X

Vale cuatro: la UCR resiste y presiona a Macri para ampliar la alianza

Entre líneas, el radicalismo también insiste en competir en las PASO por la candidatura presidencial. Para cargos electivos, pide libertad de acción en cada distrito.
Por 22/05/2019 10:22

La Unión Cívica Radical (UCR) no da el brazo a torcer e insistirá en su reclamo de una "ampliación" de Cambiemos y en la posibilidad de presentar un precandidato presidencial propio en las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) para que compita con Mauricio Macri. Como respuesta a la amenaza del PRO de ir a "internas totales" para todos los cargos y en todos los distritos, el radicalismo sacó a relucir un borrador con los puntos finales que se aprobarían en la Convención Nacional del próximo lunes 27 en Parque Norte, que incluye aquellas posturas.

Bajo el sugestivo título de "Una nueva coalición de gobierno para construir una Argentina sana y previsible", el presidente del partido, Alfredo Cornejo, hizo público el pliego de condiciones que le elevará al PRO la semana próxima. La redacción del texto quedó en manos del mendocino y cuenta con el aval de la cúpula del radicalismo que cenó la semana pasada en el restaurante Plaza Mayor: el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales; el jefe del interbloque de Cambiemos en Diputados, Mario Negri; su par en el Senado, Luis Naidenoff; el ex senador Ernesto Sanz y Enrique "Coti" Nosiglia, entre otros.

 

 

Como contó Letra P, las claves del documento radican en la exigencia de una ampliación de la coalición gubernamental y en plantear una interna entre Mauricio Macri y un postulante del radicalismo, idea que el partido amarillo busca dinamitar sistemáticamente.

Además, la cúpula de la UCR reclama la libertad de que sus listas para cargos legislativos (nacionales, provinciales y distritales) adhieran a cualquier boleta ejecutiva. Esto contempla la posibilidad de ir junto a Macri, a la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, y al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, o de sumarse a cualquier candidato que les compita a cada uno de ellos por fuera de Cambiemos. Proponen un Cambiemos flex, algo indigerible para la Casa Rosada.

 

 

 

Se trata de una reacción clara a la amenaza de Macri y del jefe de Gabinete, Marcos Peña, de dirimir candidatos de todas las categorías bajo la modalidad de las PASO. El radicalismo mantiene la probabilidad de ir a internas para dirimir la candidatura presidencial de Cambiemos, pero desea lograr acuerdos para las listas de legisladores y evitar lo que califican como "una carnicería" interna.

El documento de ocho páginas contiene un detalle que en la Casa Rosada fue leído como una "viveza". En el apartado sobre las resoluciones que tomaría la Convención, el radicalismo plantea "ratificar los acuerdos políticos nacionales aprobados por la Convención Nacional en su sesión del 15 de marzo de 2015". En ningún momento habla de Cambiemos. Según pudo reconstruir Letra P, el debate sobre las palabras exactas del documento tuvo como conclusión evitar la frase explícita "ratificar Cambiemos" para "dejar en claro que queremos ampliar y no dejar todo como está".

"Es un mensaje para contener a quienes hoy nos piden ir a una ampliación", reconocen en el Comité Nacional de la UCR. Apuntan en especial a Ricardo Alfonsín, que desde la provincia de Buenos Aires asegura que llevará "cien votos contra Cambiemos" a Parque Norte. Sin embargo, la cúpula del radicalismo cuenta con los sufragios necesarios para ratificar la pertenencia a la coalición. En el poroteo entre Cornejo, Nosiglia y Morales, que, como contó Letra P, serán los "delegados" que negociaron en nombre de todo el partido ante el PRO, la posición de refrendar la alianza de 2015 lleva las de ganar. No obstante, este sector del partido busca evitar que la Casa Rosada salga primero a instalar que la UCR "ratificó Cambiemos" porque, insiste, en el radicalismo hay "una intención manifiesta de ampliar la base y forjar una nueva coalición de gobierno".

 

 

El documento lo deja claro: "Procurar su ampliación en una nueva coalición para participar en las próximas elecciones nacionales y distritales a otros partidos o sectores políticos que estén comprometidos con la defensa del sistema republicano, representativo y federal y que compartan los lineamientos generales de gobierno de la Unión Cívica Radical", según reza el artículo 1 del apartado de resoluciones. En tanto, el pedido de una interna presidencial en Cambiemos queda deslucido al lado del reclamo de ampliación, que arrastra críticas y hasta planteos de "irracionalidad" por buscar acuerdos con sectores que advierten que no trabajarían con el macrismo, como el socialismo de Miguel Lifschitz o el peronismo federal.

Uno de los últimos artículos del resumen de las resoluciones que votaría la Convención exige que los reglamentos electorales de las alianzas nacionales y distritales "deberán establecer las mismas condiciones respecto a los requisitos de los precandidatos/as, órganos, integración de las listas que las acordadas en el año 2015 para la constitución de Cambiemos". Ese punto esconde otra riña con el PRO: el macrismo busca, si prospera la opción de ir a internas, establecer un piso del 25% para el reparto final de las nóminas definitivas, pero el radicalismo presiona para que se repita el 15% de hace cuatro años.

El documento que marca el posicionamiento de la UCR cuenta con el aval de la plana mayor del radicalismo, pero afloran los cruces por el título y por el primer párrafo del articulado de resoluciones. Cornejo, Nosiglia y Morales apuestan a mantener el texto como está, pero el tucumano José Cano y el sector de Radicales en Cambiemos, que integran Jesús Rodríguez y Facundo Suárez Lastra, propone "suavizar" el contenido.