X

La Liga Insaurralde: del conurbano al interior, con kirchnerismo incluido

El intendente de Lomas de Zamora se mueve como candidato a gobernador. Los intendentes del PJ que lo impulsan y sus lazos con La Cámpora. “De Lomas a la Provincia”, anuncia.
Por 21/03/2019 18:32

El intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, dio la semana pasada la primera señal pública de estar parado en el lugar donde varios intendentes bonaerenses lo ubicaron: la candidatura a gobernador de la provincia de Buenos Aires por el peronismo. Era una señal que esperaban los mandatarios que lo respaldan. Entre otros se cuentan los del conurbano Mariano Cascallares (Almirante Brown), Gabriel Katopodis (San Martín) y Juan Zabaleta, (Hurlingham) y los del interior Juan de Jesús (La Costa), Hugo Corvatta (Saavedra), Héctor Olivera (Tordillo), Gustavo Arrieta (Cañuelas), José Ferreira (Gumaniní), Ricardo Alessandro (Salto), Mauro Poletti (Ramallo) y Alejandro Acerbo (Daireux), además de legisladores provinciales, quienes ya hicieron públicas posturan en favor del lomense. 

 

 

“Yo quiero que los vecinos y vecinas de la provincia tengan esperanza y sepan que hay otro camino y lo estamos construyendo desde Lomas y el conurbano hacia toda la provincia y el país”, dijo Insaurralde días atrás tras participar de la jornada “Mujeres que florecen”, en la ciudad de Hurlingham, junto a Zabaleta. Dijo, además, que habla permanentemente con los bonaerenses, quienes le cuentan su preocupación porque “no llegan a fin de mes”. 

Después de haber dejado la banca como diputado nacional en 2014, a la que llegó encabezando la lista del Frente para la Victoria en la elección legislativa de 2013, Insaurralde fue blanco de críticas de sectores duros ubicados en los márgenes del kirchnerismo. Julián Domínguez, por aquel entonces presidente de la Cámara de Diputados, fue uno de los dirigentes que más lo cuestionó. Dijo sentirse “manoseado” por el lomense. Luego, Domínguez entraría en una guerra discursiva despiadada con Aníbal Fernández, con quien finalmente perdió la interna por la candidatura a la gobernación.

Insaurralde reconstruía canales de diálogo por lo bajo. Pasó el tiempo, la derrota del peronismo a nivel nacional y provincial, su reelección como intendente en el segundo distrito más poderoso del conurbano en 2015, y, entonces, el jefe comunal de Lomas emergió como nuevo referente para ponderar el rol de los intendentes en la toma de decisiones.

Llegó la elección legislativa de 2017 con Cristina Fernández de Kirchner como candidata a senadora nacional y los jefes comunales poblaron las listas seccionales de Unidad Ciudadana. El rol de Insaurralde fue clave para conseguir esa foto. 

El jefe comunal ofició de enlace entre los intendentes, aún astillados electoralmente por la victoria de Vidal de 2015, y el Instituto Patria, que era la estructura en la que se apoyaba Cristina. Hubo un par de encuentros, en reserva, que lo tenían a él como uno de los dos protagonistas principales: el otro era el diputado nacional Máximo Kirchner. Casi siempre lo escoltaba al lomense su mano derecha y legislador bonaerense Federico Otermin. A Máximo lo acompañaba el diputado nacional Rodrigo “Rodra” Rodríguez y el diputado provincial Juan Facundo Tignanelli.

 

 

Con Cambiemos en el poder, Insaurralde reforzó el vínculo con Máximo y tuvo más habitualidad con la ex presidenta. Esa relación también le sirvió para trasladarlo a otros distritos que hoy el intendente mira con atención en lo que hace a candidaturas y proyección electoral del peronismo: Mayra Mendoza en Quilmes y Fernanda Raverta en Mar del Plata. Dos diputadas nacionales con poder decisión dentro de La Cámpora.

