X

Banqueros en on: deuda, Leliqs y la continuidad PRO que le sugieren a Fernández

En un almuerzo privado, los popes de la banca privada explicaron qué ven en el candidato de Todos, qué chance tiene Macri, el negocio de las letras y la permanencia de Sandleris y otros que pretenden.
Por 17/10/2019 18:45

MAR DEL PLATA (Enviado Especial) Vieiras con tomates cherry pelados, frutillas y flores matizaron, como entrada, un particular almuerzo que organizó la cúpula de los bancos extranjeros en el marco del 55° Coloquio de IDEA. En el tercer piso del Costa Galana, se reunieron alrededor de una mesa los popes de la Asociación de Bancos de Argentina (ABA): su presidente, Claudio Cesario; Martín Sarich (BBVA), Gabriel Martino (HSBC), Julio Figueroa (Citibank) y Enrique Cristofani (Santander). "Esta vez, vamos a hablar todo en on the record", disparó Cesario mientras se acomodaba en la silla y servían el vino. 

"Yo soy de San Lorenzo y creo que va a salir campeón siempre, pero después hay que salir a la cancha y jugar los partidos. No está definido", dijo Martino sobre la elección de octubre. 

Como casi nunca ocurre y quizás respondiendo a la compleja coyuntura económica, política y la incertidumbre eleccionaria, los banqueros abordaron ante algunos periodistas la agenda de temas candentes: qué ven de cara a las elecciones de octubre, qué chances tiene Mauricio Macri, qué hablan cuando se reúnen con Alberto Fernández, Matías Kulfas y Cecilia Todesca; qué propuesta de deuda le hicieron al candidato del Frente de Todos, qué pasará con las Leliq y hasta adelantaron que pedirán -vía un documento que mandarán a los candidatos- que haya continuidad de funcionarios en lugares esenciales, como el Banco Central (BCRA) y AFIP. 

En los primeros cuarenta minutos de la comida se habló de lo que vendría con un próximo gobierno y ahí llegó la pregunta del millón. "Con lo que se viene hablando, da la sensación de que la elección ya tiene un ganador, ¿lo ven así?", se preguntó. Respondió Martino, del HSBC, uno de los que ha mantenido reuniones con Kulfas. Fue cauto y cuidadoso, aplicando un ejemplo deportivo. "Yo soy de San Lorenzo y creo que va a salir campeón siempre, pero después hay que salir a la cancha y jugar los partidos. No está definido", detalló sin marcar posición para ninguno de los dos bandos en pugna, Macri y Fernández, Martino es dirigente de San Lorenzo y, por su cercanía con Marcelo Tinelli, entró a la política del club en la gestión de Matías Lammens. Ahora aclara que seguirá en el oficialismo, con Horacio Arreceygor, el titular del Sindicato Argentino de Televisión (SAT) que busca suceder a Lammens en la lista oficial.

El resto se excusó de dar definiciones, más allá de que la charla ya se había iniciado con tono transicional hacia un hipotético gobierno de Fernández. Tanto que en las dos horas de almuerzo no se nombró al Presidente ni a sus funcionarios de confianza. 

Hubo algunas rarezas, como la posición de Cristofani, del Santander, sobre algunas cuestiones. De estilo franco y directo, corrió por izquierda algunas cuestiones planteadas por la prensa. Un caso: le preguntaron si no tenía miedo de que el kirchnerismo volviera, junto a un estilo de malos tratos. "Miren -dijo-, hay que hablar de políticas públicas, no de trato. Si quieren seguimos hablando de cómo nos tratan, pero eso no resuelve el fondo".

La pregunta no estaba fuera de lugar, considerando que algunos de los allí sentados padecieron los años del último kirchnerismo, caso Martino. Otro ejemplo de Cristofani, al que al final de la comida alguno lo chicaneó simpáticamente diciendo que se parecía a Carlos Heller, titular del Banco Credicoop: cuando alguno le mencionó la deuda con el FMI, aseguró que la "deuda es con el pueblo argentino".

El titular del Santander, junto con Martino uno de los banqueros con llegada directa a Macri, también expresó que "el próximo gobierno debería retirar el impuesto al cheque y poner un impuesto al dinero en efectivo", a la vez que destacó que "aún en la crisis, el nivel de morosidad es bajo, con cuatro de cada cien créditos en mora".

Mientras servían un corte de carne con alcauciles, Martino retomó el guante con un tema que preocupa a industriales y sector productivo. "Podemos plantear soluciones mágicas con las Leliq -dijo- pero así lo único que hacemos es perjudicar al ahorrista. Esa es la materia prima de los bancos para el desarrollo de la actividad productiva". Los bancos, en general, creen que esta herramienta es de la política y no de ellos, al igual que defendieron la tasa de interés alta como garantía de que haya depósitos para poder dar créditos. "Argentina tiene un serio problema de ahorro fuera del sistema financiero, que es como darle financiamiento a otro país", destacó en esa línea. 

"El sistema financiero está sólido, tiene liquidez y baja morosidad, sin descalces de monedas, como sí había en 2001", diagnosticó Sarich, del BBVA.

En ese contexto, Sarich aclaró que más allá de la coyuntura, "el sistema financiero está sólido, tiene liquidez y baja morosidad, sin descalces de monedas, como sí había en 2001".

Otro punto de contacto con aquel año fatídico fue el tema de la deuda externa. Figueroa, del Citi, es uno de los banqueros que se reunió con Fernández para acercarle su visión del tema. En el almuerzo detalló parte de la idea que le acercó y dijo que "concuerdan bastante con nuestra lectura". Mostró números y le dejó algún mensaje no muy cifrado al candidato a presidente y alguno de sus eslóganes de campaña sobre el tema: dijo que la deuda actual es de 315.000 millones de dólares y que el PBI de Argentina es de 500 mil millones. "Es el 75% del PBI la deuda, no el 100%", aclaró. 

Figueroa también agregó que, de ese porcentaje, un 35% es deuda intra sector público, con lo que reforzó que está lejos de ser la totalidad del PBI. "Ahora nos tenemos que preguntar si esa deuda es sustentable o no. Yo creo que es sustentable en la medida que no gastemos más de lo que nos ingresa", opinó. De todos modos, aclaró que "hasta que no se resuelva la renegociación, no va a volver el crédito que hace crecer la economía". 

Cerca del final, a la hora del postre y el café, Cesario se refirió a lo que consideró otro mito: que los bancos ganaron demasiado dinero. "La renta del sistema fue menor a la inflación -recalcó-, fue del 205% con una inflación del 210% desde 2015. Y contra la región la comparación es negativa. Si fuera tan buen negocio, habría cola en el Central para poner un banco".

La sobremesa estuvo alcanzada por la nota que presentarán los banqueros a candidatos pidiendo continuidad de algunos funcionarios de Cambiemos en la próxima administración. La firmarán ABA y el Foro de Convergencia Empresarial. Le apuntan a sostener a los actuales jefes de AFIP, Anses, BCRA, Sigen y UIF, por la presunción de idoneidad y necesidad de dar continuidad a un proyecto sin grieta. "(Guido) Sandleris ya te dio like y firmó", bromeó alguno de los presentes. El titular del BCRA es el que más ha coqueteado con seguir en un presunto gobierno de Fernández.