X

Encabezado por Santilli y Macchiavelli, busca arrebatarle a Lammens los barrios periféricos, donde se hizo sentir el efecto conurbano. El desplazamiento de los técnicos y la apuesta por “la calle”.

Por 26/08/2019 18:46

A quince días de las PASO, el comando electoral de Horacio Rodríguez Larreta hace un reseteo de la campaña en la zona sur de la Ciudad de Buenos Aires luego de perder en esos barrios frente al candidato a jefe de Gobierno del Frente de Todos, Matías Lammens. Como contó Letra P, el Gobierno sufrió un efecto conurbano en las comunas 4 y 8, lindantes con la provincia de Buenos Aires, en los que el peronismo le sacó entre 4 y 17 puntos de ventaja a Juntos por el Cambio.

Como respuesta a esa derrota, Rodríguez Larreta reactivó la mesa territorial para que trabaje al 100% en los barrios de Villa Lugano, Villa Soldati, Villa Riachuelo, La Boca, Parque Patricios, Barracas y Pompeya, Se trata de zonas que están próximas a la provincia de Buenos Aires y, según la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) porteña, tienen los registros más bajos de ingresos per cápita y familiar.

 

 

La mesa, puesta en práctica en las últimas horas, la lidera el vicejefe de Gobierno, Diego Santilli, en vínculo directo con el jefe de campaña, Eduardo Macchiavelli, a cargo de la cobertura en todo el territorio del distrito. Este pelotón de armadores territoriales lo integran el ministro de Gobierno, Bruno Screnci Silva; el legislador porteño y apoderado del PRO, Claudio Romero; el titular del Instituto de Vivienda de la Ciudad (IVC), Juan Maquieyra; y el ex diputado porteño Roberto Quattromano.

A su vez, este reagrupamiento territorial, que incluye un desplazamiento de los cuadros técnicos amarillos, produjo el regreso de un operador barrial histórico del PRO: como en cada año impar, Néstor “el Turco” Abbas vuelve a la campaña para trabajar en la reelección de Rodríguez Larreta.

En la Comuna 4 (Boca, Parque Patricios, Pompeya y Barracas) Lammens le sacó más de cuatro puntos a Rodríguez Larreta y en la Comuna 8 (Villa Lugano, Villa Riachuelo y Villa Soldati) la diferencia fue de más de 17 puntos en favor del Frente de Todos. La primera comuna limita con los municipios bonaerenses de Avellaneda y Lanús; en tanto, la 8 limita también con Lanús y La Matanza, el bastión peronista donde el frente opositor le sacó más de 40 puntos de ventaja al macrismo.

Por otra parte, Alberto Fernández se impuso sobre Mauricio Macri en las mismas comunas y, también, en la 9, que incluye a los barrios de Mataderos, Liniers y Parque Avellanda y, también, limita con el municipio que gobierna Verónica Magario, compañera de fórmula del precandidato a gobernador bonaerense del kirchnerismo, Axel Kicillof.

 

 

FISCALIZACIÓN LOW COST. En el seno del PRO porteño se abrió un debate en torno a cómo encarar la fiscalización para las elecciones generales de octubre. La mesa territorial masculla bronca por los 200 pesos de viáticos que se abonó a los fiscales que cuidaron la boleta de Juntos por el Cambio en las PASO en la Ciudad y que proponen pagarle otra vez a cada uno de los militantes y voluntarios que lo hagan en octubre, a contramano de lo que aconsejó el comando de campaña nacional para el 11 de agosto, que reclamó un premio un poco más atractivo por la tarea.

Al mismo tiempo, hubo quejas en las capas militantes del oficialismo porteño por la “vianda limitada”.