionarios que el pampeano Juan Carlos Marino no era un indeciso dentro del bloque radical, sino que votaría en contra, tal como lo reconoció la semana pasada. 

 

El sector celeste, que tiene como una de las conductoras a Elías de Pérez, tiene un aliado clave dentro del bloque radical: el jujeño Mario Fiad, presidente de la comisión de Salud, una de las tres patas del plenario que condujo la pampeana Norma Durango (FdT) hasta el jueves pasado.

 

A través de Fiad, los antiabortistas buscaron intervenir fuerte en el debate. Tanto, que dentro del espacio le adjudican a la senadora tucumana la inclusión, entre los expositores celestes, del médico Edgardo Young, que confundió el proyecto de IVE con la iniciativa que impulsa el apoyo del Estado en los primeros míl días de vida de niñas y niños. Cuando lo escucharon, algunos "celestes" se agarraron la cabeza. En el despacho de la legisladora niegan su involucramiento, pero a pesar del secretismo autoimpuesto dentro del mismo bloque la señalan como la impulsora de invitar a Young. Por ahora todos tienen una coartada para no entrar en detalles, porque los pedidos de invitación fueron informales y Young no aparecía en ninguna lista hasta que fue convocado. 

 

Si no fuera por los problemas para volar desde Tucumán hasta Buenos Aires, ya estaría en su despacho. Tiene previsto viajar después de Navidad y participar de la sesión desde su escritorio. Hasta entonces seguirá con su dedicación a tiempo completo al frente de la cruzada celeste que le toca liderar a los 56 años, pero desde la capital tucumana, donde residen sus tres hijos y su esposo. Allá coordina movimientos con el arzobispo de la provincia Carlos Sánchez, que está al frente de esa diócesis desde 2017, cuando reemplazó a Alfredo Zecca, tan amigo de la legisladora como del gobernador provincial, el peronista Juan Manzur, otro ferviente antiabortista.

 

Guillermo Francos, ministro del Interior. 
El Cabildo de Córdoba.

También te puede interesar