X
Los encuentros fueron suspendidos “hasta nuevo aviso”. Guerra de señales: Peña prepara una nueva ofensiva para enterrar el debate. En La Plata confirman que será resuelto en “febrero o marzo”.
Por 18/01/2019 20:05

El debate y las tensiones que protagonizan las principales figuras del Gobierno sobre el desdoblamiento de las elecciones bonaerenses de las nacionales congeló la agenda de reuniones de la mesa política del PRO, que tenía prevista su segunda escala del año el próximo lunes. El encuentro fue suspendido este viernes y, por ahora, no tiene fecha de reanudación. A eso se suma una nueva ofensiva mediática, que se verá en los próximos días, orientada a descartar esa alternativa por completo y defender la unificación de todas las candidaturas amarillas detrás de la pelea por la reelección del presidente Mauricio Macri en octubre.

La primera versión que circuló sobre las razones de la postergación apuntó al comienzo de vacaciones del jefe de Gabinete, Marcos Peña, pero desde su despacho explicaron a Letra P que el funcionario recién tomará su descanso en febrero. Sin embargo, existe otra razón de peso que justificó la cancelación del encuentro: la Casa Rosada comenzó a medir con encuestas privadas el impacto del desdoblamiento bonaerense, tanto respecto a la evolución de las candidaturas del PRO, como en torno a la cantidad de visitas provinciales al cuarto oscuro y la tolerancia del electorado al respecto.

“Se están analizando variables, pero todo va a estar alineado a la conveniencia electoral de la elección nacional”, confió una fuente de la jefatura de Gabinete. “Decir que no se analizan esas variables es medio ingenuo, pero por el momento, no hay definiciones”, completó la fuente.

 

 

Cerca de la gobernadora María Eugenia Vidal confirmaron la postergación de la cita del lunes y recordaron que sigue en pie la idea de resolver el desdoblamiento en “febrero o marzo”, luego de una negociación que protagonizarán la mandataria provincial, su jefe de Gabinete, Federico Salvai, el alcalde porteño Horacio Rodríguez Larreta y Peña. “Cuando hayamos llegado a un acuerdo le llevaremos la propuesta cerrada al Presidente”, confió un funcionario bonaerense que monitorea el funcionamiento de la Comisión Especial Bicameral de la Legislatura que estudia modificaciones al Régimen Electoral. Se reunió este jueves en la localidad de Azul dentro del operativo político para instalar esa posibilidad, pero la mandataria tomó distancia de esa instancia, que otros consideran decisiva. 

En el “vidalismo” también admitieron que los encuentros del PRO no tienen “fecha de reanudación, pero tampoco nos dieron muchos motivos sobre la razón desde el Gobierno”, detalló un funcionario cercano a la mandataria provincial. En La Plata están al tanto de las nuevas mediciones encargadas por la Casa Rosada que, para temas de máximo interés, quedan en manos del consultor ecuatoriano Jaime Durán Barba, que regresará a Buenos Aires la semana próxima.

 

 

EL OPERATIVO UNIFICACIÓN. La suspensión de los almuerzos de la mesa partidaria que se realiza cada 15 días en el 400 de la calle Balcarce cuenta con otro argumento que retumba en los pasillos de la Casa Rosada: un sector del Gobierno prepara una nueva ofensiva discursiva, especialmente en la prensa,  para dar por enterrada la posibilidad de cualquier desdoblamiento y lanzar un mensaje monolítico, con el alineamiento de las principales candidaturas del PRO detrás de Macri y una lista única en las PASO de agosto, con Cambiemos sin internas nacionales.

Esa iniciativa, según pudo reconstruir este medio, es impulsada por Peña, en su rol de jefe de campaña, junto al secretario General de la Presidencia, Fernando De Andreis y busca bajarle el tono a la serie de derrotas que afrontará el oficialismo en la decena de provincias que desdoblarán sus elecciones ejecutivas de las nacionales. Uno de los principales argumentos, que esgrimen en La Plata, para darle volumen a la idea del desdoblamiento es el impacto que tendría una virtual reelección de Vidal antes de las presidenciales de octubre, porque rompería la sucesión de victorias peronistas en el interior.

 

 

Ese contrapunto de opciones, promovidas desde los sectores que pugnan dentro del PRO, es el contexto que originó la suspensión del encuentro del lunes. No un tema de agenda. Otros funcionarios de la Casa de Gobierno aventuraron que el postergado almuerzo del mediodía, que iba a tener 12 platos, podría ser reemplazado por un encuentro posterior a la reunión de Gabinete que encabezará el presidente Macri este lunes a las 10.30. El cónclave se celebraría en el despacho que Peña tiene en el primer piso de la Casa Rosada y sería la reanudación de las sesiones del “G5”: la mesa electoral que integra junto al jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, Vidal, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio y el titular de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó. Las últimas sesiones con esos protagonistas datan de julio del año pasado, en medio de las dos corridas cambiarias que pusieron en crisis el plan económico del Gobierno y desembocaron en una abrupta devaluación del peso y un endeudamiento inédito con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En la sede capitalina y en la bonaerense informaron a Letra P que “por ahora” no existe otro encuentro previsto para reemplazar el almuerzo suspendido, aunque una eventual reunión de ese elenco implicaría el regreso de Monzó a una de las “mesas ratonas” que utiliza Macri para tomar decisiones, una posibilidad que un sector del Ejecutivo considera “improbable”.

