X
En el PRO santafecino no están dispuestos a cederle la candidatura a gobernador al intendente de Santa Fe y fantasean con un candidato propio. Sólo la Casa Rosada podría evitar la batalla.
Por 18/02/2018 11:06

El macrismo se endurece en Santa Fe y resolvió no dejarla en bandeja la candidatura a gobernador por Cambiemos, en 2019, al radical José Corral. Por lo que, salvo que la Casa Rosada ordene desde Buenos Aires la interna, habrá una PASO competitiva entre radicales y amarillos en la provincia que gobierna el Frente Progresista.

Corral es el pollo del jefe de Gabinete, Marcos Peña. No es poco. En Buenos Aires le respetan varios gestos. A saber: su abandono de la coalición progresista santafesina; su defensa encarnizada del Gobierno nacional, incluso hasta de las medidas más controvertidas que impulsó el presidente Mauricio Macri; y el hecho de aceptar sin reproches que en 2017 Mario Barletta no sea elegido para encabezar las elecciones en diputados. En su lugar, con el aval de Peña, se postuló al ignoto -en ese momento- Albor Cantard. La victoria posterior pareció darle la razón a los dos.

Pero en Santa Fe no le perdonan varias. Los macristas provinciales no se olvidan que decidió no ser candidato en 2017, que su candidato perdió en las legislativas de la ciudad de Santa Fe a manos del socialismo y que en las internas de la UCR, las que definían su sucesor, apostó por José Manuel Cano y ganó el gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo. “Hasta los delegados radicales de la provincia votaron a Cornejo”, afirma un dirigente PRO de pasado peronista.

Los PRO de Santa Fe masticaron bronca el año pasado, amagaron con plantarle interna a “Nicky” Cantard, pero terminaron acompañando a regañadientes la única lista de Cambiemos. Pero se prometen, y ya lo anuncian públicamente, que el movimiento no se repetirá en el 2019. Si a la Casa Rosada le resultó difícil contener el internismo del Cambiemos santafesino en 2017, el año que viene le resultará casi imposible.

El actor principal que lo promueve es el presidente del macrismo provincial, Federico Angelini. Actual diputado provincial, hay que adjudicarle el armado de la resonante victoria de Roy López Molina en las legislativas de Rosario. Angelini es el hombre de mayor peso dentro de PRO en Santa Fe y tiene llegada al presidente Macri.

 

 

De vacaciones por unos días, Angelini confía en el grupo de dirigentes y militantes que lidera. No tiene aceptación total dentro del partido, pero su liderazgo es mayoritario. Y cree, y alrededor suyo también lo sienten así, que llegó el momento de jugar por el poder dentro de Cambiemos Santa Fe. Y eso significa plantarle una interna a Corral.

“Corral es el único que se lanzó. Nosotros vamos a esperar, pero no me parecería nada extraño tener un candidato rosarino y propio del PRO”, lanzó el diputado nacional José Núñez, en dialogo con Letra P. Considera el legislador que la Cuna de la Bandera “representa el 40 por ciento del padrón y tiene un peso específico”, además de ser la localidad donde comenzó el armado de Angelini.

Núñez asegura que no descartan “a nadie”, ni siquiera a López Molina, pese a que “tiene una excelente performance en Rosario” y realmente se encuentra más que bien posicionado a la intendencia.

El diputado se entusiasmó cuando se le preguntó si el mismo Angelini podía ser el competidor de Corral. “Es nuestro principal referente, sería un honor que fuera el candidato. No está cerrado ni hablado, pero Federico es nuestro líder”, resumió.

La construcción del PRO en la provincia y esa sensación de que “es ahora” – dice Núñez – no nace a partir de un “desmedro” hacia la figura de Corral, a quien define como “un gran dirigente, que le ha dado mucho a Cambiemos”. “Por el contrario, tenemos un profundo respeto por José. Él va a trabajar para posicionarse sobre todo en el sur, donde no es muy conocido, pero a nosotros nos entusiasma nuestra propia construcción, queremos canalizar ese voto de ansias de cambio”, cerró el diputado angelinista.

