X
Se vieron en la casa de la diputada, después de meses de tensión con la Casa Rosada. Espera una definición de Vidal por el desdoblamiento, apuesta a Negri y se mostrará en Santa Fe y Catamarca.
Por 10/01/2019 20:52

Con el ojo puesto en el año electoral, y en el intrincado mapa de desdoblamientos provinciales, Elisa Carrió recibió en su casa al jefe de Gabinete, Marcos Peña, para compartir “una reunión de trabajo” de dos horas, en la que también participó el legislador porteño y flamante titular de la CC, Maximiliano Ferraro. La cita se concretó a 90 kilómetros de la Casa Rosada, en la residencia que tiene la diputada en la localidad bonaerense de Exaltación de la Cruz, ubicada en el norte provincial, bien lejos de la prensa. Salvo la anfitriona, los demás participantes tuvieron que recorrer casi doscientos kilómetros entre ida y vuelta.

 

 

En la primera parte del encuentro, “analizaron la situación regional y la situación de la Argentina”, según confió a Letra P una alta fuente de la Coalición Cívica. Sin embargo, el plato fuerte giró en torno a la extensa campaña que se avecina para Cambiemos, en un mapa con comicios desdoblados de carácter estratégico para la alianza oficialista, como Córdoba, que tendrá elecciones para gobernador el 12 de mayo, en un contexto donde la alianza oficialista nacional todavía no logra definir al contendiente de Juan Schiaretti, el mandatario del PJ que buscará su reelección.

A una semana del plazo previsto por Peña para que radicales, macristas y lilitos definan el reglamento interno de la alianza oficialista para decidir si habrá internas o resolverán al candidato mediante una compulsa de encuestas, Carrió ratificó su apoyo a favor del diputado nacional por la UCR, Mario Negri, que disputa su aspiración como precandidato a gobernador frente a su correligionario y antagonista, el intendente de Córdoba, Ramón Mestre, y al diputado nacional por el PRO y ex árbitro, Héctor “La Coneja” Baldassi.

 

De la reunión también participó el legislador porteño Maximiliano Ferraro, titular de la Coalición Cívica. 

 

“Ella va a acompañar a los candidatos de los distritos en que se lo requieran”, explicó una fuente cercana a Carrió en referencia al rol que podría jugar la chaqueña en Córdoba para potenciar la performance de Negri en la interna de Cambiemos.

La otra pieza clave del mapa electoral donde jugará Carrió será la provincia de Buenos Aires, donde tiene un 60% de imagen positiva según las encuestas que maneja y contrata el vidalismo. La jefa de la Coalición Cívica tiene el mismo porcentaje de imagen que la gobernadora bonaerense. Su rol en la provincia sería como “gran electora” para traccionar votos a favor de la alianza oficialista y como un puntal de la campaña dentro de la “hiperpolarización” con el kirchnerismo que diseña la Casa Rosada.

 

 

Además de la intervención que tendrá en Córdoba y Buenos Aires, Carrió también confirmó su participación en la campaña proselitista de la Ciudad de Buenos Aires, en Santa Fe y en Catamarca, donde dedicará su respaldo al “lilito” Rubén Manzi, que aspira a ser candidato a gobernador por Cambiemos.

Las fuentes informaron que “no se habló” sobre el desdoblamiento de las elecciones para gobernador bonaerense de las nacionales, aunque Carrió dijo en un reportaje concedido a la señal de cable TN que ella confía en la determinación que tome Vidal junto con Macri.

 

 

Ante las versiones sobre un encuentro para “limar asperezas”, cerca de Peña y de Carrió explicaron a este medio que “fue una de las tantas reuniones de trabajo, habituales y periódicas, que tiene Lilita y la Coalición con funcionarios del Gobierno”. Para negar distanciamientos con Peña (a quien Carrió ha cuestionado en distintas oportunidades), recordaron que ambos se encontraron “hace un mes, en la cena de fin de año del Instituto Hannah Arendt, y hablan seguido”.

A diferencia de las citas anteriores, cuya existencia aseguran en el Gobierno, esta vez las fuentes informaron que Carrió se comprometió “a acompañar a Macri y fortalecer a Cambiemos”, en un claro mensaje del rol que tendrá en la campaña proselitista, luego de ratificar su apoyo a la reelección de Macri, un pronunciamiento que todavía no salió de la UCR.

