X
Enérgica, entusiasta y de buen humor, pero en plan perfil bajo. Así volvió la fundadora de la Coalición Cívica en una reunión con su tropa. Mario Quintana, un invitado especial que opina de todo.
Por 17/01/2020 18:54

Enérgica, renovada, entusiasta y de buen humor. Pero decidida a mantener un bajo perfil. Así recibió Elisa Carrió a la primera línea de la Coalición Cívica, la fuerza que fundó hace veinte años y ahora comandará en bambalinas, sin detentar ninguna jerarquía en el partido y a 45 días de que se haga efectiva la renuncia que presentó a su banca como diputada nacional. La cita, de tono íntimo y familiar, se concretó en su casa de Capilla del Señor (partido bonaerense de Exaltación de la Cruz), el mismo lugar donde hace un año atrás lo hizo peregrinar al entonces jefe de Gabinete, Marcos Peña, para enrostrarle sus críticas con “honestidad brutal” y defenestrar a su ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne.

De aquellos tensos momentos en las entrañas de Cambiemos, sólo sobrevivió un protagonista que este jueves por la noche fue considerado un amigo de la anfitriona, pero con creciente influencia en su entorno: el empresario y ex vicejefe de Gabinete Mario Quintana.

El fundador de la cadena Farmacity participó como un lilito más y compartió junto a los demás comensales unos sánguches de carne con guacamole. “No te puedo confirmar ni desmentir que los haya preparado ella, pero fue lo más elogiado de la cena”, confió una de las invitadas a la reunión partidaria, donde los asistentes analizaron la situación internacional, regional y nacional para definir la hoja de ruta de este año.

Por fuera de la coyuntura inmediata, la preocupación estratégica de Carrió tiene un objetivo claro: evitar que se diluya la presencia nacional de la Coalición Cívica a partir de su paso al costado de la conducción del partido y de la renuncia a la banca en el Congreso. “Tenemos claro que su renuncia no tiene retorno y de ahora en adelante será como una manager o como una asesora más, pero es clave mantener la instalación nacional de nuestro partido y también coincidimos en aumentar nuestra presencia dentro de Juntos por el Cambio”, contó otro de los asistentes al encuentro en referencia al temor de que la presencia de la Coalición Cívica dentro de la alianza opositora se reduzca o sea soslayada a partir del segundo plano de su principal dirigente.

 

 

A la hora del postre nadie se resistió al helado de chocolate y dulce de leche. Tampoco, a la decisión de recorrer distintos puntos del país para afianzar la presencia partidaria detrás del liderazgo del diputado nacional Maximiliano Ferraro, titular de la fuerza tras la salida de Carrió.

La gira comenzó hace diez días en Mendoza y, según anticiparon, continuará en San Juan, aunque la próxima escala inmediata será la Ciudad de Mar del Plata, donde los lilitos reunirán a su tropa atlántica y luego serán recibidos por el flamante intendente comunal, el macrista Guillermo Montenegro.

Aunque Carrió buscará que sus sucesores tengan el alto perfil que ella abandona, es posible que acompañe a los nuevos dirigentes del partido en distintas visitas al interior. “La clave en el interior es ella, por el alto conocimiento que tiene y por la capacidad de instalar al partido desde su figura, pero acompañada por los nuevos dirigentes”, explicaron cerca de la diputada oriunda del Chaco.

 

 

Ante las consultas sobre la omnipresencia de Quintana, las fuentes circunscribieron el rol del empresario a “un amigo” que “comparte principios, ideas y también aporta sus opiniones, que son muy importantes para nosotros y también para ella, que confía mucho en Mario”.

Del encuentro participaron Ferraro, la diputada bonaerense Maricel Etchecoin y los principales dirigentes de la Mesa Nacional del partido. No sólo tendrán la misión de recorrer el país, sino de multiplicar su presencia pública a partir de las críticas del partido en materia internacional, nacional y, especialmente, bonaerense, una de las nuevas especialidades que tendrá Quintana, a quien le adjudican la tarea de seguir de cerca la gestión del mandatario provincial Axel Kicillof.