X

Lilita tiene razón: la economía informal se derrumbó

Blanqueó un desplome en las changas, que representan hasta 18% del mundo del trabajo. El salario informal, arrasado por la inflación. Y la crisis del fiado en tierra de Cambiemos.
Blanqueó un desplome en las changas, que representan hasta 18% del mundo del trabajo. El salario informal, arrasado por la inflación. Y la crisis del fiado en tierra de Cambiemos.
Por 06/07/2018 9:46

En medio de imprecisiones clásicas y pedidos a la clase media de dar propinas para paliar la crisis, la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, dijo algunas verdades eclipsadas por un histrionismo cada vez más confuso y negativo para Cambiemos como fuerza política. La diputada, que habla seguido con el presidente Mauricio Macri, blanqueó en ese contexto un problema real: la economía informal se encuentra en un estado de degradación preocupante, un proceso que arrancó bastante antes que la crisis de la actividad general.

Naturalmente, la lectura de Lilita de que una situación más colaborativa de los sectores medios con los bajos redundaría en una mejora de la economía aparece como fuera de lógica incluso para algunos cuadros del propio Gobierno. Pero el planteo de caída en las changas es significativo para mostrar el debilitamiento del poder adquisitivo de los sectores informales en un contexto de inflación elevada y proyectada para el 30% en el año.

Por razones obvias, los datos numéricos casi no existen y lo que apuntó Carrió como lo que señalan otros especialistas está más relacionado con un trabajo de campo de percepción social que con indicadores cuantificables. De hecho, en el entorno de la líder del ARI explicaron a Letra P que “a ella le cuentan cosas en los barrios; cuando recorre algunos le avisan que están cayendo esos trabajos. Por eso, Elisa quiso dejar un mensaje de ese estilo para la clase media”. Otros laderos de Carrió aseguran que el que le comunica sensaciones es Héctor "Toty" Flores, su hombre en contacto con los barrios. E insisten con la idea de que el planteo de las propinas "no fue algo exagerado". 

 

 

La situación, conocida por el Gobierno pero no discutida con Carrió, derivó incluso en el apuro de los movimientos sociales en cerrar actualizaciones de asignaciones y planes con la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley.

Daniel Arroyo, diputado del Frente Renovador, ya venía insistiendo en el punto que planteó Carrió. “Están hace tiempo paradas las changas”, contó a Letra P y agregó que “entre el 17 y el 18% son changas en el total del mundo del trabajo”.

El dirigente del massismo aclaró que no comparte la visión general de Lilita de que este tema resuelva la cuestión económica, pero aseguró que la desaceleración y el desplome de dos sectores particulares terminaron vaciando de changas a los cuentapropistas y a los trabajadores informales. La referencia es para los rubros construcción y textiles, que “el año pasado generaron bastante más changa y que son los que explican cuándo estos empleos ocasionales suben y bajan”.

 

 

“En cuanto al PBI, la economía informal es aproximadamente un 25%”, explicó el sociólogo Daniel Schteingart y aclaró que, “el 40% o 45% del empleo en la Argentina es informal”. Por razones obvias y si bien no hay bases de datos que lo midan, los sueldos en negro son los más golpeados por algunos factores que afectan a las clases media y media-baja, como las subas en alimentos y medicamentos.

En terreno de señales económicas aisladas, hay algunos datos vinculados al consumo masivo que inquietan. Por un lado, en los grandes supermercados empieza a ver mucha compra de alimentos con tarjeta de crédito y pago en cuotas. Y desde algunas empresas de plásticos adelantan preocupación por la mora que está empezando a haber en los pagos de los resúmenes.

 

 

Por otro lado, el rebrote inflacionario empezó a descomponer los ingresos básicos en una provincia emblema que llevó a Cambiemos al triunfo en 2015. El Centro de Almaceneros, Autoservicios y Comerciantes de Córdoba, a través de su Departamento de Estadísticas, produce informes de caracterización de la demanda de alimentos, bebidas e insumos básicos. El último trabajo refleja un dato curioso: la compra al fiado en autoservicios y almacenes creció 12,1% interanual en junio y la morosidad en el pago subió arriba del 20% en el mismo período. Además, la incobrabilidad del fiado (excedido 60 días el vencimiento del plazo) aumentó 14%, mientras que la incidencia del fiado sobre el total de ventas brutas de comercios minoristas de alimentación se posicionó en cerca del 30%. En la provincia mediterránea, la inflación real proyectada para 2018 ya está posicionada en casi 29%.

