X
El anuncio para aplicar la extinción de dominio fue parte de las exigencias de Carrió, que también exige bajar naftas, peajes y restituir a Javier Iguacel y Mario Quintana. La furia con Dujovne.
Por 21/01/2019 19:46

El decreto de necesidad y urgencia (DNU) que anunció este lunes el presidente Mauricio Macri para que el Estado intente la recuperación de bienes provenientes del narcotráfico y la corrupción, forma parte de la serie de reclamos que la jefa de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, le hizo a Marcos Peña en la residencia que la diputada posee en el partido de Exaltación de la Cruz - a casi 100 kilómetros de la Casa Rosada-, hasta donde el jefe de Gabinete debió peregrinar hace diez días. 

La cita se concretó un día después de la reunión que la diputada mantuvo con el alcalde porteño Horacio Rodríguez Larreta y, según pudo saber este medio, estuvo hegemonizada por los planteos que la chaqueña considera “fundamentales” y que la gestión del presidente Macri todavía no ha cumplido. Hasta el decreto que anunció Macri este lunes, la Casa Rosada sólo concretó dos puntos de la lista. El otro data del año pasado y fue la implementación del Plan Argentina Exporta, lanzado en octubre para permitir el acceso de PyMes al mercado internacional.

 

 

En materia de políticas públicas la lista incluye otros reclamos que, en su mayoría, sintetizan las críticas que la mujer ya disparó en privado contra el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne. Esos puntos arrancan con una política activa y creíble para bajar los combustibles, porque “las naftas tienen que bajar, más aún cuando te baja el crudo internacional”. Otra tiene que ver con el reclamo para controlar los precios de los peajes de concesionarias viales privadas y la implementación un plan federal para simplificar y bajar los impuestos provinciales y municipales que “agobian a las clases medias y bajas de la Argentina”, aunque ese punto forma parte del Pacto Fiscal que tanto Hacienda, como el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, han renegociado dos años consecutivos con las provincias, antes y durante la drástica aplicación del “déficit fiscal cero” acordado con el FMI.

 

 

A ese menú, que en la Coalición Cívica admiten como “incompleto”, se agregan dos nombres que en Balcarce 50 consideran como “parte del pasado”. Uno tiene que ver con el regreso del renunciado secretario de Gobierno de Energía, Javier Iguacel, que fue reemplazado por Gustavo Lopetegui, hasta entonces asesor presidencial y uno de los dos vicejefes de Gabinete que Peña resignó en septiembre. El otro reclamo gira en torno a la restitución de Mario Quintana, el otro ex vicejefe de Gabinete y ex fundador y dueño de Farmacity.

“Iguacel tiene que volver, porque pagó las consecuencias de otras políticas. Él me hizo la propuesta de energía, es una gran persona y tiene un gran futuro político, pero lo tiraron y no fue el Presidente. Fui la primera en llamarlo y él creía que las empresas energéticas tenían que bancarse la devaluación, pero con el ministro de Hacienda salió un plan para pagar en 12 cuotas”, bramó la mujer en el primer reportaje televisivo, que eligió concederle al canal Todo Noticias.

 

 

De aquella advertencia han pasado diez días, y el regreso de Iguacel sigue en veremos, aunque la Casa Rosada ventiló por entonces que el ex titular de Vialidad Nacional, y el secretario de Energía, regresaría al regazo de su principal mentor, el ministro de Transporte Guillermo Dietrich.

“Todavía no tiene nuevo destino. Se va a tomar un tiempo para pensar, pero las puertas del ministerio las tiene abiertas”, contestó a Letra P un alto funcionario de esa cartera, cuyo ministro también ha recibido el “fuego amigo” de Lilita, cuando disparó verbalmente contra los peajes. “Lo que están cobrando es un horror, el tema de esos peajes se creó bajo (el gobierno de Carlos) Menem para darle plata a las constructoras. La mayoría de ellas están en los cuadernos, ahora se recompuso, pero no pueden tener este nivel. El tema de los peajes yo sé perfectamente que no tiene fundamento”, insistió la mujer.

 

 

Con el operativo retorno para Iguacel en veremos, la otra reincorporación que genera incógnitas es Quintana. “Quiero que vuelva Mario. Sostengo que es el mejor funcionario del gobierno, por eso dejé de hablar con algunos hasta que no sepa qué es lo que pasó”, deslizó la mujer, en referencia a una lista negra de funcionarios de Macri, entre los que estaba Peña y seguiría Dujovne.

 

 

Durante sus últimas declaraciones mediáticas, Carrió sacó de esa lista a la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, a quien castigó públicamente luego de que extendiera la “doctrina Chocobar” a los efectivos de las fuerzas federales para disparar por la espalda sin dar la voz de alto. En la ciénaga sigue el ministro de Justicia, Germán Garavano. Este lunes, junto a Bullrich, flanqueó al Presidente luego del anuncio del DNU, pero sobre sus espaldas pesa un pedido de juicio político presentado por la Coalición Cívica en la Cámara Baja, donde el socio menor de Cambiemos no cuenta con los votos necesarios para expulsarlo del Gobierno.