Algunos intendentes vieron en esos gestos de Insaurralde un factor positivo. Tendió puentes y logró que algunos mandatarios pongan a su gente en las listas a diputados y senadores provinciales. Otros fueron más allá y, a mediados de año pasado, le pidieron que sea candidato o al menos que lo vaya analizando. 

Fueron 13 los mandatarios que se lo pidieron. Andrés Watson (Florencio Varela), Fernando Gray (Esteban Echeverría), Mariano Cascallares (Almirante Brown), Gabriel Katopodis (San Martín), Ariel Sujarchuk (Escobar), Juan Zabaleta (Hurlingham), Gustavo Arrieta (Cañuelas), Leonardo Nardini (Malvinas Argentinas), Alberto Descalzo (Ituzaingó), Osvaldo Cáffaro (Zárate), Hugo Corvatta (Saavedra), Alejandro Acerbo (Daireaux) y Néstor Álvarez (Guaminí). Como contó Letra P en aquel entonces, esos intendentes avizoraron la tormenta económica y coincidieron en que Vidal –que hasta ese momento surfeaba la crisis- podía perder una elección. Pero para eso había que tener un candidato de fueste. 

Si bien todavía no hay un esquema de campaña instalado alrededor del lomense -que por ahora no abandona la gestión local-, en el distrito de la Tercera coinciden en que Insaurralde tiene un alto nivel de conocimiento y que, de los posibles candidatos peronistas para la gobernación, él es el que más llega al votante que tuvo Florencio Randazzo en 2017 o al del Frente Renovador de Sergio Massa

Además, en un plano de candidatura nacional de Cristina, Insaurralde –empiezan a evaluar cerca del lomense- le podría aportar esa cuota no tan kirchnerista que Unidad Ciudadana necesita para sumar volumen electoral. Una señal de esto fue el respaldo que surgió hacia la posible candidatura que hizo el partido “Integrar” el mes pasado.

“Integrar” es la fuerza política que encabeza el concejal de Tandil y ex diputado provincial Mauricio D’Alessandro y el ex legislador porteño Daniel Amoroso. También están en ese espacio el intendente de Chivilcoy, Guillermo Britos, y el diputado provincial Fabio Britos

CONURBANO’S. Además de Insaurralde, la intendenta de La Matanza, Verónica Magario, aparece como posible postulante fuerte para la gobernación bonaerense. No se baja tampoco de ese estrado el diputado nacional Fernando Espinoza

Como contó Letra P, Magario cuenta con el respaldo explícito de un grupo de alrededor de 20 jefes comunales del interior bonaerense. Insaurralde tiene el acompañamiento de algunos pares del conurbano en distritos de peso y otros del interior. Sin embargo, tanto en La Matanza como en Lomas descartan una interna. Todo saldrá del consenso.

“Con Fernando y Magario, Martín tiene buena relación”, dice un asesor del intendente. De hecho, Insaurralde estuvo en la reunión previa al Congreso del PJ bonaerense que en febrero de este año se reunió en La Matanza donde los protagonistas fueron los locales.

 


Insaurralde y Magario (Foto: AGLP) 

 

El presidente del PJ bonaerense e intendente de Esteban Echevarría, Fernando Gray, no elige un favorito. Se escuda en su rol para evitar pronunciamientos, aunque se animó a decir ante la consulta de Letra P que el candidato “debe ser un intendente o intendenta”. Cuando en diciembre de 2017 la negociación interna por la conducción del PJ levantaba vuelo, Insaurralde jugó un pleno por la dupla Menéndez-Gray. Y, siempre, el intendente de Echevarría se movió en tándem con su par lomense. 

BENDICIONES. Además del plan de una candidatura -que hasta el momento no explicitó-, Insaurralde también tiene algunas apuestas en distritos que gobierna Cambiemos. Se trata de dirigentes peronistas que buscarán ganar la intendencia. 

