X
Se trata de la primera fábrica de cemento del país, en Sierras Bayas. Hace dos años tenía 100 operarios, hoy 45. Es la empresa que puso como modelo el Presidente, que vuelve al distrito este sábado.
Redacción 10/10/2019 9:15

Desde el paso del presidente Mauricio Macri por la planta central de Loma Negra, en marzo pasado, para posicionar a esta firma como modelo a seguir, la cementera cerró dos plantas, primero la ubicada en la localidad de Barker y, en las últimas horas, la primera fábrica cementera del país, ubicada en la localidad olavarriense de Sierras Bayas, la cual había llegado a su centenario este año.

La decisión de la compañía que impacta de lleno en ese pueblo de 7 mil habitantes, se produce días antes del quinto desembarco presidencial a Olavarría, donde, en el marco de la gira de campaña denominada “La marcha del Si se puede”, encabezará un acto el sábado al mediodía en el paseo Jesús Mendía de la ciudad comandada por Ezequiel Galli (PRO).

Llegando a contar con casi 2 mil trabajadores en sus años de esplendor, hace dos años esa planta tenía 100 operarios. Al momento del cierre, se encontraban desempeñando tareas 45 personas. “El pueblo Sierras Bayas nació a la par de las cenizas de los hornos. Es un gran impacto social para toda la comunidad”, sostuvo a BAE Negocios el secretario general de AOMA Olavarría, Alejandro Santillán, quien ahondó: “Cuando comenzamos a ver la merma de los despachos y la falta de inversión en los equipos, pensamos que se venía lo peor y comenzamos a reubicar a los compañeros en las plantas cementeras de Loma Negra en Olavarría. Nos prometieron que no habrá despidos que todos se podrán reubicar”.
 


En un comunicado, Loma Negra confirmó que la planta de Sierras Bayas "dejó hace tiempo de producir cemento y está dedicada a la molienda y embolsado de cementos especiales, cuya demanda se ha ido reduciendo producto de las nuevas tecnologías. Actualizar esa planta requeriría de una inversión superior a una fábrica nueva, con el agravante de que el yacimiento que debería abastecerla de materia prima está distante", por lo que se confirmó que, a lo largo del año, cerrará sus puertas.

Más allá de esto, se explicó: "El objetivo es continuar relocalizando a la mayor cantidad de gente posible, de modo que el cierre de la operación, genere el menor impacto en nuestra gente y en la comunidad".

De todas formas, el impacto se siente en Sierras Bayas: “A todo el pueblo le provoca un gran dolor el cierre, acá los trabajadores cruzaban la calle y ya estaban en la planta. Pero las empresas internacionales apuestan más a la bicicleta financiera y no les es negocio producir cemento”, dijo Santillán.