X

¿Hay 2019?

El 9 de marzo, el PRO lanzó la campaña. Dos meses después, el Presidente ya no genera esperanza ni confianza y se derrumba en las encuestas. La opción Vidal. El desafío peronista.
Por 09/05/2018 18:15

En menos de seis meses, Mauricio Macri perdió lo único que tenía: las expectativas de la sociedad que se abrazaba a sus promesas y la confianza de los mercados, aliados voraces y circunstanciales que arrasan en todo el planeta con lo que atrofie sus ganancias.

La oportunidad histórica que propagandizaba Cambiemos quedó herida de muerte y naufraga antes de tiempo, lejos de los comicios en los que el team leader del oficialismo soñaba obtener su reelección. El pedido de auxilio al FMI no es el fin del gradualismo, pero estremece a una parte de la sociedad que descubre, de la noche a la mañana, que el entusiasmo y la maravilla de lo que estamos logrando juntos conviven con el abismo con Macri en la Casa Rosada.

 

 

El llamado a Christine Lagarde y el viaje relámpago de Nico Dujovne confirman que todos los planes del Presidente fracasaron y el ajuste salvaje que reclama la ortodoxia está a la vuelta de la esquina. Los mercados no le creen, no le prestan más, retiran sus fondos y, después de especular con Cambiemos, se van a ganar a un terreno menos expuesto a las fluctuaciones. Hasta los economistas cercanos al oficialismo reconocen que murió la confianza en el gobierno de los CEOs, el gran activo que Macri creía llevar en la piel. Se cae a pedazos el relato M y el gradualismo busca un respirador artificial. En términos del analista Eduardo Fidanza, el macrismo “busca que el FMI financie la reelección”.

El peso simbólico de volver a pedirle auxilio al Fondo, con el recuerdo de 2001 que todavía late, puede ser un boomerang para la alianza gobernante. Los resultados del sondeo de urgencia de D’Alessio/Berensztein son apabullantes. Un encuestador que suele trabajar para la Casa Rosada consideró ante Letra P que los números son concluyentes: para la mayor parte de los argentinos, el FMI es sinónimo de una crisis terminal y desbarata el diferencial de la marca Cambiemos, que se vendió con éxito como lo nuevo en la política, pese a los antecedentes de muchos de sus miembros. 

 

 

¿LO PEOR YA PASÓ? La suba del dólar afecta más que a nadie a los países que viven de prestado, como la Argentina de los CEOs, y se conjuga con un escenario doméstico de inflación incontrolable y contradicciones en el mejor equipo de los últimos 50 años. No llovieron las inversiones y no hay motor de crecimiento que permita compensar la fuga permanente de dólares. 

Mientras el peronismo se rearma con el freno al tarifazo desde el Congreso, la caída del Gobierno en las encuestas es vertiginosa y la reelección -anunciada hace exactamente dos meses- hoy parece un chiste de otro mundo. El operativo reelección fue lanzado por el Consejo Nacional del PRO el 9 de marzo pasado en Parque Norte, unos días después de que el Presidente repitiera, por tercera vez ante la Asamblea Legislativa, que “lo peor ya pasó”.

La misión que Marcos Peña, Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal anunciaron convencidos subestimaba la tormenta perfecta que podía desatarse a partir de los movimientos de dos aliados: Estados Unidos y el sistema financiero.


 

 

¿HAY 2019? La temporada de encuestas que muestra la caída no se detiene. Un sondeo de Gustavo Córdoba y Asociados, realizado entre el viernes 4 y el lunes 7 de mayo en todo el país, indica que casi el 70% de los consultados tiene expectativas negativas respecto de lo que va a pasar en la economía del país en el próximo año.

La aprobación del Gobierno está en el piso del 34,2% y contrasta con la desaprobación, que crece hasta un inédito 63,5%. En base a 1.200 casos, la consultora muestra que la imagen positiva del Presidente cayó 7,4% en la primera semana de mayo y está por primera vez en apenas 36,7%.

 

Fuente: Gustavo Córdoba & Asociados.

 

Desde diciembre de 2017, cuando Cambiemos había tocado su techo de optimismo, la imagen de Macri se derrumbó 25 puntos. Pero eso no es lo más grave para la alianza gobernante, sino la percepción social que hoy pone en duda la continuidad del ensayo que encabeza el ex presidente de Sevel. El 61,3% de los consultados se manifiesta en desacuerdo con votar a Macri en su aventura reeleccionista y solo el 23,4% dice estar de acuerdo con que el Presidente reincida en un segundo mandato.

