X

"Lo importante es evitar una crisis como la del 89 y el 2001"

El intendente de Santa Fe reconoce que se atraviesa "una situación difícil" y "de mucha vulnerabilidad". Cree que el Gobierno tendrá una segunda oportunidad en 2019 y mira de reojo la gobernación.

Por 20/08/2018 15:48

El más macrista de los radicales de Santa Fe entiende que “lo más importante” para el Gobierno y la toda la gestión de Cambiemos “es evitar una crisis como las del 2001 y 1989”. Pese a la situación económica de riesgo, el intendente de Santa Fe, José Corral, confía que la alianza de gobierno va a recibir en el 2919 “una nueva oportunidad” para continuar en el poder. En carrera por la gobernación santafesina, cree que “es preferible” que se construya una lista única entre PRO y la UCR, dice que la gestión del gobernador Miguel Lifschitz “tiene luces y sombras” y pide dar vuelta la página y abandonar la discusión por la reforma constitucional.
 

BIO. Tiene 49 años y es intendente de la ciudad capital de la provincia de Santa Fe desde 2011. Asumió a través del Frente Progresista, pero apenas se constituyó Cambiemos fue de los primeros radicales santafesinos que abandonó el progresismo y saltó a la alianza nacional. Fue presidente de la UCR nacional, es un ferviente defensor de la gestión macrista y confía que en 2019 será elegido como el único candidato a gobernador del macrismo.


 

 

-¿A qué adjudica la crisis económica del país?

-Es una situación muy difícil, por lo tanto nos obliga a todos a poner nuestros mejores esfuerzos cerca de los que más lo necesitan. Argentina tiene una situación de mucha vulnerabilidad, está en muy malas condiciones, algunas son internas y otras externas, como el aumento de la tasa de interés, el aumento del precio del petróleo, la baja del precio de la soja, combinado con algunas climáticas como la sequía que tuvimos, que impactó muy fuerte en la industria y en la soja. Nuestra vulnerabilidad tiene que ver con el déficit fiscal sostenido, la alta presión tributaria y los problemas estructurales de nuestra economía. Eso hace que Argentina sufra mucho más que el resto de los países emergentes. Hay que comprender que lo importante es evitar una crisis como las del 2001, 1989, que significan un aumento significativo de la pobreza, atraso productivo y un deterioro muy serio de la situación del país. 

-¿No ve desaciertos del Gobierno?

-Siempre se puede hacer algo mejor, pero estas condiciones que son las que más afectan no están al alcance de resolverlo por parte del Gobierno. Seguramente se podría haber hecho algo mejor, hay que tener un sentido autocrítico, pero las condiciones externas hubieran generado consecuencias serias para el país. 

-¿Qué se podría haber hecho mejor?

-Probablemente en el primer momento de la corrida cambiaria, desaciertos de la gestión anterior del Banco Central...pero insisto, no hubiera cambiado la situación de contexto. Hay mucho por hacer hacia delante en términos de cuentas fiscales, de hacerlo con equidad, que el esfuerzo recaiga sobre quienes más posibilidades tienen. Un trabajo en conjunto que tiene que llegar a toda la clase política, porque de estos problemas estructurales del país no sale solamente una buena gestión de gobierno, sino sale el país con decisiones compartidas con la oposición y por todos los que tenemos responsabilidades. No solo el Presidente, sino también los gobernadores, intendentes. 

"Los que creemos que había que eliminar las retenciones gradualmente también habíamos aceptado que se iba a eliminar el fondo sojero. Esto de que ocurra anticipadamente, por supuesto que no es una buena noticia, pero en otro contexto no se hubiera hecho."

-En ese marco que usted describe, ¿es muy difícil tolerar una medida como la eliminación del fondo sojero, que afecta directamente a las provincias?