En Pilar, el concejal peronista, Federico Achával es el número puesto. El dirigente está decidió a pelarle mano a mano la intendencia a Nicolás Ducoté. Lo mismo pasa en San Vicente, con Nicolás Mantegazza. El joven concejal es titular del PJ local y del esquema de Innsaurralde y buscará ganarle la elección al candidato de Cambiemos que podría ser el actual intendente Mauricio Gómez

Berisso es el gran desafío. Recuperar el km 0 del peronismo, hoy gobernado por el radical Jorge Nedela, es hasta simbólico. Allí Juan Ignacio Mincarelli será el precandidato con el auspicio de Insaurralde. 

  

 

VIERNES. Recién cuando se cierren las candidaturas y si finalmente lo sea, Insaurralde saldría en ese rol a recorrer la provincia mientras mantiene la atención en la gestión diaria de su municipio. Sin embargo, habrá un día a la semana en que visitará algunos municipios “como hombre del peronismo que es”. 

En efecto, los viernes a Insaurralde se lo podrá ver fuera de Lomas. La semana pasada fue a Hurlingham, adonde dio la primera señal. Esta semana irá a Pilar y se mostrará con el concejal Achaval. ¿La sucesión lomense? Es un misterio. Como no hay candidatura firme no hay sucesor, o sucesora, a la vista. Sin embargo, el diputado del bloque del PJ Unidad y Renovación y mano derecha del mandatario, Otermin, viene recorriendo intensamente el distrito: es una pista.

La lógica de recorrida durante el pre fin de semana también la comparte el diputado nacional kirchnerista Axel Kicillof, el tercer postulante de fuste en la conversación bonaerense del peronismo, quien aprovecha ese día de la semana para conocer el interior bonaerense. Al tridente Magario, Insaurralde, Kicillof hay que sumarle al jefe comunal de San Antonio de Areco, Francisco Paco Durañona, el primero en decir que quería ser candidato. Insaurralde no lo dice, pero su nombre sigue apareciendo en encuestas.

La Liga Insaurralde: del conurbano al interior, con kirchnerismo incluido

El intendente de Lomas de Zamora se mueve como candidato a gobernador. Los intendentes del PJ que lo impulsan y sus lazos con La Cámpora. “De Lomas a la Provincia”, anuncia.

El intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, dio la semana pasada la primera señal pública de estar parado en el lugar donde varios intendentes bonaerenses lo ubicaron: la candidatura a gobernador de la provincia de Buenos Aires por el peronismo. Era una señal que esperaban los mandatarios que lo respaldan. Entre otros se cuentan los del conurbano Mariano Cascallares (Almirante Brown), Gabriel Katopodis (San Martín) y Juan Zabaleta, (Hurlingham) y los del interior Juan de Jesús (La Costa), Hugo Corvatta (Saavedra), Héctor Olivera (Tordillo), Gustavo Arrieta (Cañuelas), José Ferreira (Gumaniní), Ricardo Alessandro (Salto), Mauro Poletti (Ramallo) y Alejandro Acerbo (Daireux), además de legisladores provinciales, quienes ya hicieron públicas posturan en favor del lomense. 

 

 

“Yo quiero que los vecinos y vecinas de la provincia tengan esperanza y sepan que hay otro camino y lo estamos construyendo desde Lomas y el conurbano hacia toda la provincia y el país”, dijo Insaurralde días atrás tras participar de la jornada “Mujeres que florecen”, en la ciudad de Hurlingham, junto a Zabaleta. Dijo, además, que habla permanentemente con los bonaerenses, quienes le cuentan su preocupación porque “no llegan a fin de mes”. 

Después de haber dejado la banca como diputado nacional en 2014, a la que llegó encabezando la lista del Frente para la Victoria en la elección legislativa de 2013, Insaurralde fue blanco de críticas de sectores duros ubicados en los márgenes del kirchnerismo. Julián Domínguez, por aquel entonces presidente de la Cámara de Diputados, fue uno de los dirigentes que más lo cuestionó. Dijo sentirse “manoseado” por el lomense. Luego, Domínguez entraría en una guerra discursiva despiadada con Aníbal Fernández, con quien finalmente perdió la interna por la candidatura a la gobernación.

