11|8|2022

El lancero de Peña en la guerra interna con Frigerio

27 de febrero de 2019

27 de febrero de 2019

Detrás de la imagen monolítica que busca transmitir la Casa Rosada, las diferencias dentro del Gabinete no concluyeron y giran en torno a la relación con la UCR. El traspié en Asia con Lousteau. 

Los preparativos de la “pre campaña” electoral para este año, cuando Cambiemos buscará revalidar los títulos por otros cuatro años en el poder, no tienen la misma geografía interna de las experiencias anteriores. Detrás de la imagen monolítica que busca mostrar la Casa Rosada para transitar este ciclo de elecciones, en el gabinete laten tensiones internas que comienzan a ser inocultables. Una de ellas tiene como protagonista al secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis, que busca mostrarse como uno de los interlocutores políticos del presidente Mauricio Macri con los socios de Cambiemos y también con distintos mandatarios provinciales.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Ambos roles son parte de las funciones que tiene a su cargo el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, como titular de la cartera política del Poder Ejecutivo, tanto en la negociación con los gobernadores como en el diseño de las listas de Cambiemos en distintas provincias del país. 

 

Sin embargo, desde que Macri concluyó sus vacaciones intermitentes en la localidad patagónica de Villa la Angostura y regresó a la Casa Rosada, de Andreis comenzó a tomar otro perfil, con el respaldo y auspicio del jefe de Gabinete, Marcos Peña. El secretario general de la Presidencia y el ministro coordinador son parte del entorno más cercano de Macri. Integran el sector que ha mantenido tensiones internas en el gabinete con el “ala política” que encabeza Frigerio y el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó. A pesar de las versiones que retumban en distintos despachos de Balcarce 50, en la cartera de Interior negaron la existencia de esas diferencias. 

 

Millonarios. De Andreis y Frigerio, juntos en la cuarta cena solidaria de la Fundación del Club River Plate. (Foto Infobae)

 

 

La primera señal de ese reposicionamiento y de las intrigas que desató surgió a través de distintos medios en torno a la relación con el radicalismo, pero especialmente sobre la interna de Cambiemos en Córdoba, entre el intendente de la capital provincial, Ramón Mestre, y el diputado nacional Mario Negri. Según pudo saber Letra P, hasta la confirmación irreversible de la interna en tierra cordobesa, el secretario general de la Presidencia fue uno de los funcionarios que apostó a bajar a Mestre de sus ambiciones por disputar la candidatura a gobernador provincial. Aseguró, a quien pudiera escucharlo, que podía evitar la interna local a cambio de proponerle a Mestre un cargo dentro del gabinete nacional de un eventual segundo mandato de Macri.

 

La interna (en una provincia que no tiene PASO) finalmente no pudo ser evitada por la Casa Rosada y los precandidatos ya transitan la recta final para una disputa que concluirá el 17 de marzo. En esa fecha, Cambiemos definirá al candidato a gobernador que se medirá con el peronista Juan Schiaretti, que busca su reelección en el cargo.

 

 

 

Así como la interna cordobesa divide aguas en Cambiemos, la relación con la UCR también acumula divergencias. Peña y de Andreis son los encargados de obturar toda posibilidad de definir una formula presidencial del oficialismo con el radicalismo en las PASO nacionales de agosto. Fueron los responsables de limar, por todos los medios, la invitación que le habría formulado Monzó al ex embajador en los Estados Unidos y ex candidato porteño, Martín Lousteau, para participar de la gira oficial por India y Vietnam que concluyó Macri este fin de semana. 

 

Durante el periplo por el extranjero, Guga insistió con disputar la candidatura presidencial de Cambiemos en las PASO de agosto. El mensaje cayó como una piedra en el entorno presidencial. Los mismos detractores de Lousteau también fueron los encargados de descartar un encuentro de Macri con Monzó durante la gira, aunque estaba prevista una reunión para definir el futuro del actual titular de la Cámara Baja.

 

 

 

Ese sobregiro volvió a evidenciar las diferencias que rodean al Presidente, mientras la cartera política avanza en una serie de acuerdos con la UCR para disciplinar internas en distintas provincias, como sucedió en Santa Fe, donde el intendente local, José Corral, fue ungido como candidato de Cambiemos en esa provincia luego de una dura disputa con el macrista Federico Angelini.

 

En su hoja de ruta, Frigerio tiene previsto buscar soluciones en otros distritos calientes, como Tucumán, dentro de una serie de negociaciones con la UCR, que de Andreis busca resistir en el marco de una sorda disputa por los armados provinciales de Cambiemos, donde Peña es su principal soporte.