X

La cosecha récord del prediKador

Contra todos los pronósticos, Kicillof arrasó por 17 puntos sobre Vidal. Arrolló en el conurbano y quedó mano a mano en las grandes ciudades del interior.
Contra todos los pronósticos, Kicillof arrasó por 17 puntos sobre Vidal. Arrolló en el conurbano y quedó mano a mano en las grandes ciudades del interior.
Por 11/08/2019 23:22

El precandidato del Frente de Todos a la gobernación bonaerense, Axel Kicillof, se impuso este domingo en las elecciones Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) ante la gobernadora María Eugenia Vidal, la figura más taquillera que tenía el Gobierno para la pelea electoral. Pese a que las encuestas marcaban una diferencia de no más de ocho puntos, el ex ministro de Economía sacó una ventaja de 17 puntos. Casi irremontable. De esta manera, se perfila con chances reales de quedarse con la victoria en las elecciones de octubre. En la construcción del batacazo, la Primera y la Tercera secciones electiraes fueron claves, pero también hizo una buena elección en La Plata y en el interior quedó en situación de paridad. 

En la previa, el postulante de Todos llegaba con algunos puntos arriba en los sondeos. Pero con una ventaja muchísimo menor a la que finalmente se conoció este domingo. Lo dicho: la clave de la victoria bonaerense se dio en buena parte por el conurbano, donde los intendentes del PJ traccionaron a favor de la lista de Todos, en tanto en las grandes localidades del interior quedó mano a mano, 

Con el correr de las horas, la calma y cautela habían empezado a transformarse en un clima de festejo a medida que iban conociéndose los datos en el Centro Cultura C, en el barrio porteño de Chacarita, donde funcionó el búnker peronista. Luego de que Felipe Solá saliera ante los medios a pedir que el Gobierno diera a conocer los números, empezó a sonar cumbia y no paró más. La fiesta estaba en gateras. La gente ya se movía al ritmo de artistas tan diversos como Damas Gratis y La Renga, Calle 13 y Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota.
  


Junto a su compañera de fórmula, la intendenta de La Matanza Verónica Magario (Foto: Ignacio Amiconi/AGLP)


Operadores de Todos estimaban que en la Tercera sección electoral se daban resultados casi similares a los de 2007 y 2011. El conurbano sur fue una avalancha: 56 puntos para Todos en la pelea bonaerense. 

Martín Insaurralde (Lomas de Zamora) y Fernando Gray (Esteban Echevarría) quedaron al filo de superar el 50% de los votos. Ineludiblemente, esa performance ayudó a Kicillof. Con el 70% de las mesas escrutadas, la fórmula Kicillof-Magario alcanzaba más del 56% de los votos en la región más caliente de la provincia. 

Todo el interior bonaerense respaldó a Cambiemos en las elecciones de 2015 y 2017. Este domingo, la foto cambió.

También en la Primera, los intendentes Gabriel Katopodis (San Martín), Juan Zabaleta (Hurlingham) y Gustavo Menéndez (Merlo) empujaron fuerte al binomio Kicillof-Magario. En Hurlingham, la dupla bonaerense de Todos superó el 50% de los votos sobre el 28% de Vidal-Salvador.

Una elección que también resultó clave para la victoria de Kicillof fue la que se dio en La Plata. En la capital bonaerense, el global del Frente de Todos superó al intendente PRO Julio Garro por 10 puntos, otro cálculo insospechado. 

Pero el interior también hizo su aporte, que fue más significativo en el gesto político que en la cantidad de votos en sí. Todo el interior bonaerense respaldó a Cambiemos en las elecciones de 2015 y 2017. Este domingo, la foto cambió. Un caso testigo: en Olavarría, el candidato de Todos, Federico Aguilera, quedó a tres puntos de Ezequiel Galli. Lo mismo pasó en Bahía Blanca. En 2017, Cambiemos se impuso en ese distrito con una diferencia de 30 puntos. Este domingo quedaron voto a voto. La campaña del Clio daba resultados. 

 

 

Pasadas las las 23, Kicillof salió al escenario junto a su compañera de fórmula y el grueso de los dirigentes de Todos. Primero habló el precandidato porteño Matías Lammens, luego Máximo Kirchner y el líder del Frente Renovador, Sergio Massa. "Olé, olé, olé, olé Sergio, Sergio", le cantaron. "La Argentina que viene es de unidad y trabajo", dijo. Massa fue un todo terreno en la campaña bonaerense y estuvo siempre al lado de Kicillof. 

"Soy de la provincia, soy bonaerense y cuando construimos esta nueva coalición muchos decían 'cómo van a hacer para hacer campaña estos dos tipos'. Quiero decirte, Axel, que hoy los bonaerenses te dieron una enorme cuota de confianza para gobernar la provincia de Buenos Aires. Quiero presentarles al próximo gobernador de la provincia de Buenos Aires", cerró ante una ovación. 

"Qué buenas noches hoy, la verdad es que es un día lleno de felicidad, porque ustedes saben que esta ha sido una campaña muy desigual. Hicimos 80 mil kilómetros. Una campaña en la que no se gastó, aprendimos muchísimo", dijo el ahora candidato y favorito para la pelea de octubre.

Agradeció a los bonaerenses. "Este triunfo significa que la mayoría de los bonaerenses quiere una provincia distinta, y ponerla en marcha", remarcó.

Ni el entorno de Kicillof imaginaba la abultada diferencia que cosechó este domingo. Las lecturas más optimistas daban ocho puntos de diferencia entre el ex ministro de Economía y Vidal. 

"Queremos gobernar la provincia de Buenos Aires con todos los sectores. Con los que nos votaron y los que no nos votaron. Vamos a seguir haciendo lo mismo, escuchando, abrazando, comprendiendo, vamos a seguir sumando, vamos a multiplicar para poner en marcha la provincia de Buenos Aires, entre todos. Eso es lo que necesitamos, muchas gracias", cerró. Le dio paso al candidato a presidente Alberto Fernández. Como hizo Massa con él, lo presentó como "el futuro presidente de todos los argentinos". Arrancó "Salir al sol", de Fito Páez, y Fernández saludó: "Gracias, Argentina".