X
El gobernador electo busca funcionarios con experiencia de gestión. Habrá lugar para candidatos derrotados y hasta aportes de Bielsa. Un dirigente desistió de ocupar un cargo territorial clave.
Por 30/09/2019 15:39

De perfil técnico y con experiencia en gestión. Bajo esas dos premisas, el gobernador electo de Santa Fe, Omar Perotti, le saca punta al lápiz con el que diseña el gabinete que lo acompañará en la gestión. No hay confirmaciones en materia de nombres, ya que el rafaelino lo anunciará después de las presidenciales nacionales, pero algunas designaciones ya se encuentran más que avanzadas y otras están por cerrarse.

 

 

El primer funcionario de Perotti, aunque sin nombramiento, será el diputado provincial Roberto Mirabella. Histórico ladero del mandatario electo, al legislador le tocará reemplazarlo en el Senado de la Nación por dos años. Sin embargo, nadie tiene dudas que caminará los pasillos de la Casa Gris como un miembro más del gabinete y recorrerá más de una vez por semana la ruta que une Santa Fe con Buenos Aires. Es el hombre que negocia política en nombre de Perotti, el que pensó el esquema que lo llevó a la gobernación, el que interpelaba “yo tengo un candidato, ¿vos qué tenés?” en cada cónclave de la interna peronista.

 

 

Rubén Michlig tiene todos los boletos para convertirse en ministro de Gobierno. Desde una mirada más técnica que política, conduce la mesa de transición del PJ, la misma que abandonó el senador Armando Traferri. Conoce la gestión, ya que fue ministro coordinador en la última gobernación peronista, doce años atrás.  

 

 

El nombre de Roberto Sukerman suena muy fuerte para el Ministerio de Trabajo. El concejal rosarino perdió, pero ganó, como adelantó Letra P hace más de tres meses. Quedó a las puertas de la intendencia de Rosario, que finalmente ganó Pablo Javkin, pero, bien ponderado por Perotti, sería uno de sus laderos. Le tocaría en ese caso abandonar el Concejo rosarino, por lo que sería reemplazado por Alejandra Gómez Sáenz. Cuenta con experiencia vinculada al mundo laboral, ya que durante el kirchnerismo fue jefe de la delegación Rosario de la Anses.

 

 

Al Ministerio de Desarrollo Social iría el actual senador Danilo Capitani. Responde a María Eugenia Bielsa, de quien fue compañero de fórmula en las primarias provinciales, por lo que su designación se leería también como un aporte de la arquitecta a la victoria. Capitani ya mantuvo reuniones con los actuales responsables de la cartera y cambiaría Legislativo por Ejecutivo.

 

 

No es el único nombre del bielsismo que sonó para el gabinete. La ex concejala de Rosario Carola Nin mantuvo conversaciones con el perottismo para regresar al elenco que ya integró en la gobernación peronista de Jorge Obeid. La ladera de la arquitecta fue ministra de Educación y Cultura, áreas que se organizaban dentro de un mismo ministerio cuando el PJ comandaba los destinos de la provincia. pero que el socialismo luego desdobló cuando asumió.

 

 

El actual líder de los municipales santafesinos, Claudio Leoni, también ladero de Bielsa, estuvo en el radar de Perotti para la Subsecretaría de Municipios y Comunas. No es un ministerio, pero el área define el vínculo con los intendentes de toda la provincia. Mucha cintura y peso territorial. Pero el sindicalista, que fue precandidato a diputado provincial del bielsismo, le confirmó a Letra P que rechazó el ofrecimiento.

De la mano de Perotti (y el peronismo) volvería el Ministerio de Asuntos Hídricos que el ex gobernador Hermes Binner reconvirtió en Aguas, Servicios Públicos y Medio Ambiente y el actual Miguel Lifschitz en Infraestructura y Transporte. Carlos Maina sería el elegido por Perotti para el área. Rafaelino, es secretario de Desarrollo Urbano en la localidad que le dio vida política al futuro gobernador. Maina, que ya fue subsecretario de Infraestructura del Ministerio de Asuntos Hídricos en un gobierno peronista, tiene un perfil marcadamente técnico, experiencia y cuenta con la confianza del mandatario electo.

 

 

Finalmente, para el área sensible de Seguridad uno de los nombres que suena es el de Marcelo Saín, quien actualmente trabaja en Santa Fe como director del Organismo de Investigaciones, cargó al que accedió a través de un concurso que lo tuvo como único postulante. De extensa trayectoria en la problemática, Saín fue viceministro de Seguridad bonaerense entre 2002 y 2003 y primer director civil de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA).