X
Con el Clio en boxes, el candidato opositor prepara el segundo tramo de la campaña. Tuvo reuniones con intendentes y en su comando identifican algunos distritos donde podrían crecer hacia octubre.
Por 14/08/2019 20:39

Tras la victoria del domingo, el ahora candidato a gobernador Axel Kicillof afina la campaña para la elección general de octubre y mira los resultados distritales para trazar una hoja de ruta a futuro. Pide ayuda a los intendentes que ganaron, y que pueden aportarle aún más votos, y empieza a delinear visitas a distritos “que hay que reforzar”, entienden. Es probable que fin de mes vuelva a las recorridas. Antes, se reúne con candidatos locales como ocurrió este miércoles, cuando recibió en sus oficinas del centro porteño al intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, y a la diputada nacional y candidata más votada en Mar del Plata, Fernanda Raverta. 
 


“Ninguno de nosotros esperaba estos resultados. Fue impensado”. La frase partió del entorno del candidato en las primeras horas búnker del Frente de Todos, ya sobre la madrugada de este lunes. El ahora candidato a gobernador por la provincia de Buenos Aires le sacaba 17 puntos de ventaja a la gobernadora María Eugenia Vidal y hacía saltar todos los pronósticos. Tras los festejos empieza la evaluación el cómo seguir.

Luego del triunfo, el candidato bonaerense compartió un encuentro en el Instituto Patria junto a Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner, al que se sumó luego el candidato porteño, Matías Lammens.

El lunes, también entró a boxes el famoso auto que usó para la campaña. El Renault Clio modelo 2011 con el que supo construir su camino de precandidato y que es propiedad de su jefe de campaña en esta primera parte, Carlos Bianco, está estacionado en el mecánico. “Estamos dándole descanso al kicimóvil y le vamos a hacer un service para volver a la ruta”, bromean en el entorno del candidato. Ya le hicieron los amortiguadores delanteros nuevos, le cambiaron las bujías y cambio de aceite y filtros. Este jueves entra en el chapista para arreglarle la puerta de acompañante, que en la última excursión sufrió una dobladura mientras militantes pugnaban para conseguir una foto con Kicillof y se agarraron de la puerta. 

FASE DOS. Además de analizar los resultados del domingo, Kicillof ya piensa en lo que viene. Este miércoles recibió en sus oficinas de calle Piedras y Avenida de Mayo a algunos intendentes y candidatos para evaluar las elecciones a nivel distrital. Entre ellos estuvo Insaurralde. En el distrito con mayor peso electoral de la Tercera sección detrás de La Matanza, Kicillof se impuso ampliamente y sacó el 55% de los votos sobre los 26% que obtuvo Vidal. Además hubo nulo corte de boleta en el tramo local: Insaurralde también sacó el mismo porcentaje.

La relación entre Insaurralde y Kicillof se fortaleció en plena campaña. El intendente de Lomas es referente de un grupo importante de jefes comunales del peronismo y puso a disposición su estructura para la campaña bonaerense. En una recorrida por el interior bonaerense junto a Kicillof, Letra P dio cuenta de los tradicionales carteles de propaganda electoral al costado de la ruta: los puso Insaurralde. El intendente además estuvo al frente de la coordinación y vinculación de Kicillof con otros mandatarios locales, principalmente en el primer tramo de la campaña cuando todo era bastante caótico.

Kicillof también recibió a Raverta. Hablaron sobre la elección marplatense, donde la diputada nacional fue la que más votos sacó en la pelea local, aunque el global de Juntos por el Cambio (la interna entre Vilma Baragiola y Guillermo Montenegro) se impuso contra Todos. Pero el peronismo ganó en el tramo nacional (40% para Fernández contra 36% de Macri). La performance del frente peronista también sorprendió en la localidad costera y empujo para arriba las chances de Kicillof y Fernández. Votaron 382.965. A principio de año, Kicillof se animaba en Mar del Plata a insinuar con su postulación bonaerense.

Con los números claros de las PASO, también se avanza en un plan para pedirle ayuda a los intendentes que consideran pueden estirar más la ventaja. Un caso testigo que sueltan desde el comando de campaña de AK es el de Tapalqué. Si bien allí se ganó y es un distrito de bajo peso electoral, creen que el intendente Gustavo Cocconi puede estirar más la ventaja sobre Juntos por el Cambio. Ese diagnóstico triunfalista se traslada a otros municipios. Antes de septiembre es probable que Kicillof vuelve a subirse al kicimovil.

RECALCULANDO. Según supo Letra P, Kicillof y su equipo también están analizando cómo hacer las recorridas futuras. Uno de las nuevas formas de campaña puede llegar a ser con la presentación del libro en el cual participó: "Radiografía de la provincia de Buenos Aires. Crisis de un territorio en disputa". En la última semana antes de las PASO, hizo una prueba en La Plata: "Yo sigo en el modo presentación de libro, hablo como si no estuviéramos en un acto político. Se han inventado muchas cosas en la política, la birome, el dulce de leche. Se inventó también la presentación de libro/acto masivo político". 

Durante la presentación de ese libro -que escribieron además el economista Eduardo Basualdo, el sociólogo Pablo Manzanelli, la ex ministra de Seguridad Cecilia Rodríguez; el ex ministro de Salud Daniel Gollan, la diputada nacional Laura Alonso, el titular de Suteba, Roberto Baradel, y la ex ministra de Economía bonaerense Silvina Batakis-, Kicillof habló de la historia y los problemas estructurales de la provincia de Buenos Aires. Pidió "reconstruir la identidad bonaerense", en comparación con otras provincias. Sin dejar la lado las recorridas por fábricas y reuniones con distintos sectores, tampoco descarta empezar a hacer rodar esa forma de presentación de libro con color de acto político incluido, como hizo ese día y como hace la expresidenta con su libro Sinceramente.