SANTA FE

Presupuesto: Perotti pisa su interna y apura la pelea con el Frente Progresista

El Ejecutivo confía en alinear a los díscolos en el Senado y lograr la aprobación. Concentra la presión en Diputados, bastión del Frente Progresista.

El Presupuesto 2021 puede convertirse en una bisagra para el gobierno de Omar Perotti, no tanto por su contenido sino por las derivaciones que puede acarrear en sus vínculos políticos internos y con la oposición. En una semana llena de incertidumbre, el Ejecutivo provincial decidió pisar transitoriamente la reyerta con el fuego amigo del Senado y apuntar los cañones hacia el Frente Progresista, quien con su mayoría define la suerte de las iniciativas del gobierno en la Cámara de Diputados. 

 

 

Por esa razón, no habría un “jueves negro” para el Gobierno en el Senado y, de no mediar un imponderable, lograría la media sanción de la ley de leyes. Esto encaminaría momentáneamente el vínculo, aunque las promesas de separación, incluso con posible bloque aparte en el Senado, no se disipan. El riesgo de un revés en el Senado se mantiene, pero supondría llevar la interna demasiado lejos.  

 

Tanto el jefe del bloque del PJ, Armando Traferri, como el senador radical, Felipe Michlig, auguraron la aprobación. “Hablamos con el bloque del PJ y estamos para avanzar. Habría consenso importante para el texto definitivo. Si el diablo no mete la cola, es decir, si no surge algo insalvable, será votado por los 19 senadores”, dijo a Letra P el radical luego de afinar números.

 

 

Con la convicción de que esta vez no habrá goles en contra, tal como definió la maniobra de la semana pasada el ministro de Gestión Pública, Rubén Michlig, el Ejecutivo cambió el foco ofensivo y ya trabaja para el duro partido de Diputados. Si el Ejecutivo logra la media sanción del Senado, la cámara baja trataría hoy mismo el Presupuesto. 

 

A través de la red social Twitter, el ministro Michlig envió un mensaje al Frente Progresista: “Siempre contó con Presupuesto y financiamiento. La sociedad está atenta, y por ello no hay lugar para especulaciones políticas”. Así, el Ejecutivo intenta desviar transitoriamente la interna con el PJ en el Senado, descuenta que tendrá acompañamiento y pasa la discusión legislativa al corazón de la cámara que preside el socialista Miguel Lifschitz, donde a horas de las tardes de este jueves, no había definiciones.  

 

El perottismo abroquela a los díscolos para pegarle a la oposición. Es decir, la bisagra para el Ejecutivo parece no estar por el momento en el Senado sino en la Cámara de Diputados, donde tiene apenas siete bancas de 50. Allí, la mayoría es del Frente Progresista, que ya le avisó que no será nada sencilla la aprobación de cuatro iniciativas, entre ellas el Presupuesto.

 

Maximiliano Pullaro, el día de su victoria, junto a la vicegobernadora Gisela Scaglia y el concejal Federico Lifschitz.
En Unidos temen del poder de Maximiliano Pullaro para imponer condiciones en el proceso de reforma constitucional.

Las Más Leídas

También te puede interesar