Desdoblamiento: la interna del Gobierno congeló las reuniones del PRO

Los encuentros fueron suspendidos “hasta nuevo aviso”. Guerra de señales: Peña prepara una nueva ofensiva para enterrar el debate. En La Plata confirman que será resuelto en “febrero o marzo”.

El debate y las tensiones que protagonizan las principales figuras del Gobierno sobre el desdoblamiento de las elecciones bonaerenses de las nacionales congeló la agenda de reuniones de la mesa política del PRO, que tenía prevista su segunda escala del año el próximo lunes. El encuentro fue suspendido este viernes y, por ahora, no tiene fecha de reanudación. A eso se suma una nueva ofensiva mediática, que se verá en los próximos días, orientada a descartar esa alternativa por completo y defender la unificación de todas las candidaturas amarillas detrás de la pelea por la reelección del presidente Mauricio Macri en octubre.

La primera versión que circuló sobre las razones de la postergación apuntó al comienzo de vacaciones del jefe de Gabinete, Marcos Peña, pero desde su despacho explicaron a Letra P que el funcionario recién tomará su descanso en febrero. Sin embargo, existe otra razón de peso que justificó la cancelación del encuentro: la Casa Rosada comenzó a medir con encuestas privadas el impacto del desdoblamiento bonaerense, tanto respecto a la evolución de las candidaturas del PRO, como en torno a la cantidad de visitas provinciales al cuarto oscuro y la tolerancia del electorado al respecto.

“Se están analizando variables, pero todo va a estar alineado a la conveniencia electoral de la elección nacional”, confió una fuente de la jefatura de Gabinete. “Decir que no se analizan esas variables es medio ingenuo, pero por el momento, no hay definiciones”, completó la fuente.

 

 

Cerca de la gobernadora María Eugenia Vidal confirmaron la postergación de la cita del lunes y recordaron que sigue en pie la idea de resolver el desdoblamiento en “febrero o marzo”, luego de una negociación que protagonizarán la mandataria provincial, su jefe de Gabinete, Federico Salvai, el alcalde porteño Horacio Rodríguez Larreta y Peña. “Cuando hayamos llegado a un acuerdo le llevaremos la propuesta cerrada al Presidente”, confió un funcionario bonaerense que monitorea el funcionamiento de la Comisión Especial Bicameral de la Legislatura que estudia modificaciones al Régimen Electoral. Se reunió este jueves en la localidad de Azul dentro del operativo político para instalar esa posibilidad, pero la mandataria tomó distancia de esa instancia, que otros consideran decisiva. 

En el “vidalismo” también admitieron que los encuentros del PRO no tienen “fecha de reanudación, pero tampoco nos dieron muchos motivos sobre la razón desde el Gobierno”, detalló un funcionario cercano a la mandataria provincial. En La Plata están al tanto de las nuevas mediciones encargadas por la Casa Rosada que, para temas de máximo interés, quedan en manos del consultor ecuatoriano Jaime Durán Barba, que regresará a Buenos Aires la semana próxima.

 

 

EL OPERATIVO UNIFICACIÓN. La suspensión de los almuerzos de la mesa partidaria que se realiza cada 15 días en el 400 de la calle Balcarce cuenta con otro argumento que retumba en los pasillos de la Casa Rosada: un sector del Gobierno prepara una nueva ofensiva discursiva, especialmente en la prensa,  para dar por enterrada la posibilidad de cualquier desdoblamiento y lanzar un mensaje monolítico, con el alineamiento de las principales candidaturas del PRO detrás de Macri y una lista única en las PASO de agosto, con Cambiemos sin internas nacionales.

Esa iniciativa, según pudo reconstruir este medio, es impulsada por Peña, en su rol de jefe de campaña, junto al secretario General de la Presidencia, Fernando De Andreis y busca bajarle el tono a la serie de derrotas que afrontará el oficialismo en la decena de provincias que desdoblarán sus elecciones ejecutivas de las nacionales. Uno de los principales argumentos, que esgrimen en La Plata, para darle volumen a la idea del desdoblamiento es el impacto que tendría una virtual reelección de Vidal antes de las presidenciales de octubre, porque rompería la sucesión de victorias peronistas en el interior.

 

 

Ese contrapunto de opciones, promovidas desde los sectores que pugnan dentro del PRO, es el contexto que originó la suspensión del encuentro del lunes. No un tema de agenda. Otros funcionarios de la Casa de Gobierno aventuraron que el postergado almuerzo del mediodía, que iba a tener 12 platos, podría ser reemplazado por un encuentro posterior a la reunión de Gabinete que encabezará el presidente Macri este lunes a las 10.30. El cónclave se celebraría en el despacho que Peña tiene en el primer piso de la Casa Rosada y sería la reanudación de las sesiones del “G5”: la mesa electoral que integra junto al jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, Vidal, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio y el titular de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó. Las últimas sesiones con esos protagonistas datan de julio del año pasado, en medio de las dos corridas cambiarias que pusieron en crisis el plan económico del Gobierno y desembocaron en una abrupta devaluación del peso y un endeudamiento inédito con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En la sede capitalina y en la bonaerense informaron a Letra P que “por ahora” no existe otro encuentro previsto para reemplazar el almuerzo suspendido, aunque una eventual reunión de ese elenco implicaría el regreso de Monzó a una de las “mesas ratonas” que utiliza Macri para tomar decisiones, una posibilidad que un sector del Ejecutivo considera “improbable”.