Insaurralde reconstruía canales de diálogo por lo bajo. Pasó el tiempo, la derrota del peronismo a nivel nacional y provincial, su reelección como intendente en el segundo distrito más poderoso del conurbano en 2015, y, entonces, el jefe comunal de Lomas emergió como nuevo referente para ponderar el rol de los intendentes en la toma de decisiones.

Llegó la elección legislativa de 2017 con Cristina Fernández de Kirchner como candidata a senadora nacional y los jefes comunales poblaron las listas seccionales de Unidad Ciudadana. El rol de Insaurralde fue clave para conseguir esa foto. 

El jefe comunal ofició de enlace entre los intendentes, aún astillados electoralmente por la victoria de Vidal de 2015, y el Instituto Patria, que era la estructura en la que se apoyaba Cristina. Hubo un par de encuentros, en reserva, que lo tenían a él como uno de los dos protagonistas principales: el otro era el diputado nacional Máximo Kirchner. Casi siempre lo escoltaba al lomense su mano derecha y legislador bonaerense Federico Otermin. A Máximo lo acompañaba el diputado nacional Rodrigo “Rodra” Rodríguez y el diputado provincial Juan Facundo Tignanelli.

 

 

Con Cambiemos en el poder, Insaurralde reforzó el vínculo con Máximo y tuvo más habitualidad con la ex presidenta. Esa relación también le sirvió para trasladarlo a otros distritos que hoy el intendente mira con atención en lo que hace a candidaturas y proyección electoral del peronismo: Mayra Mendoza en Quilmes y Fernanda Raverta en Mar del Plata. Dos diputadas nacionales con poder decisión dentro de La Cámpora.

Algunos intendentes vieron en esos gestos de Insaurralde un factor positivo. Tendió puentes y logró que algunos mandatarios pongan a su gente en las listas a diputados y senadores provinciales. Otros fueron más allá y, a mediados de año pasado, le pidieron que sea candidato o al menos que lo vaya analizando. 

Fueron 13 los mandatarios que se lo pidieron. Andrés Watson (Florencio Varela), Fernando Gray (Esteban Echeverría), Mariano Cascallares (Almirante Brown), Gabriel Katopodis (San Martín), Ariel Sujarchuk (Escobar), Juan Zabaleta (Hurlingham), Gustavo Arrieta (Cañuelas), Leonardo Nardini (Malvinas Argentinas), Alberto Descalzo (Ituzaingó), Osvaldo Cáffaro (Zárate), Hugo Corvatta (Saavedra), Alejandro Acerbo (Daireaux) y Néstor Álvarez (Guaminí). Como contó Letra P en aquel entonces, esos intendentes avizoraron la tormenta económica y coincidieron en que Vidal –que hasta ese momento surfeaba la crisis- podía perder una elección. Pero para eso había que tener un candidato de fueste. 

Si bien todavía no hay un esquema de campaña instalado alrededor del lomense -que por ahora no abandona la gestión local-, en el distrito de la Tercera coinciden en que Insaurralde tiene un alto nivel de conocimiento y que, de los posibles candidatos peronistas para la gobernación, él es el que más llega al votante que tuvo Florencio Randazzo en 2017 o al del Frente Renovador de Sergio Massa

Además, en un plano de candidatura nacional de Cristina, Insaurralde –empiezan a evaluar cerca del lomense- le podría aportar esa cuota no tan kirchnerista que Unidad Ciudadana necesita para sumar volumen electoral. Una señal de esto fue el respaldo que surgió hacia la posible candidatura que hizo el partido “Integrar” el mes pasado.

