28|1|2021

La UIA analiza separar a sus CEOs involucrados en el escándalo de las coimas

21 de agosto de 2018

21 de agosto de 2018

La medida es parte de un plan para “preservar la institución” que surgió en diferentes reuniones en la central fabril. “No somos contratistas, no somos lo mismo”, dijeron.

El peso específico del Cuaderno-gate encontró un resquicio para meterse de lleno en la reunión que los martes mantiene la cúpula de la Unión Industrial Argentina (UIA). Entre quejas contra el ministro de la Producción, Dante Sica, por los reintegros a las exportaciones, y la ira con Elisa Carrió por su acercamiento a la CAME, los miembros de la Junta Directiva mantuvieron charlas extensas para tomar partido en el escándalo de las coimas. El espacio que consiguió el tema está directamente relacionado con dos de los cuadros de la entidad involucrados en la causa: el referente de Techint, Luis Betnaza, y el ex jefe de los metalúrgicos de ADIMRA, Juan Carlos Lascurain. Antes de que el tema lo llevara a la mesa el titular de la UIA, Miguel Acevedo, hubo dos reuniones previas de las listas de cuadros que alternan el poder en la central fabril, la Celeste y Blanca y los Industriales. Allí se habló del asunto y se plantearon dos premisas: despegar a la entidad del escándalo y solicitarles licencia a los CEOs involucrados.

 

 

Acevedo, jefe de UIA, pidió "preservar la institución". 

 

 

“Hay que preservar la institución, diferenciarnos”, dijo el jefe de Aceitera General Deheza (AGD). Minutos antes, en la reunión de Celeste y Blanca, se discutió fuerte la cuestión de las coimas a funcionarios del kirchnerismo. “Miren, muchachos, si a una empresa la investigan en Brasil, en Italia y acá, es que algo pasa”, soltó Héctor Méndez.

 

El histórico dirigente del plástico casi que sin decirlo refirió a Techint y remató diciendo que “las instituciones estamos antes que los hombres”.

 

Martín Dedeu, presidente de la Cámara de Minería, sugirió que tomen licencia los afectados y que se establezca “una especie” de tribunal de ética. La firma que comanda Paolo Rocca no había llevado a ninguno de sus cuadros que habitualmente aparecen en UIA, por lo cual casi no hubo oposición a las propuestas. Salvo dos versiones. La primera, que hubo algunos que le cargaron más peso a Betnaza “por haber admitido” pagos, cuando Lascurain los negó.

 

El caso Betnaza no es menor y divide aguas, dado que no solo representa a un gigante industrial, sino que, además, es vicepresidente de la UIA y uno de los que mantiene vínculo con el oficialismo.

 

 

Méndez, líder de los plásticos, dejó un dardo para Techint. 

 

 

Y la segunda diferencia la aportó Alberto Álvarez Saavedra. El titular de laboratorios Gador contó que, cuando a principios de año el Gobiernoenfrentó y presionó al sector remedios por los precios, los empresarios “decidimos mantener silencio”. “El problema es que el calla otorga”, le replicó Guillermo Moretti, de los químicos de Santa Fe. Otro de los que consideró que “no hay que ocultarse” fue el salteño José Urtubey y en la misma línea jugó el líder de los gráficos, Juan Carlos Sacco.

 

 

De Mendiguren: "Hay que salir a marcar la cancha". 

 

 

En la otra reunión, la de los Industriales, José Ignacio De Mendiguren reapareció para jugar fuerte: “(Carlos) Wagner (ex presidente de la CAMARCO) contó cómo se repartían la plata y nosotros estamos lejos de eso; la mayoría son pymes que se levantan a las 5 de la mañana y lidian cada día con tasas de interés pornográficas. Hay que salir a marcar la cancha”, instó. Lo acompañaron en la visión muchos de los presentes, entre ellos, el representante de Arcor, Adrián KauffmanCarlos Garrera, de Santa Fe, y Oscar Iglesias, de Peugeot.

 

Luego de las dos reuniones, el tema fue planteado ante el pleno de la Junta por Acevedo, que se comprometió a tomar una posición pública respecto al tema, al igual que muchos de sus pares.