-Los que estamos convencidos que había que eliminar las retenciones gradualmente también habíamos aceptado que se iba a eliminar el fondo sojero. Esto de que ocurra anticipadamente, por supuesto que no es una buena noticia, pero estamos hablando de que en otro contexto no se hubiera hecho. Trae una carga adicional para los municipios y las provincias, pero la verdad es que hay otras medidas que compensan en parte, como la suspensión del reintegro a las exportaciones. Yo lo que reflexiono es este cambio en la relación de la Nación con las provincias porque ha habido muchas medidas de verdadero federalismo fiscal, por ejemplo la devolución del 15 por ciento de la Corte sin generar excusas, la revisión de algunos impuestos para reducir presión tributaria. Obliga no solo a repensar la relación de la Nación con las provincias, sino también la relación de la provincia con los municipios. Particularmente en Santa Fe lo tenemos pendiente porque hay que rediscutir el Fondo de Obras Menores, en el que están excluidos Santa Fe y Rosario, ver si los porcentajes de coparticipación a los municipios son los adecuados.


 


 

-Pero a la hora de acordar ciertas pautas con la oposición, ¿la eliminación del fondo es un escollo?

-Yo estoy convencido que hay que lograr acuerdos básicos entre todos quienes tenemos responsabilidades y el Gobierno necesita justamente respaldo político para dar una llegada muy clara al mundo, porque las inversiones y la posibilidad de un desarrollo productivo solo puede darse en un marco de certidumbre, aún con problemas y crisis. Por eso cumplir con esta meta de disminución del déficit fiscal es muy importante, además de que vamos a necesitar menos endeudamiento, pedir menos, vamos a dar una señal de certeza. Y eso solo lo dan los consensos amplios.  

-Distintas encuestas hablan de una caída abrupta en la imagen del presidente Macri. ¿Tiene margen para remontarla?

-La crisis, las dificultades económicas, la tormenta, por supuesto que recaen sobre quienes están al mando y tomando las decisiones. No hay que gobernar mirando las encuestas, hay que gobernar con la responsabilidad de hacer bien la tarea y estoy seguro de que el balance que hace la ciudadanía es un balance más integral, más general, respecto de cómo se afrontó una situación de dificultades también. Si se toman, como se está haciendo, los problemas y se los pone arriba de la mesa y comienzan a resolverse, en el momento electoral la ciudadanía va a hacer un balance positivo de gobierno de Cambiemos y le va a dar una nueva oportunidad para continuar con esta tarea de cambio que empezó en 2015.

 

Corral en una cumbre radical. (Foto: agencia NA)

 

"Veo al kirchnerismo conspirando contra la tarea del Gobierno y planteando en las decisiones que tiene que tomar en el Congreso opciones que tienden más a dificultar la tarea que a facilitarla."

-¿La fragmentación de la oposición es lo único que mantiene en el centro de la escena a Cambiemos?

-Sí, evidentemente en la oposición hay claramente un núcleo afín al kirchnerismo que tiene como referente a Cristina Fernández y un sector que no. Es una situación que le corresponde resolver al Partido Justicialista, que es el principal partido de la oposición, tendrá que resolverse hacia adelante. Yo creo que es necesario un peronismo republicano, responsable, respetuoso de las instituciones, honesto y comprometido con ciertas políticas de mediano y largo plazo.

-¿No ve hoy un peronismo así?

-Hay algunos sectores que tienen esa vocación y otros que no. Veo al kirchnerismo conspirando contra la tarea del Gobierno y planteando en las decisiones que tiene que tomar en el Congreso opciones que tienden más a dificultar la tarea que a facilitarla. Creo que la justicia ahora está poniendo luces sobre esa borrachera de corrupción que tuvo el país en los años del kirchnerismo.

-¿Cuál es el sector que tiene esa vocación?

-Hay muchos. El PJ es un movimiento diverso y muy amplio, no soy yo quien tiene que señalar los dirigentes. 

-Recientemente recibió a Marcos Peña en su ciudad y se vio dos veces con el presidente Macri, una casi a solas. ¿Es el radical más mimado por la Casa Rosada?

-Siento un compromiso con Cambiemos y en esta esperanza que la gente depositó de que es posible un país con los valores de república, honestidad, del esfuerzo personal, del progreso gracias a la creatividad de los argentinos y los santafesinos en particular, por eso siento que tenemos que poner el hombro más que pensar qué puede hacer el país por nosotros. Y mi actitud es desde antes del triunfo de Cambiemos y no ha cambiado al día de hoy. Eso no significa no reconocer las dificultades y comprender incluso la bronca que a veces la gente tiene por la situación, pero creo que tenemos que poner el hombro para ir recibiéndolo.