Un trabajo de Analogías realizado el 6 y 7 de mayo en la provincia de Buenos Aires muestra que, por primera vez, supera el 60% la porción de los que tienen expectativas negativas para el próximo año de la economía: 62,3%. 

 

Fuente: Analogías.

 

Los datos de Córdoba se suman a los de Managment & Fit que difundió Clarín y que muestran que el 53,9 % de los consultados tiene malos presagios sobre el futuro de la economía M. El sondeo, que la consultora del versátil Guillermo Seita realizó entre el 27 de abril y el 3 de mayo, tomó como muestra 3.000 casos en Capital y Gran Buenos Aires. De acuerdo a ese informe, el 54,9% ya desaprobaba la gestión de Macri, antes del pedido de socorro al Fondo y sólo el 35,1% la aprobaba.

 

Fuente: Managent & Fit.

 

LA CARTA DE VIDAL. Los números de María Eugenia Vidal también caen, aunque son mejores. Siempre entre 10 y 12 puntos por encima del Presidente, la aprobación de la gobernadora está en 46,1% y la desaprobación en un ascendente 45,3%. El trabajo de Analogías la muestra con una imagen positiva del 49%, pero una desaprobación de la gestión provincial que llega al 52,7% y sólo es aprobada por el 36,6% de los consultados.

 

Fuente: Analogías.

 

El nombre de Vidal volvió a aparecer como una carta de emergencia ante la corrida al dólar y la crisis oficialista. Al lado de la gobernadora, sin embargo, niegan cualquier entidad a las versiones que la mencionan como candidata en lugar de Macri y reiteran que hoy “el único plan” es el intento de triple reelección en la Nación, la Ciudad y la provincia. Claro, lo mismo se decía de la economía, que no tenía plan B y ahí está el Fondo de regreso.

El único aliciente que tenía el macrismo con los números negativos que venía observando era la dispersión opositora. Sin embargo, hoy, cuando falta una eternidad para llegar a las presidenciales de 2019, todo es incertidumbre. Las chances de Macri se debilitan y, de acuerdo a los sondeos, si los comicios fueran hoy, cualquiera podría ilusionarse con entrar al ballotage.

 

Pichetto y Camaño en Gualeguaychú: peronismo anti k.

 

QUIÉN CAPITALIZA. El problema sigue estando en el peronismo, que tiene dos corrientes que hoy parecen inviables: el kirchnerismo con Cristina como única candidata con alta intención de voto y el PJ de los gobernadores, que aparece todavía demasiado cerca del Gobierno. Para el sociólogo y encuestador Hugo Haime, el riesgo de ese peronismo es quedar asociado a Macri en el fracaso. “Una cosa es dialogar y cumplir un rol institucional de colaboración, otra es aparecer pegado, porque eso genera mucha confusión en el votante. Si quiere ganar, el peronismo tiene que armar un discurso que se diferencie del kirchnerismo y del macrismo”, opinó ante Letra P. Algo así intentaba con su proyecto Sergio Massa, pero fue devorado por la polarización en 2015 y, más aún, en 2017. La profundización de la crisis del Gobierno abre la puerta a un escenario nuevo.

 

Moyano, peronismo K y K friendly en San Luis.

 

“Atención con la creencia de que la caída del Gobierno no la capitaliza nadie. Si la debilidad se prolonga en el tiempo, las sociedades siempre buscan referentes. Puede ser que no exista y vayamos a un escenario de rechazo generalizado. Pero partamos de la base de que hay un tercio que responde a la visión de Cristina Kirchner”, afirmó Eduardo Fidanza en diálogo con Radio Concepto.

Falta mucho y el Gobierno está jugando su última carta para llegar con aire a 2019. Pero los tiempos se aceleraron de una manera vertiginosa. Macri perdió todo lo que tenía. Y busca auxilio del FMI para llegar al lejano 2019. Si sus planes vuelven a fracasar y, como la mayor parte de los argentinos advierten, Macri se está poniendo un salvavidas de plomo, terminará la aventura de Cambiemos y llegará una opción de recambio. Que deberá hacerse cargo de la pesada herencia.