 

Lilita tiene razón: la economía informal se derrumbó

Blanqueó un desplome en las changas, que representan hasta 18% del mundo del trabajo. El salario informal, arrasado por la inflación. Y la crisis del fiado en tierra de Cambiemos.

En medio de imprecisiones clásicas y pedidos a la clase media de dar propinas para paliar la crisis, la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, dijo algunas verdades eclipsadas por un histrionismo cada vez más confuso y negativo para Cambiemos como fuerza política. La diputada, que habla seguido con el presidente Mauricio Macri, blanqueó en ese contexto un problema real: la economía informal se encuentra en un estado de degradación preocupante, un proceso que arrancó bastante antes que la crisis de la actividad general.

Naturalmente, la lectura de Lilita de que una situación más colaborativa de los sectores medios con los bajos redundaría en una mejora de la economía aparece como fuera de lógica incluso para algunos cuadros del propio Gobierno. Pero el planteo de caída en las changas es significativo para mostrar el debilitamiento del poder adquisitivo de los sectores informales en un contexto de inflación elevada y proyectada para el 30% en el año.

Por razones obvias, los datos numéricos casi no existen y lo que apuntó Carrió como lo que señalan otros especialistas está más relacionado con un trabajo de campo de percepción social que con indicadores cuantificables. De hecho, en el entorno de la líder del ARI explicaron a Letra P que “a ella le cuentan cosas en los barrios; cuando recorre algunos le avisan que están cayendo esos trabajos. Por eso, Elisa quiso dejar un mensaje de ese estilo para la clase media”. Otros laderos de Carrió aseguran que el que le comunica sensaciones es Héctor "Toty" Flores, su hombre en contacto con los barrios. E insisten con la idea de que el planteo de las propinas "no fue algo exagerado". 

 

 

La situación, conocida por el Gobierno pero no discutida con Carrió, derivó incluso en el apuro de los movimientos sociales en cerrar actualizaciones de asignaciones y planes con la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley.

Daniel Arroyo, diputado del Frente Renovador, ya venía insistiendo en el punto que planteó Carrió. “Están hace tiempo paradas las changas”, contó a Letra P y agregó que “entre el 17 y el 18% son changas en el total del mundo del trabajo”.

El dirigente del massismo aclaró que no comparte la visión general de Lilita de que este tema resuelva la cuestión económica, pero aseguró que la desaceleración y el desplome de dos sectores particulares terminaron vaciando de changas a los cuentapropistas y a los trabajadores informales. La referencia es para los rubros construcción y textiles, que “el año pasado generaron bastante más changa y que son los que explican cuándo estos empleos ocasionales suben y bajan”.

 

 

“En cuanto al PBI, la economía informal es aproximadamente un 25%”, explicó el sociólogo Daniel Schteingart y aclaró que, “el 40% o 45% del empleo en la Argentina es informal”. Por razones obvias y si bien no hay bases de datos que lo midan, los sueldos en negro son los más golpeados por algunos factores que afectan a las clases media y media-baja, como las subas en alimentos y medicamentos.

En terreno de señales económicas aisladas, hay algunos datos vinculados al consumo masivo que inquietan. Por un lado, en los grandes supermercados empieza a ver mucha compra de alimentos con tarjeta de crédito y pago en cuotas. Y desde algunas empresas de plásticos adelantan preocupación por la mora que está empezando a haber en los pagos de los resúmenes.

 

 

Por otro lado, el rebrote inflacionario empezó a descomponer los ingresos básicos en una provincia emblema que llevó a Cambiemos al triunfo en 2015. El Centro de Almaceneros, Autoservicios y Comerciantes de Córdoba, a través de su Departamento de Estadísticas, produce informes de caracterización de la demanda de alimentos, bebidas e insumos básicos. El último trabajo refleja un dato curioso: la compra al fiado en autoservicios y almacenes creció 12,1% interanual en junio y la morosidad en el pago subió arriba del 20% en el mismo período. Además, la incobrabilidad del fiado (excedido 60 días el vencimiento del plazo) aumentó 14%, mientras que la incidencia del fiado sobre el total de ventas brutas de comercios minoristas de alimentación se posicionó en cerca del 30%. En la provincia mediterránea, la inflación real proyectada para 2018 ya está posicionada en casi 29%.