X
Cornejo y Morales frizaron la discusión por el cierre de listas. Se concentrarán en Mendoza y Jujuy, con elecciones este domingo. “¿A quién dedicarán el triunfo si ganan?”, se preguntan en la Rosada.
Por 06/06/2019 17:24

La Unión Cívica Radical (UCR) se concentrará en sus territorios y, para eso, le puso un freno a las negociaciones con el PRO de Mauricio Macri por el cierre de listas. Ambos espacios, socios en Cambiemos, acordaron una especie de tregua hasta el lunes, cuando se retomarán los diálogos una vez culminadas las elecciones en Mendoza y Jujuy.

La decisión se tomó en el seno de la UCR, que preside el mendocino Alfredo Cornejo, y luego fue trasladada al macrismo. El tema se discutió en la reunión del G6 radical -el grupo de dirigentes que negocia con el PRO tras la Convención Radical- y luego los popes del radicalismo lo blanquearon ante el PRO el martes en la Casa Rosada, tras una tensa reunión.

 

 

Cornejo no es candidato pero se cargó la campaña a gobernador de Mendoza de Rodolfo Suárez al hombro y recorrió la provincia para garantizar el triunfo de su delfín en la interna oficialista contra el candidato macrista Omar De Marchi, que nunca desistió de su candidatura y corre con el aval del PRO. Las primarias en el frente Cambia Mendoza (UCR + PRO) serán el foco de atención de la jornada electoral del domingo, a pesar de que también hay comicios ejecutivos en Jujuy, Chubut y Entre Ríos.

Las encuestas que circulan en Balcarce 50 lo posicionan a Suárez como ganador de la interna y como el candidato que más votos acumularía en la provincia cuyana. Lo mismos números se barajan en Mendoza y el oficialismo provincial se congregará en el Hotel Aconcagua, donde se instalará desde las 15 a la espera de los resultados. 

 

 

La decisión de frizar las negociaciones nació del radicalismo, pero el PRO también celebró y compartió la propuesta. Será una tregua de cinco días que beneficia a ambos: el radicalismo se concentrará en sus terruños para garantizar su estructura y el macrismo retrasa el diálogo a la espera de que el reclamo por ir a internas para dirimir el candidato presidencial se diluya en el tiempo.

En tanto, el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, también se concentrará en su reelección y pidió posponer las negociaciones hasta nuevo aviso. El jujeño lidera las encuestas y corre con ventaja a raíz de la fragmentación del peronismo en esa provincia.

 

 

Por otra parte, en el PRO se preguntan qué dirán los mandatarios radicales al conocerse los resultados finales. “¿A quién dedicarán el triunfo si ganan?”, se preguntan en la Casa Rosada, luego de la jornada de tensión en la que radicales y macristas discutieron en duros términos por candidaturas, la posibilidad de ir a internas y la eterna pelea en torno a una presunta ampliación de Cambiemos.

Tanto Morales como Cornejo resolvieron desdoblar la elección para desmarcarse del Gobierno, hicieron campañas locales y esquivaron pegarse a la gestión de Macri, cuya imagen e intención de voto está muy por debajo que la de los caciques radicales.