¿Hay 2019?

El 9 de marzo, el PRO lanzó la campaña. Dos meses después, el Presidente ya no genera esperanza ni confianza y se derrumba en las encuestas. La opción Vidal. El desafío peronista.

En menos de seis meses, Mauricio Macri perdió lo único que tenía: las expectativas de la sociedad que se abrazaba a sus promesas y la confianza de los mercados, aliados voraces y circunstanciales que arrasan en todo el planeta con lo que atrofie sus ganancias.

La oportunidad histórica que propagandizaba Cambiemos quedó herida de muerte y naufraga antes de tiempo, lejos de los comicios en los que el team leader del oficialismo soñaba obtener su reelección. El pedido de auxilio al FMI no es el fin del gradualismo, pero estremece a una parte de la sociedad que descubre, de la noche a la mañana, que el entusiasmo y la maravilla de lo que estamos logrando juntos conviven con el abismo con Macri en la Casa Rosada.

 

 

El llamado a Christine Lagarde y el viaje relámpago de Nico Dujovne confirman que todos los planes del Presidente fracasaron y el ajuste salvaje que reclama la ortodoxia está a la vuelta de la esquina. Los mercados no le creen, no le prestan más, retiran sus fondos y, después de especular con Cambiemos, se van a ganar a un terreno menos expuesto a las fluctuaciones. Hasta los economistas cercanos al oficialismo reconocen que murió la confianza en el gobierno de los CEOs, el gran activo que Macri creía llevar en la piel. Se cae a pedazos el relato M y el gradualismo busca un respirador artificial. En términos del analista Eduardo Fidanza, el macrismo “busca que el FMI financie la reelección”.

El peso simbólico de volver a pedirle auxilio al Fondo, con el recuerdo de 2001 que todavía late, puede ser un boomerang para la alianza gobernante. Los resultados del sondeo de urgencia de D’Alessio/Berensztein son apabullantes. Un encuestador que suele trabajar para la Casa Rosada consideró ante Letra P que los números son concluyentes: para la mayor parte de los argentinos, el FMI es sinónimo de una crisis terminal y desbarata el diferencial de la marca Cambiemos, que se vendió con éxito como lo nuevo en la política, pese a los antecedentes de muchos de sus miembros. 

 

 

¿LO PEOR YA PASÓ? La suba del dólar afecta más que a nadie a los países que viven de prestado, como la Argentina de los CEOs, y se conjuga con un escenario doméstico de inflación incontrolable y contradicciones en el mejor equipo de los últimos 50 años. No llovieron las inversiones y no hay motor de crecimiento que permita compensar la fuga permanente de dólares. 

Mientras el peronismo se rearma con el freno al tarifazo desde el Congreso, la caída del Gobierno en las encuestas es vertiginosa y la reelección -anunciada hace exactamente dos meses- hoy parece un chiste de otro mundo. El operativo reelección fue lanzado por el Consejo Nacional del PRO el 9 de marzo pasado en Parque Norte, unos días después de que el Presidente repitiera, por tercera vez ante la Asamblea Legislativa, que “lo peor ya pasó”.

La misión que Marcos Peña, Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal anunciaron convencidos subestimaba la tormenta perfecta que podía desatarse a partir de los movimientos de dos aliados: Estados Unidos y el sistema financiero.


 

 

¿HAY 2019? La temporada de encuestas que muestra la caída no se detiene. Un sondeo de Gustavo Córdoba y Asociados, realizado entre el viernes 4 y el lunes 7 de mayo en todo el país, indica que casi el 70% de los consultados tiene expectativas negativas respecto de lo que va a pasar en la economía del país en el próximo año.

La aprobación del Gobierno está en el piso del 34,2% y contrasta con la desaprobación, que crece hasta un inédito 63,5%. En base a 1.200 casos, la consultora muestra que la imagen positiva del Presidente cayó 7,4% en la primera semana de mayo y está por primera vez en apenas 36,7%.

 

Fuente: Gustavo Córdoba & Asociados.

 

Desde diciembre de 2017, cuando Cambiemos había tocado su techo de optimismo, la imagen de Macri se derrumbó 25 puntos. Pero eso no es lo más grave para la alianza gobernante, sino la percepción social que hoy pone en duda la continuidad del ensayo que encabeza el ex presidente de Sevel. El 61,3% de los consultados se manifiesta en desacuerdo con votar a Macri en su aventura reeleccionista y solo el 23,4% dice estar de acuerdo con que el Presidente reincida en un segundo mandato.