Carrió firmó la paz con Peña y se sumará a la campaña en varias provincias

Se vieron en la casa de la diputada, después de meses de tensión con la Casa Rosada. Espera una definición de Vidal por el desdoblamiento, apuesta a Negri y se mostrará en Santa Fe y Catamarca.

Con el ojo puesto en el año electoral, y en el intrincado mapa de desdoblamientos provinciales, Elisa Carrió recibió en su casa al jefe de Gabinete, Marcos Peña, para compartir “una reunión de trabajo” de dos horas, en la que también participó el legislador porteño y flamante titular de la CC, Maximiliano Ferraro. La cita se concretó a 90 kilómetros de la Casa Rosada, en la residencia que tiene la diputada en la localidad bonaerense de Exaltación de la Cruz, ubicada en el norte provincial, bien lejos de la prensa. Salvo la anfitriona, los demás participantes tuvieron que recorrer casi doscientos kilómetros entre ida y vuelta.

 

 

En la primera parte del encuentro, “analizaron la situación regional y la situación de la Argentina”, según confió a Letra P una alta fuente de la Coalición Cívica. Sin embargo, el plato fuerte giró en torno a la extensa campaña que se avecina para Cambiemos, en un mapa con comicios desdoblados de carácter estratégico para la alianza oficialista, como Córdoba, que tendrá elecciones para gobernador el 12 de mayo, en un contexto donde la alianza oficialista nacional todavía no logra definir al contendiente de Juan Schiaretti, el mandatario del PJ que buscará su reelección.

A una semana del plazo previsto por Peña para que radicales, macristas y lilitos definan el reglamento interno de la alianza oficialista para decidir si habrá internas o resolverán al candidato mediante una compulsa de encuestas, Carrió ratificó su apoyo a favor del diputado nacional por la UCR, Mario Negri, que disputa su aspiración como precandidato a gobernador frente a su correligionario y antagonista, el intendente de Córdoba, Ramón Mestre, y al diputado nacional por el PRO y ex árbitro, Héctor “La Coneja” Baldassi.

 

De la reunión también participó el legislador porteño Maximiliano Ferraro, titular de la Coalición Cívica. 

 

“Ella va a acompañar a los candidatos de los distritos en que se lo requieran”, explicó una fuente cercana a Carrió en referencia al rol que podría jugar la chaqueña en Córdoba para potenciar la performance de Negri en la interna de Cambiemos.

La otra pieza clave del mapa electoral donde jugará Carrió será la provincia de Buenos Aires, donde tiene un 60% de imagen positiva según las encuestas que maneja y contrata el vidalismo. La jefa de la Coalición Cívica tiene el mismo porcentaje de imagen que la gobernadora bonaerense. Su rol en la provincia sería como “gran electora” para traccionar votos a favor de la alianza oficialista y como un puntal de la campaña dentro de la “hiperpolarización” con el kirchnerismo que diseña la Casa Rosada.

 

 

Además de la intervención que tendrá en Córdoba y Buenos Aires, Carrió también confirmó su participación en la campaña proselitista de la Ciudad de Buenos Aires, en Santa Fe y en Catamarca, donde dedicará su respaldo al “lilito” Rubén Manzi, que aspira a ser candidato a gobernador por Cambiemos.

Las fuentes informaron que “no se habló” sobre el desdoblamiento de las elecciones para gobernador bonaerense de las nacionales, aunque Carrió dijo en un reportaje concedido a la señal de cable TN que ella confía en la determinación que tome Vidal junto con Macri.

 

 

Ante las versiones sobre un encuentro para “limar asperezas”, cerca de Peña y de Carrió explicaron a este medio que “fue una de las tantas reuniones de trabajo, habituales y periódicas, que tiene Lilita y la Coalición con funcionarios del Gobierno”. Para negar distanciamientos con Peña (a quien Carrió ha cuestionado en distintas oportunidades), recordaron que ambos se encontraron “hace un mes, en la cena de fin de año del Instituto Hannah Arendt, y hablan seguido”.

A diferencia de las citas anteriores, cuya existencia aseguran en el Gobierno, esta vez las fuentes informaron que Carrió se comprometió “a acompañar a Macri y fortalecer a Cambiemos”, en un claro mensaje del rol que tendrá en la campaña proselitista, luego de ratificar su apoyo a la reelección de Macri, un pronunciamiento que todavía no salió de la UCR.