X
Como gran parte del equipo del gobernador electo, integró el Ministerio de Economía durante el kirchnerismo. Suena para encabezar Infraestructura. Experiencia en Mercedes y agenda futura.
Por 04/12/2019 12:47

Es noviembre de 2017. El intendente de Mercedes, el camporista Juan Ustarroz, agradece a Agustín Simone su gestión en la Secretaría de Hacienda: “Se han cumplido los objetivos: sanear la economía, generar fondos propios, mejorar la recaudación de la Municipalidad”, describe el jefe comunal. La crónica de aquel día indica que su salida del gobierno local obedecía a una necesidad de instalarse definitivamente en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Nadie vaticinaba públicamente que dos años después su nombre aparecería vinculado a la coordinación de un ministerio de la provincia de Buenos Aires, uno de los más importantes de la administración bonaerense, la cartera de Infraestructura y Servicios Públicos.

Como en un juego de palabras, desde noviembre de 2016 Roberto Gigante conduce una de las áreas más gigantes de la estructura ministerial bonaerense. En ese rol no sólo fue el encargado de digitar el importante presupuesto destinado a moldear el caballito de batalla de la gobernadora María Eugenia Vidal, la obra pública, sino que rubricó decisiones polémicas dentro del gobierno saliente, como los tarifazos energéticos. Con ese antecedente inmediato deberá lidiar Agustín Simone, quien hoy se menciona como su reemplazante en el gobierno que encabezará Axel Kicillof.

 

 

AYER. Hasta hace pocos días, Simone vestía un buzo gris con capucha en su perfil de Facebook y tenía cuenta de Twitter. Al ritmo de la mención pública de su nombre su presencia en las redes sociales varió. Desapareció de la red del pajarito y la foto descontracturada fue reemplazada por una en blanco y negro donde se lo ve con barba y anteojos.

Como la mesa de economistas que rodea al gobernador electo, el vínculo con Kicillof nació en la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires (UBA), donde se recibió de Licenciado en Administración. Además es parte de otro sello distintivo del kicillofismo, el Centro de Estudios para el Desarrollo Argentino (CENDA).

Como integrante del equipo de trabajo del gobernador electo fue parte de la tropa de especialistas en economía que llegó a la cartera nacional junto al ex ministro. Por ocho meses fue subsecretario de Relaciones Financieras Internacionales de la Secretaría de Finanzas del Ministerio de Economía y Finanzas Públicas. Antes, había dirigido proyectos con Financiamiento Externo Bilateral, con el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) y con Organismos Internacionales de Créditos.

 

 

Tras la derrota electoral del kirchnerismo, Simone desembarcó en el municipio de Mercedes. Como sucedió en Moreno con Cristian Girard, Kicillof recibió un pedido de auxilio de Juan Ustarroz, hermano de crianza de Wado de Pedro, y Simone fue ungido secretario de Hacienda del distrito.

El ciclo de trabajo fue similar al del municipio conducido por Walter Festa. Simone se desempeñó en Mercerdes hasta noviembre del 2017, momento en que renunció al cargo porque, según los medios locales, debía radicarse definitivamente en CABA. Tras su salida, Ustarroz le agradeció: “Agustín Simone aportó todo su conocimiento para reordenar la economía y poner ésta en función de los intereses de la ciudadanía”, sostuvo en aquel momento el jefe comunal.

HOY. En el marco de la transición y traspaso de poder entre Vidal y Kicillof, Simone fue designado para encabezar las gestiones en la cartera de Infraestructura. Según supo Letra P, junto a un equipo de técnicos se reunió con representantes del vidalismo para ponerse al corriente de la situación ministerial.

Además de ser parte del grupo de economistas que trabaja en el diseño del presupuesto provincial para el próximo año, participó de la reunión que Kicillof mantuvo con el jefe del Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, en la que analizaron puntos de la agenda común a las dos jurisdicciones.

 

 

En el listado de preocupaciones, la futura administración bonaerense tiene marcado el traspaso de la energía eléctrica, efectuado en 2018 y puesto en marcha en 2019 por aprobación de la Legislatura porteña y un decreto de Vidal. En acuerdo, el presidente Mauricio Macri, Vidal y Larreta aceptaron esa transferencia y crearon el Ente Metropolitano Regulador del Setvicio Eléctrico (EMSE). La mirada del gobernador electo está puesta en quiénes serán los representantes provinciales en esa mesa bipartita, dado que los nombres que pueden ocupar esos lugares fueron propuestos por las empresas y contaron con el respaldo del macrismo.

El acuerdo había incluido un congelamiento de las tarifas hasta fin de año, aumento que tras las elecciones fue autorizado por Vidal a partir del 1 de enero. El tarifazo del 25% fue tema de conversación entre la mandataria saliente y el electo durante el encuentro post elecciones. “Le pedí a la gobernadora que retrotraiga el aumento que está planteado”, dijo ex el ministro de Economía a la salida de la única reunión con Vidal, tras cuestionar las ganancias que, en el medio de la crisis económica, vienen teniendo las empresas energéticas en la esfera bonaerense, mayormente bajo la órbita del Grupo DESA, de Rogelio Pagano.

El traspaso de las energéticas y los aumentos tarifarios estarán bajo la órbita que le tocará dirigir a Simone. Las funciones futuras no le auguran una tarea fácil. Actualmente, Infraestructura coordina tareas y administra los recursos para obras públicas, obras hidráulicas, agua potable y saneamiento, transporte, servicios públicos, entre otras áreas.

 

 

En este sentido, en abril pasado, la gobernadora prorrogó por tercera vez consecutiva la emergencia en materia de infraestructura, hábitat, vivienda y servicios públicos en el ámbito  provincial, régimen de excepción que estableció al inicio de su administración y que cosechó críticas de la oposición por los procesos que se saltean en las contrataciones. Habrá que ver si, una vez en funciones, la próxima administración actualiza la utilización de esta herramienta.

Simone desembarcaría con equipo propio a Infraestructura. “Mercedes ha sido un ejemplo”, señaló el gobernador electo en Mercedes 20 días antes de consagrarse ganador de las elecciones. Acompañado por Ustarroz y De Pedro, resaltó el trabajo del ahora futuro ministro y de un funcionario local. “Siempre estoy al tanto de lo que pasa en esta ciudad, quiero mucho a Juani y a Wado. Y Agustín y Diego Menéndez formaron parte de mi equipo”, señaló en aquel momento el futuro mandatario provincial.

La mención de Menéndez no es menor. En 2017 reemplazó a Simone en la Secretaría de Hacienda de Mercedes y ahora en aquel distrito ya se preparan para nombrar un nuevo funcionario para ese cargo porque se lo menciona como futuro miembro del team del futuro ministro.