Un trabajo de Analogías realizado el 6 y 7 de mayo en la provincia de Buenos Aires muestra que, por primera vez, supera el 60% la porción de los que tienen expectativas negativas para el próximo año de la economía: 62,3%. 

 

Fuente: Analogías.

 

Los datos de Córdoba se suman a los de Managment & Fit que difundió Clarín y que muestran que el 53,9 % de los consultados tiene malos presagios sobre el futuro de la economía M. El sondeo, que la consultora del versátil Guillermo Seita realizó entre el 27 de abril y el 3 de mayo, tomó como muestra 3.000 casos en Capital y Gran Buenos Aires. De acuerdo a ese informe, el 54,9% ya desaprobaba la gestión de Macri, antes del pedido de socorro al Fondo y sólo el 35,1% la aprobaba.

 

Fuente: Managent & Fit.

 

LA CARTA DE VIDAL. Los números de María Eugenia Vidal también caen, aunque son mejores. Siempre entre 10 y 12 puntos por encima del Presidente, la aprobación de la gobernadora está en 46,1% y la desaprobación en un ascendente 45,3%. El trabajo de Analogías la muestra con una imagen positiva del 49%, pero una desaprobación de la gestión provincial que llega al 52,7% y sólo es aprobada por el 36,6% de los consultados.

 

Fuente: Analogías.

 

El nombre de Vidal volvió a aparecer como una carta de emergencia ante la corrida al dólar y la crisis oficialista. Al lado de la gobernadora, sin embargo, niegan cualquier entidad a las versiones que la mencionan como candidata en lugar de Macri y reiteran que hoy “el único plan” es el intento de triple reelección en la Nación, la Ciudad y la provincia. Claro, lo mismo se decía de la economía, que no tenía plan B y ahí está el Fondo de regreso.

El único aliciente que tenía el macrismo con los números negativos que venía observando era la dispersión opositora. Sin embargo, hoy, cuando falta una eternidad para llegar a las presidenciales de 2019, todo es incertidumbre. Las chances de Macri se debilitan y, de acuerdo a los sondeos, si los comicios fueran hoy, cualquiera podría ilusionarse con entrar al ballotage.

 

Pichetto y Camaño en Gualeguaychú: peronismo anti k.

 

QUIÉN CAPITALIZA. El problema sigue estando en el peronismo, que tiene dos corrientes que hoy parecen inviables: el kirchnerismo con Cristina como única candidata con alta intención de voto y el PJ de los gobernadores, que aparece todavía demasiado cerca del Gobierno. Para el sociólogo y encuestador Hugo Haime, el riesgo de ese peronismo es quedar asociado a Macri en el fracaso. “Una cosa es dialogar y cumplir un rol institucional de colaboración, otra es aparecer pegado, porque eso genera mucha confusión en el votante. Si quiere ganar, el peronismo tiene que armar un discurso que se diferencie del kirchnerismo y del macrismo”, opinó ante Letra P. Algo así intentaba con su proyecto Sergio Massa, pero fue devorado por la polarización en 2015 y, más aún, en 2017. La profundización de la crisis del Gobierno abre la puerta a un escenario nuevo.

 

Moyano, peronismo K y K friendly en San Luis.

 

“Atención con la creencia de que la caída del Gobierno no la capitaliza nadie. Si la debilidad se prolonga en el tiempo, las sociedades siempre buscan referentes. Puede ser que no exista y vayamos a un escenario de rechazo generalizado. Pero partamos de la base de que hay un tercio que responde a la visión de Cristina Kirchner”, afirmó Eduardo Fidanza en diálogo con Radio Concepto.

Falta mucho y el Gobierno está jugando su última carta para llegar con aire a 2019. Pero los tiempos se aceleraron de una manera vertiginosa. Macri perdió todo lo que tenía. Y busca auxilio del FMI para llegar al lejano 2019. Si sus planes vuelven a fracasar y, como la mayor parte de los argentinos advierten, Macri se está poniendo un salvavidas de plomo, terminará la aventura de Cambiemos y llegará una opción de recambio. Que deberá hacerse cargo de la pesada herencia.