“Integrar” es la fuerza política que encabeza el concejal de Tandil y ex diputado provincial Mauricio D’Alessandro y el ex legislador porteño Daniel Amoroso. También están en ese espacio el intendente de Chivilcoy, Guillermo Britos, y el diputado provincial Fabio Britos

CONURBANO’S. Además de Insaurralde, la intendenta de La Matanza, Verónica Magario, aparece como posible postulante fuerte para la gobernación bonaerense. No se baja tampoco de ese estrado el diputado nacional Fernando Espinoza

Como contó Letra P, Magario cuenta con el respaldo explícito de un grupo de alrededor de 20 jefes comunales del interior bonaerense. Insaurralde tiene el acompañamiento de algunos pares del conurbano en distritos de peso y otros del interior. Sin embargo, tanto en La Matanza como en Lomas descartan una interna. Todo saldrá del consenso.

“Con Fernando y Magario, Martín tiene buena relación”, dice un asesor del intendente. De hecho, Insaurralde estuvo en la reunión previa al Congreso del PJ bonaerense que en febrero de este año se reunió en La Matanza donde los protagonistas fueron los locales.

 


Insaurralde y Magario (Foto: AGLP) 

 

El presidente del PJ bonaerense e intendente de Esteban Echevarría, Fernando Gray, no elige un favorito. Se escuda en su rol para evitar pronunciamientos, aunque se animó a decir ante la consulta de Letra P que el candidato “debe ser un intendente o intendenta”. Cuando en diciembre de 2017 la negociación interna por la conducción del PJ levantaba vuelo, Insaurralde jugó un pleno por la dupla Menéndez-Gray. Y, siempre, el intendente de Echevarría se movió en tándem con su par lomense. 

BENDICIONES. Además del plan de una candidatura -que hasta el momento no explicitó-, Insaurralde también tiene algunas apuestas en distritos que gobierna Cambiemos. Se trata de dirigentes peronistas que buscarán ganar la intendencia. 

En Pilar, el concejal peronista, Federico Achával es el número puesto. El dirigente está decidió a pelarle mano a mano la intendencia a Nicolás Ducoté. Lo mismo pasa en San Vicente, con Nicolás Mantegazza. El joven concejal es titular del PJ local y del esquema de Innsaurralde y buscará ganarle la elección al candidato de Cambiemos que podría ser el actual intendente Mauricio Gómez

Berisso es el gran desafío. Recuperar el km 0 del peronismo, hoy gobernado por el radical Jorge Nedela, es hasta simbólico. Allí Juan Ignacio Mincarelli será el precandidato con el auspicio de Insaurralde. 

  

 

VIERNES. Recién cuando se cierren las candidaturas y si finalmente lo sea, Insaurralde saldría en ese rol a recorrer la provincia mientras mantiene la atención en la gestión diaria de su municipio. Sin embargo, habrá un día a la semana en que visitará algunos municipios “como hombre del peronismo que es”. 

En efecto, los viernes a Insaurralde se lo podrá ver fuera de Lomas. La semana pasada fue a Hurlingham, adonde dio la primera señal. Esta semana irá a Pilar y se mostrará con el concejal Achaval. ¿La sucesión lomense? Es un misterio. Como no hay candidatura firme no hay sucesor, o sucesora, a la vista. Sin embargo, el diputado del bloque del PJ Unidad y Renovación y mano derecha del mandatario, Otermin, viene recorriendo intensamente el distrito: es una pista.

La lógica de recorrida durante el pre fin de semana también la comparte el diputado nacional kirchnerista Axel Kicillof, el tercer postulante de fuste en la conversación bonaerense del peronismo, quien aprovecha ese día de la semana para conocer el interior bonaerense. Al tridente Magario, Insaurralde, Kicillof hay que sumarle al jefe comunal de San Antonio de Areco, Francisco Paco Durañona, el primero en decir que quería ser candidato. Insaurralde no lo dice, pero su nombre sigue apareciendo en encuestas.