El macrismo se adelanta y ya sueña con armarle una PASO a Corral

En el PRO santafecino no están dispuestos a cederle la candidatura a gobernador al intendente de Santa Fe y fantasean con un candidato propio. Sólo la Casa Rosada podría evitar la batalla.

El macrismo se endurece en Santa Fe y resolvió no dejarla en bandeja la candidatura a gobernador por Cambiemos, en 2019, al radical José Corral. Por lo que, salvo que la Casa Rosada ordene desde Buenos Aires la interna, habrá una PASO competitiva entre radicales y amarillos en la provincia que gobierna el Frente Progresista.

Corral es el pollo del jefe de Gabinete, Marcos Peña. No es poco. En Buenos Aires le respetan varios gestos. A saber: su abandono de la coalición progresista santafesina; su defensa encarnizada del Gobierno nacional, incluso hasta de las medidas más controvertidas que impulsó el presidente Mauricio Macri; y el hecho de aceptar sin reproches que en 2017 Mario Barletta no sea elegido para encabezar las elecciones en diputados. En su lugar, con el aval de Peña, se postuló al ignoto -en ese momento- Albor Cantard. La victoria posterior pareció darle la razón a los dos.

Pero en Santa Fe no le perdonan varias. Los macristas provinciales no se olvidan que decidió no ser candidato en 2017, que su candidato perdió en las legislativas de la ciudad de Santa Fe a manos del socialismo y que en las internas de la UCR, las que definían su sucesor, apostó por José Manuel Cano y ganó el gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo. “Hasta los delegados radicales de la provincia votaron a Cornejo”, afirma un dirigente PRO de pasado peronista.

Los PRO de Santa Fe masticaron bronca el año pasado, amagaron con plantarle interna a “Nicky” Cantard, pero terminaron acompañando a regañadientes la única lista de Cambiemos. Pero se prometen, y ya lo anuncian públicamente, que el movimiento no se repetirá en el 2019. Si a la Casa Rosada le resultó difícil contener el internismo del Cambiemos santafesino en 2017, el año que viene le resultará casi imposible.

El actor principal que lo promueve es el presidente del macrismo provincial, Federico Angelini. Actual diputado provincial, hay que adjudicarle el armado de la resonante victoria de Roy López Molina en las legislativas de Rosario. Angelini es el hombre de mayor peso dentro de PRO en Santa Fe y tiene llegada al presidente Macri.

 

 

De vacaciones por unos días, Angelini confía en el grupo de dirigentes y militantes que lidera. No tiene aceptación total dentro del partido, pero su liderazgo es mayoritario. Y cree, y alrededor suyo también lo sienten así, que llegó el momento de jugar por el poder dentro de Cambiemos Santa Fe. Y eso significa plantarle una interna a Corral.

“Corral es el único que se lanzó. Nosotros vamos a esperar, pero no me parecería nada extraño tener un candidato rosarino y propio del PRO”, lanzó el diputado nacional José Núñez, en dialogo con Letra P. Considera el legislador que la Cuna de la Bandera “representa el 40 por ciento del padrón y tiene un peso específico”, además de ser la localidad donde comenzó el armado de Angelini.

Núñez asegura que no descartan “a nadie”, ni siquiera a López Molina, pese a que “tiene una excelente performance en Rosario” y realmente se encuentra más que bien posicionado a la intendencia.

El diputado se entusiasmó cuando se le preguntó si el mismo Angelini podía ser el competidor de Corral. “Es nuestro principal referente, sería un honor que fuera el candidato. No está cerrado ni hablado, pero Federico es nuestro líder”, resumió.

La construcción del PRO en la provincia y esa sensación de que “es ahora” – dice Núñez – no nace a partir de un “desmedro” hacia la figura de Corral, a quien define como “un gran dirigente, que le ha dado mucho a Cambiemos”. “Por el contrario, tenemos un profundo respeto por José. Él va a trabajar para posicionarse sobre todo en el sur, donde no es muy conocido, pero a nosotros nos entusiasma nuestra propia construcción, queremos canalizar ese voto de ansias de cambio”, cerró el diputado angelinista.