-¿Confía en que ese buen vínculo se plasme en el 2019?

-Probablemente, tendremos que hacer desde Cambiemos una buena propuesta para la provincia, que necesita opciones de cambio. Será una propuesta colectiva, con una representación de todos los partidos de Cambiemos, de los diferentes sectores geográficos de la provincia y ojalá yo pueda hacer un aporte significativo en ese sentido. Mientras tanto tenemos la responsabilidad de gobernar la ciudad de Santa Fe, que es una tarea extraordinaria.

-¿Es pronto para que lance su candidatura?

-Falta tiempo, porque ni siquiera conocemos el calendario electoral, y además quienes tenemos una responsabilidad tenemos que concentrarnos en nuestra tarea, que es por lo que nos eligió la ciudadanía.


 


 

-¿Tiene que haber una única lista dentro de Cambiemos?

- Es preferible, porque nos permitiría concentrar todas las energías, el esfuerzo en transmitir... pero si no hay acuerdo también está la herramienta legal de las PASO.

 

-De parte del PRO hay más ganas que en 2017 de plantar una interna.

-Veo que hay más vocación de buscar consenso. No sé si se logrará, pero en todas las partes hay vocación de intentar los acuerdos, como en 2017, que fue un buen resultado para Cambiemos en Santa Fe.

 

-De parte del PRO hay más ganas que en 2017 de plantar una interna.

-Veo que hay más vocación de buscar consenso. No sé si se logrará, pero en todas las partes hay vocación de intentar los acuerdos, como en 2017, que fue un buen resultado para Cambiemos en Santa Fe. Ganamos con muchos puntos sobre el segundo - el PJ- y casi veinte puntos sobre el tercero -el Frente Progresista-. Hubo consenso y vocación y no disputa hacia el interior de Cambiemos.

-¿Es buena la gestión del gobernador Lifschitz?

-Tiene luces y sombras. No ha acertado en el tema de seguridad, no estamos conformes con los resultados en educación. Santa Fe está en mitad de tabla en las últimas evaluaciones y es una provincia que debería estar entre las primeras. Tenemos una cantidad demasiado alta de días de paro todos los años, además de arrancar tarde con las discusiones para poder tener un inicio de clases normal. No tenemos un buen plan de infraestructura y el gobernador ha llegado tarde al tema de las tarifas y la decisión de tener más austeridad y eficiencia en la Empresa Provincial de la Energía (EPE). Logramos instalar, desde nuestras decisiones, algunas de estas problemáticas, pero deberían estar más en la agenda del gobernador. Después sabemos que hay un esfuerzo por el acento en la obra pública y algunos otros puntos que vemos como positivos de la gestión, que los hay.

-¿Fue en vano llamar a sesión especial para tratar la reforma constitucional?

-Es evidente que no tiene consenso de las fuerzas políticas, por lo tanto no se puede hacer una reforma constitucional a los empujones. Las principales fuerzas de la oposición: el PJ, Cambiemos, Igualdad y Participación, ya se han expresado en contra de la oportunidad de la reforma. Hay tantas urgencias y problemas en la provincia que deberíamos cambiar de tema rápidamente.
 


Junto a la gobernadora María Eugenia Vidal (Foto: AG La Plata)

 

-Asoció la palabra “honestidad” a Cambiemos. ¿Qué piensa, en ese sentido, de la causa de los aportantes truchos en el PRO de la provincia de Buenos Aires?

-Por supuesto que deberán explicar a la justicia los responsables. Siempre está la confianza de los ciudadanos, especialmente cuando hay crisis, tantas dificultades en la economía, es un tesoro que hay que cuidar mucho y renovar todo el tiempo, por eso compartimos esa iniciativa de la gobernadora (María Eugenia Vidal) de ponerse encima de la investigación para que haya claridad y consecuencia para los responsables.

-¿Sale dañada de esto la gobernadora?

-Probablemente, porque la gente tiene, con razón, mucha sospecha sobre el tema y, en todo caso, es una confianza que hay que reconstituir todo el tiempo.